El conflicto coreano de 1950-1953: primer choque de la Guerra Fría

Las tensiones actuales entre Corea del Norte y Estados Unidos—así como la posible cumbre entre sus respectivos dirigentes este año—han renovado el interés internacional en la Guerra de Corea de 1950-1953
El conflicto coreano de 1950-1953: primer choque de la Guerra Fría
La bandera de Corea del Norte ondea al lado de alambre de concertina - Foto: Edgar Su / REUTERS (izquierda) y una bandera de Corea del Sur se agita por el viento - Foto: Kim Hong-Ji / REUTERS (derecha)
23/03/2018
14:42
Gabriel Moyssen
Ciudad de México
-A +A

Read in English

Las tensiones actuales entre Corea del Norte y Estados Unidos—así como la posible cumbre entre sus respectivos dirigentes este año—han renovado el interés internacional en la Guerra de Corea de 1950-1953, considerada el primer conflicto armado del periodo de la Guerra Fría.

Al explotar su debilidad y divisiones internas, Japón había ocupado la península del noreste asiático, que estaba bajo la  influencia china en 1910. Dicha ocupación se trató de un hito en los designios expansionistas de Tokio que comenzaron con la Primera Guerra Chino-Japonesa (1885-86) y, de manera más importante, con la Guerra Ruso-Japonesa de 1904-1905.

El dominio colonial japonés fue un duro periodo de subyugación que dejó cicatrices que aún no cierran, como la polémica alrededor de las “mujeres de confort” esclavizadas en burdeles del ejército nipón durante la Segunda Guerra Mundial. El proceso de industrialización se utilizó únicamente para las necesidades de Japón, al tiempo que la historia y la cultura de Corea resultaron marginadas.

En la década de 1930, el movimiento de resistencia se convirtió en una guerra de guerrillas con la ayuda del líder comunista chino Mao Zedong, en lucha contra la ocupación japonesa de su propio país.

El comandante rebelde, Kim Il-sung, escapó de la campaña contrainsurgente en 1940 cruzando la frontera septentrional hacia la Unión Soviética y después de la derrota del Imperio Japonés en 1945, regresó a Corea.

Con tropas en Pyongyang, Moscú instaló a Kim como líder de la sección norte del Partido Comunista Coreano y pese a los planes de Naciones Unidas para efectuar elecciones—fuerzas estadounidenses se desplegaron al sur del paralelo 38, dividiendo al país en dos esferas de influencia—Kim proclamó la República Popular Democrática de Corea (RPDC) en 1948.

Kim y el régimen rival del sur, encabezado por el presidente Syngman Rhee, ganador de los primeros comicios realizados en la nueva República de Corea, se reivindicaron como el gobierno legítimo de toda Corea y apenas cinco años después de que terminara la Segunda Guerra Mundial, el conflicto estalló cuando fuerzas norcoreanas, apoyadas por la Unión Soviética y la República Popular China con armas, inteligencia y asesores militares, invadieron el sur el 25 de junio de 1950.

Dos días más tarde, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas autorizó el envío de fuerzas multinacionales—88% de las mismas personal estadounidense—para rechazar el ataque.

Enfrentando la derrota

Rápidamente, los aliados enfrentaron el riesgo de ser derrotados, aunque una contraofensiva anfibia planeada por el general estadounidense Douglas MacArthur se lanzó con éxito en Incheon y las unidades de la ONU se acercaron a la frontera con China.

No obstante, en octubre de 1950 la sorpresiva intervención masiva de China, que involucró casi 300,000 soldados, rechazó a los aliados.

MacArthur, héroe de la Segunda Guerra Mundial, fue relevado del mando supremo. Había discutido con la Casa Blanca y el Pentágono acerca del empleo de armamento nuclear contra Corea del Norte y China, lo que muestra el grado de peligro y la ferocidad que alcanzó la lucha.

Mientras que otro veterano, el general Curtis LeMay, jefe del Comando Aéreo Estratégico de Estados Unidos, calculó que la campaña de bombardeo mató a 20% de la población y “quemó eventualmente a cada pueblo en Corea del Norte,” declaraciones que hasta la fecha Pyongyang usa para justificar su programa nuclear.

Durante los siguientes meses, Seúl cambió de manos en cuatro ocasiones. Los últimos dos años de combates se convirtieron en una guerra de desgaste, en la que la línea del frente se estabilizó cerca del paralelo 38.

Un armisticio fue suscrito el 27 de julio de 1953 y se estableció la Zona Desmilitarizada—de 250 kilómetros de longitud por cuatro de ancho—para separar a las dos Coreas. Sin embargo, no se ha firmado ningún tratado de paz, por lo que algunos especialistas argumentan que ambas naciones permanecen técnicamente en guerra.

El saldo mortal fue terrible y ascendió a más de 1.2 millones de personas en todos los bandos. De acuerdo con fuentes chinas, Corea del Norte sufrió 290,000 bajas militares y un número superior de civiles muertos, mientras que Corea del Sur reportó más de 520,000 civiles y militares muertos. Datos oficiales del Departamento de Defensa de EU ubican en 33,686 sus bajas en el campo de batalla.

Editado por Sofía Danis
Más artículos de Gabriel Moyssen

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS