Se encuentra usted aquí

La calidad de los impuestos

19/10/2015
02:10
-A +A

Con todo y aumentos de impuestos, Mexico sigue siendo un país con muy baja recaudación en comparación con el resto de los grandes países de América Latina. Lo superan en ingresos, respecto de su riqueza, Brasil, Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, entre otros. Menor recaudación significa también menor capacidad para obra pública, seguridad, educacion, etc.

El problema es que la última vez que se realizó un incremento, en la reforma fiscal del año 2013, la consecuencia inmediata —según la óptica de las calificadoras y organismos empresariales— fue un aletargamiento de la actividad productiva y comercial. En medio de un entorno internacional adverso, se dijo, se apretaba aún mas a las compañías.

Es por eso que, con el fin de beneficiar a 9 mil pequeñas y medianas empresas que emplean alrededor de 1.3 millones de personas, se prevé ampliar la deducción que esas compañías pueden hacer en ciertos casos de Impuesto sobre la Renta (ISR) e IVA, además de otros beneficios; anoche se aprobó en comisiones.

Cuando en su momento fue aprobada la reforma fiscal del Ejecutivo, impulsada también por sectores de izquierda en la Cámara de Diputados, sus defensores argumentaron que los grandes evasores eran los de mayores ingresos. Y así era por mecanismos como la consolidación fiscal, que permitían a los conglomerados pagar poco argumentando que alguna de sus filiales había tenido pérdidas (a veces en forma artificial para beneficiarse de la legislación).

Sin embargo, otras medidas como la reducción en la deducibilidad de las aportaciones del Seguro Social de los negocios y la disminución de causales de devolución de impuestos, afectó a todos por igual, en particular —por su propia condición de vulnerabilidad— a las pequeñas y medianas empresas que tienen menor margen de maniobra para absorber nuevos costos.

Con todo, hay que tener en cuenta, incluso si las medidas propuestas resultan exitosas, que la proporción de la población que paga impuestos en México sigue siendo baja. La informalidad compite en situación de ventaja con la economía establecida y esa realidad no debería dejarse de lado solo con el aligeramiento de las medidas a quienes siempre pagan.

El gobierno federal anunció ya desde hace más de dos años que no propondría mas impuestos. Lo que se necesita no son mas, sino de mejor calidad. Eso sí urge.

Comentarios