“Pacto de Civilidad atemperó los ánimos”

El proceso electoral se ha llevado de forma civilizada, señala; inseguridad no pone en riesgo a las campañas en la Ciudad
Guillermo Orozco Secretario de Gobierno de la CDMX (BERENICE FREGOSO. EL UNIVERSAL)
22/05/2018
02:56
Johana Robles
-A +A

[email protected]

Guillermo Orozco, secretario de Gobierno de la Ciudad de México, afirma que su aspiración y obligación es lograr que, para la jornada electoral del próximo 1 de julio en la capital del país, haya un ambiente que permita que la gente pueda expresar su voto de manera libre y pacífica. 

El encargado de la política interna de la Ciudad comenta que a 40 días de que los capitalinos salgan asufragar para elegir un nuevo jefe de gobierno, 16 alcaldes y 66 diputados locales, el proceso electoral se ha llevado de manera civilizada.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Guillermo Orozco, quien se desempeñó como subsecretario de Gobierno y ahora es el cuarto secretario de gobierno del presente sexenio, apunta que el Pacto de Civilidad ha ayudado a reducir el riesgo de violencia en las campañas políticas.

Sin embargo, reconoce que la tensión se puede dar pues son más de 3 mil candidatos que están haciendo campaña en las calles de la Ciudad de México, y en algún momento se van a encontrar o disputarán un espacio público. Por ello, dice que está consciente de que es un trabajo de día a día para evitar la presencia de violencia en los actos de campaña.

Desde sus oficinas en el edificio de Gobierno de la Ciudad, rechaza que el Pacto de Civilidad tenga menos legitimidad porque Morena, quien gobierna cinco de las 16 delegaciones, tiene 20 de los 66 diputados locales, y sacó la mayor cantidad de votos en el 2015, no asista a las reuniones donde van siete de los 10 partidos políticos con registro en la Ciudad.

La razón, comenta, es que Morena no rechaza como interlocutor al Gobierno de la Ciudad de México, pues le piden apoyo para garantizar la realización de los actos de campañas como fue el caso del uso de la explanada en la delegación Benito Juárez para un mitin de Andrés Manuel López Obrador, o el envío de policías para resguardar el orden.

De esta forma Orozco sostiene que el Gobierno de la Ciudad de México es imparcial en este proceso electoral.

Sobre las denuncias de compra o coacción del voto, particularmente que realiza Morena, dice que deben denunciarse para que sean investigadas por las autoridades correspondientes y castigadas si se comprueban.

Usted se encarga de la política interna de la Ciudad de México ¿Cómo describiría el momento político electoral que se vive a la mitad de las campañas?

—En general es un proceso que se ha llevado de manera civilizada. Reconocería que todos los actores políticos, en general, se han comportado de manera civilizada, en interés de apegarse a las normas electorales. Es una gran cantidad de actores electorales que están participando en el proceso, 3 mil, y ahora alcaldes y concejales. Nosotros hemos acompañado 500 eventos. Tenemos concertadores, estamos atentos si hubiera conflicto en la secretaría de Gobierno, en la secretaría de seguridad pública o delegación correspondiente. Los Incidentes que hemos tenido para el número de eventos que se han realizado, creo que son pocos.

Relata el de la precampaña en Coyoacán donde hubo golpes y aventaron sillas en un acto de Claudia Sheinbaum, candidata de Juntos Haremos Historia a la CDMX, la tensión que hubo por el uso de la explanada de Benito Juárez, entre la delegación y Morena, donde al final el acto de López Obrador se llevó a cabo en otro lugar de la sede delegacional.

“Si vemos desenlaces, en general, han sido positivos ¿Ha habido tensiones? Desde luego, con tantos candidatos, habrá tensiones, se tendrán que encontrar en algún momento en la calle candidatos de diferentes partidos, en algún momento van a coincidir en colonias, la delegación, puede haber tensiones, pero buscamos que eso no suceda”. Esto es el Pacto de Civilidad donde están siete de los 10 partidos, 11 de las 16 delegaciones y el Instituto Electoral de la CDMX.

¿Le quita legitimidad que Morena no esté?

—No le quita legitimidad. Finalmente el Pacto de Civilidad es un acuerdo de voluntades, no es algo obligatorio, es un acuerdo de voluntades. No podemos obligar a los jefes delegacionales a participar, sería deseable [que asistieran] cada vez qué hay una reunión. Se les convoca oficialmente a todos, ellos siguen declinando la invitación. En el Pacto de Civilidad hay pronunciamientos y exhortos para que formen parte. El Gobierno está atento a todos los actores políticos y sociales que participan en la Ciudad para atender los reclamos de todos.

¿Quién es el interlocutor directo, Martí, Claudia?

—En Benito Juárez me hablo Suárez del Real, de Iztapalapa, Ernestina Godoy. [No estar en el pacto] no implica que desconocen que el gobierno puede ser útil como puente o como un actor importante para dar garantías y les damos y dimos garantías en Gustavo A. Madero. No vamos a actuar con sensiblerías por el tono reclamante, está bien, pueden decirlo como quieran, nosotros actuamos de manera prudente y eficaz, [esa vez] estaba a 150 metros la presencia policiaca y tampoco se busca inhibir la realización del evento. Pidieron seguridad, les damos seguridad. No queremos que haya suspicacias.

Rechaza que haya trato preferente a Morena y Orozco revela que también se han recibido quejas de que en delegaciones que gobierna ese partido los espacios se han negado de igual forma.

El ex diputado local, quien fue presidente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa cuando Alejandra Barrales pidió licencia para pelear por un escaño en el Senado, comenta que no hay focos rojos en la Ciudad de México, pues Coyoacán dejo de serlo, y cuando ven focos amarillos buscar sentar a todos los actores para que platiquen.

“Hay actores de pie de calle que tienen iniciativa propia, lo que tienen que hacer los líderes es atemperar a sus huestes para que no se les pase la mano. Todo mundo está consciente que es más rentable electoralmente comportarse de manera civilizada que confrontarse.”

Sobre la violencia e inseguridad, Orozco dice que sí se puede hacer campaña y se toman todas las medidas para garantizar la seguridad.

Recuerda que en Álvaro Obregón, candidatos de Movimiento Ciudadano pidieron apoyo porque una pandilla los estaba molestando, y afirma que no se desestima ninguna denuncia, ejemplificó que en Iztapalapa, Ernestina Godoy le pidió apoyo porque había un coche estacionado en el lugar donde harían el mitin. Al final, solo era que vecinos no querían que se hiciera el evento.

¿Qué responsabilidad tienen los actores políticos?

—Reconozco qué hay una actitud de civilidad, tengo la impresión que han buscado atemperar a sus simpatizantes, que se expresen pero no generen confrontación y violencia.

¿Cómo conductor de este proceso, cuál es su objetivo?

—Llegar al 1 de julio con un ambiente donde la gente pueda expresar su voto de manera libre y pacífica, esa es mi aspiración y obligación, me ha instruido el jefe de Gobierno. Y reitera la civilidad, la cual define cómo una actitud ante la ley, con la cual deben comprometerse los partidos.

¿El Gobierno es imparcial?

—Preferentemente es imparcial, no conozco la consciencia de todos los trabajadores, no sé si tengan simpatías por alguno u otro, no tengo certeza de esa parcialidad, pero la línea que tenemos es de actuar de manera imparcial. Tiene que haber un árbitro, está el IECM, el gubernamental tiene que ser imparcial. Si asumiéramos parcialidad, vamos a generar un conflicto con quien se sienta afectado (...) el gobierno debe recibir a todos. Al PRD no le va a gustar que reciba a alguien de Morena, ni los de Morena a los del PRD, pero no debe molestarlos, deben entender que cuando eres gobierno recibes a todos, es obligación hacerlo como actores sociales y políticos. No vienes a hacer relaciones públicas, vienes a gobernar”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS