Margarita se baja; disputan su apoyo

No he negociado nada con nadie, sólo quiero lo mejor para México, afirma en video; la ex panista aceptó que las preferencias no la favorecían en una contienda polarizada
Margarita Zavala tuvo ayer su último evento como candidata presidencial, en una reunión con empresarios de la Coparmex. (ARIEL OJEDA. EL UNIVERSAL)
17/05/2018
02:06
Horacio Jiménez
-A +A

[email protected]

Margarita Zavala, quien ayer dejó la contienda presidencial, decidió buscar la candidatura a Los Pinos el lunes 8 de junio de 2015 en su casa de Las Águilas, en la Ciudad de México. Un día antes, la ex primera dama vio la debacle electoral en la que cayó el PAN al elegir a los nuevos integrantes a la Cámara de Diputados y a quienes buscaban las nueve gubernaturas que se disputaron.

En 2015 convocó a su equipo más cercano a una reunión urgente en su casa y ahí les lanzó la frase: “Estoy lista para ir por la dirigencia nacional”, al ver un flanco vulnerable en el equipo de Gustavo Madero y Ricardo Anaya, y la oportunidad de vencerlo.

Sus colaboradores definitivamente vieron que ir a una contienda interna era un suicidio, porque “va a estar amañada, no tiene caso luchar por eso cuando puedes ir por la grande”. La convencieron, con los argumentos de que la gente, los empresarios y ciudadanos la quieren y la apoyarían. Al siguiente domingo, Margarita Zavala hizo en un video el anuncio de que iba por la candidatura presidencial y desafió a Ricardo Anaya.

Casi tres años después —luego de haber recorrido varias veces el país y conseguir más de un millón de firmas, obtener el registro y hacer 47 días campaña—, Zavala declinó ayer su candidatura por la vía independiente a la Presidencia de la República.

En un video subido anoche a sus redes sociales, la ex panista reconoció que no había posibilidad de ganar la elección “que además está polarizada”, aclaró que no ha negociado nada con nadie y que no declina a favor de ningún candidato.

“A quienes pensaban votar por mí, les digo que voten en libertad, en conciencia, por quien ustedes quieran, los votos son de ustedes, de los ciudadanos, no de los políticos ni de los líderes, ni mucho menos de los partidos”, dijo en el video.

“No he negociado nada con nadie, yo no estuve en esta contienda por cargos o por posiciones de poder, estuve con valor y con valores porque quiero lo mejor para nuestro México, no se trata de callar nuestras voces ni de bajar nuestras banderas, es momento de preparar fuerzas para preparar lo que sigue”, sentenció.

Antes, Zavala había participado en la grabación del programa Tercer Grado, de Televisa, donde anunció que retiraba su candidatura por congruencia y honestidad.

“Por eso he decidido, y aprovecho para decirlo aquí, decirle a los ciudadanos que retiro la candidatura de la contienda por un principio de congruencia y de honestidad política, pero también para dejar en libertad a los que generosamente me han apoyado y tomen su decisión como se debe tomar en esta difícil contienda para México”, explicó en un extracto del programa.

No favorecían cifras: Camacho. Por separado, su vocero, Jorge Camacho, dijo que Zavala decidió renunciar por congruencia y porque se dio cuenta de que las tendencias y porcentajes no le favorecían y no ganaría la competencia.

En entrevista en su casa de campaña, dijo que la ex abanderada no declina su candidatura por ninguno de sus adversarios, solamente se baja de la contienda y ya no participará en ella.

“Entramos a la competencia pensando en que ganaríamos la elección y no se ganó y no había elementos para poder ganarla, la decisión que se está tomando es en función de ser congruente en lo que estamos haciendo”, dijo Camacho.

Describió que fue ayer cuando la abanderada tomó la decisión y que se encontraba feliz y contenta. Agregó que Margarita Zavala no cree en los votos corporativos para trasladarle sus sufragios a otro candidato.

“Los porcentajes que tenemos en las encuestas daban para saber que no vamos a ganar y como no lo haremos [queremos] que los votantes que estaban con nosotros tomen la mejor decisión”, agregó.

“Margarita no cree en los votos corporativos y no puede llevárselos, son al final libres, ella ha sido muy clara en no pedir votos de utilidad, cada quien vota en conciencia y no te puedes llevar en gremio a tus votantes, eso es una falsedad”, insistió.

Enfrentamientos con Anaya. Después de militar por 33 años en el PAN, Zavala renunció al blanquiazul el pasado 6 de octubre, cuando se le cerraban las puertas para buscar la candidatura presidencial arropada por el partido y debía decidir si ir por la vía independiente.

Acusó a Ricardo Anaya, entonces presidente del PAN, de cerrarle los espacios democráticos para competir y comenzó un nuevo camino. Logró recabar más de un millón de firmas, cuatro veces más que el padrón de militantes del PAN, y hoy está su nombre impreso en 40 millones de boletas que serán usadas el próximo 1 de julio.

La decisión de abandonar la contienda presidencial se tomó el pasado lunes 14 de mayo en la noche y se la comunicó a su equipo operativo e incluso desde el martes, Margarita Zavala ya le había informado de su declinación a varios empresarios que la habían apoyado.

Zavala se reservó con su equipo cercano la decisión de informar a la ciudadanía y a los medios de comunicación tanto la forma como el fondo de cómo vendría su declinación y seguiría con su agenda normal para los siguientes días, pero de lo que sí había certeza es que sería antes del segundo debate presidencial en Tijuana.

La campaña fue difícil y con una losa muy pesada que día a día dificultaba el seguir adelante. Zavala se enfrentó a distintos episodios de inequidad que desde el inicio marcaron su aspiración. No tuvo recursos públicos, por una decisión personal; las donaciones privadas se complicaron cada día más por las reglas del INE y porque los empresarios no querían salir en los listados del instituto electoral, además de que en sus eventos no lograba convocar a más de 100 personas. Además de esto, en los sondeos de opinión no alcanzó los dos dígitos pasando el primer mes de campaña.

Ayer llegó puntual al encuentro con los integrantes de la Coparmex en un hotel del centro de la capital del país. De acuerdo con lo que se pudo observar en la reunión, no proyectó el entusiasmo que se le veía en otros encuentros.

El salón estaba semivacío. Ante el sonido ensordecedor de la alerta sísmica, pidió calma y que desalojaran el salón con cuidado. Zavala salió por la puerta trasera, junto a un tumulto de gente y no atendió a la prensa.

De ahí se dirigió al estudio de Televisa, donde grabó el programa Tercer Grado, en el que hizo la declaración de bajarse de la contienda.

“Todo mi respeto, mi admiración y cariño para @Mzavalagc. Es una mujer valiente, de una enorme honestidad política, que siempre decide pensando en lo que es mejor para México. Hay mucho que hacer hacia delante”, publicó el ex presidente Felipe Calderón en su cuenta de Twitter.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS