Una sindicalista. Inmersa en la polémica

Alejandra Barrales, su sueño era aparecer en las noticias, afirma
Alejandra Barrales Magdaleno, es recordada por su trayectoria sindical. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
16/04/2018
00:47
Phenélope Aldaz
-A +A

[email protected]

Su sueño era aparecer en las noticias, hoy busca convertirse en la primera jefa de Gobierno de la Ciudad de México. Alejandra Barrales pasó de los aviones a la arena política, siempre de la mano del PRD, partido que hoy junto el PAN y Movimiento Ciudadano, la abanderan como su candidata hacia las elecciones.

Recordada por su trayectoria sindical y haber hecho mancuerna, desde la Asamblea Legislativa, con el entonces jefe de Gobierno Marcelo Ebrard para sacar adelante reformas como los matrimonios del mismo sexo y la despenalización del aborto.

Por otros, recordada como la mujer que posó para una revista de caballeros, ex pareja de quien hasta hace poco fuera el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera y su departamento en Miami, Florida.

Barrales Magdaleno es hija de Esperanza Magdaleno, dedicada al hogar y del conductor de autobuses, Esteban Barrales; hoy, madre de Máxima, la pequeña de casi tres años que se ha convertido en protagonista de algunos de sus spots de campaña y acompañante en mítines.

La mayor de tres hermanos estudió la primaria en un colegio de monjas; sus estudios continuaron en un Conalep, lo que le permitió a los 18 años convertirse en sobrecargo, dos años después Aeroméxico se declaró en quiebra y con ello, inició su carrera sindical.

En 1995 se convirtió la secretaria General de la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA). Desde entonces su carrera pasó por la Federación de Sindicatos de Empresas de Bienes y Servicios (FESEBS) y la Unión Nacional de Trabajadores (UNT).

Su activismo sindical, la llevó a ser nombrada secretaria de Desarrollo Social del estado de Michoacán, de la mano de Cuauhtémoc Cárdenas; se afilió como militante del PRD y luego fue electa diputada local en la Tercera Legislatura de la Asamblea Legislatura del Distrito Federal (ALDF).

En 2006 afrontó una de sus primeras polémicas. Luego de haber decidido competir por la Jefatura Delegacional en Benito Juárez, posó junto con otras dos legisladoras, en una revista para caballeros.

Tras perder la elección, fue nombrada por Marcelo Ebrard, secretaria de Turismo del Distrito Federal; en 2008 asumió la dirigencia del PRD en la capital, un año después regresó a la Asamblea Legislativa donde asumió la presidencia de la Comisión de Gobierno.

Alejandra Barrales enfrentó nuevas polémicas como la compra de muebles a sobreprecio para renovar las oficinas de los diputados locales y la entrega de becas universitarias, a planteles irregulares.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS