Se registra Anaya como precandidato perredista

Busca en sede nacional del sol azteca respaldo de militancia rumbo a comicios; los priístas quieren imponer fiscales para que les cuiden las espaldas, acusa
El precandidato del PAN, Ricardo Anaya, se puso un chaleco amarillo del PRD después de registrarse como aspirante de ese partido, para simbolizar el apoyo de líderes de corrientes y legisladores del sol azteca (IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL)
17/01/2018
03:30
Horacio Jiménez y Misael Zavala
-A +A

[email protected]

Por primera vez en la historia un panista se registró como precandidato presidencial del PRD y acudió hasta su sede nacional para pedir el apoyo de los integrantes del sol azteca.

En este contexto, el abanderado de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, llamó cínicos a los priístas y a José Antonio Meade le adelantó que no permitirán nombramientos a modo del tricolor ni de perfiles que les cuiden las espaldas en el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA).

“Además de corruptos, cínicos. Ven que su campaña va en picada y por eso les entró la prisa por hacer nombramientos. Mucho cuidado, lo que quieren es imponer priístas que les cuiden las espaldas. Así como detuvimos los paquetes de impunidad de Borge y Duarte, como detuvimos el nombramiento de su ‘fiscal carnal’, debemos evitar que impongan a sus incondicionales en el Sistema Nacional Anticorrupción”, dijo.

Anaya aseguró que los integrantes del Frente han insistido y lo seguirán haciendo en que los nombramientos de ese sistema sean impulsados por la sociedad: “Vamos a seguir insistiendo en el nombramiento de ciudadanos propuestos por la sociedad civil, honestos, honorables y absolutamente independientes. El PRI habla de la prisa, pero no de los perfiles porque en el fondo lo que quiere son tapaderas, funcionarios afines que les cuiden las espaldas. La urgencia del PRI es porque van a perder la elección y su candidato no prende”.

Enla sede perredista, Anaya Cortés, acompañado por Santiago Creel, fue arropado por los líderes de las corrientes del sol azteca, incluidas las de mayor fuerza interna, como Nueva Izquierda, Alternativa Democrática Nacional y Vanguardia Progresista. En el acto estuvieron el líder nacional del PRD, Manuel Granados; el secretario general, Ángel Ávila; uno de los líderes de Nueva Izquierda, Jesús Ortega; los diputados federales Jesús Zambrano y Agustín Basave, y de iniciativa Galileos, Guadalupe Acosta Naranjo y Fernando Belaunzarán.

También asistieron el coordinador de los senadores del PRD, Luis Sánchez, y Angélica de la Peña; los líderes de las corrientes ADN, Héctor Bautista, y de Vanguardia Progresista, Héctor Serrano, entre otros.

Al concluir el discurso del ex líder del PAN, Manuel Granados acercó a Anaya un chaleco amarillo con su nombre grabado en color negro y de inmediato se lo puso. Junto a los líderes perredistas, el panista ofreció un trabajo constante y abanderar los ideales comunes de los partidos que integran la coalición Por México al Frente (PAN, PRD y MC).

Aseguró que el PAN y el PRD no tienen discrepancias en la convicción de combatir los cánceres que agobian a México: la corrupción, la violencia y la desigualdad, pero al preguntarle por los temas polémicos como el aborto, la eutanasia y las uniones entre personas del mismo sexo, respondió: “Estamos unidos, fuertes y absolutamente cohesionados. Como sucede en todas las coaliciones en el mundo, la plataforma se construye a partir de las coincidencias, cada partido conserva su plataforma histórica”.

Incluso, el queretano recordó una frase del ex líder nacional del PRD Agustín Basave: “Hagamos de México nuestra casa común, con un piso de bienestar que detenga la caída de los débiles y un techo de legalidad que impida la fuga de los poderosos”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS