Magisterio apoyará a AMLO: yerno de Gordillo

Afirma que magisterio ve en el tabasqueño una opción en 2018; pide dejar cimientos de reforma educativa y derrumbar lo nocivo
Fernando González Sánchez Ex subsecretario de Educación y yerno de Elba Esther Gordillo (ARIEL OJEDA. EL UNIVERSAL)
15/01/2018
03:30
Misael Zavala / Enviado
-A +A

[email protected]

Una figura de Benito Juárez con un brazo roto a causa del sismo del 19 de septiembre, es lo primero que se ve en la oficina de Fernando González Sánchez. El yerno de la ex lideresa sindical Elba Esther Gordillo se confiesa convencido de que el magisterio nacional de todos los colores votará y ve a Andrés Manuel López Obrador con el liderazgo y cualidades para convertirse en el próximo presidente de la República.

Subsecretario de Educación Básica en el sexenio de Felipe Calderón, dice a EL UNIVERSAL que ahora integra la agrupación Redes Sociales Progresistas y está a cargo de crear espacios de debate plural para conformar un proyecto de gobierno, en caso de que la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PES-PT), que arropa al tabasqueño como precandidato presidencial, llegue al poder.

Afirma que a causa de la reforma educativa impulsada por Aurelio Nuño, el magisterio nacional —un sector que él mismo califica como influyente en elecciones—, tendrá un voto crítico que no beneficiará al PRI, a pesar de que José Antonio Meade, precandidato de la coalición PRI-PVEM-PANAL, es un hombre muy formado pero: “Que representa un movimiento que está desacreditado y agotado”.

La reforma educativa, dice, ha dejado mucho que desear y ha desembocado en represión social y política. Por eso avala la propuesta de López Obrador de derrumbar la estructura injusta de esa reforma, pero mantener los cimientos.

Desconoce si la maestra apoyará al precandidato de la coalición Juntos Haremos Historia. “No soy su vocero”, aclara; luego detalla que su salud ha mejorado después de que consiguió la prisión domiciliaria: “Está bien, con sus achaques normales de su edad”.

González Sánchez ve cualidades en López Obrador: autoridad moral, calidad política y humana, calidez de líder social, ser un dirigente auténtico, un activista social, pero también un líder político con una especial sensibilidad hacía el sector educativo.

Niega que haya cargos de por medio, pero si lo convocan a apoyar con el plan educativo de López Obrador, lo haría “encantado”.

El escenario electoral

¿Cuál ha sido la función que desempeña en la agrupación Redes Sociales Progresistas?

—Crear espacios de discusión, debate, en caso de que la alternativa de la coalición Juntos Haremos Historia llegue al poder, por el voto de la gente, si las personas así lo deciden, construir una alternativa de debate y discusión de lo que es el proyecto de gobierno. Su coordinador estratégico es Juan Iván Peña.

¿Se declara promotor de Andrés Manuel López Obrador?

—Me declaro como una gente convencida de que requerimos un liderazgo político que en este momento está mostrando Andrés Manuel, tiene el perfil para llevar a México a otro nivel. Creo, y muchas corrientes de maestros creemos, que López Obrador tiene ese liderazgo y cualidades para convertirse en presidente.

¿Trabajan líderes y ex líderes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación en las Redes, a favor de López Obrador?

—Creo que los maestros parecen que han tomado una decisión en este campo, los maestros de todo el país, de todos los colores, de todas las corrientes que integran al magisterio nacional y me parece que están construyendo la decisión de votar por Andrés Manuel López Obrador. Claro, las campañas todavía no comienzan pero hay un gran debate sobre eso, diferentes expresiones adhesiones que muestran ese sendero. Me parece que esa es la ruta y eso es lo que están pensando muchos maestros y maestras del país.

Hay que seguir trabajando para que los maestros y la sociedad en general entiendan el liderazgo que ha venido creando. construyendo a lo largo de muchos años, esta autoridad moral, esta calidad política, esta calidad humana, esta calidez de líder social, de activista social que tiene Andrés Manuel se convierta en un gran proyecto de nación que nos permita a todos a transitar, reconciliarnos, a crear una sociedad diferente.

¿Usted cree que gran parte del magisterio apoya y votará por Andrés Manuel López Obrador?

—Es la impresión que tengo. Pero falta mucho tiempo, las expresiones políticas apenas están mostrando, las campañas todavía no comienzan, pero hay indicios que esto va a suceder en esta ruta.

¿Por qué apoyar a Andrés Manuel López Obrador?

—Hay indicadores que muestran que es un líder político con una especial sensibilidad hacía el sector educativo. Se muestra en diferentes espacios, por ejemplo, la nominación de la maestra Delfina Gómez como candidata al gobierno del Estado de México, tiene varias lecturas.

Esa primera actitud, ese primer hecho, muestran a un líder sensible, cercano a los maestros.

La salud de Elba

¿Tal como usted apoya a López Obrador, la maestra Elba Esther apoyará al tabasqueño?

—Eso no lo sé. Si me preguntan a mí, yo doy mi reflexión por qué creo que los maestros están trabajando a favor de Andrés Manuel. Me parece que desde áreas amplias, no militantes, muchos sectores de la sociedad están fijándose en este liderazgo moral, político, auténtico de López Obrador. Y en ese campo somos atraídos por un liderazgo que nos parece auténtico, no un liderazgo mercadológico.

¿Últimamente ha platicado con la maestra Elba Esther?

—Platico con ella muy frecuentemente, es mi familia, la quiero entrañablemente. Está bien, con sus achaques normales de su edad. Mi familia ha sufrido mucho los últimos años; ella en lo particular, puesto que el dolor más profundo es la pérdida de su hija y el segundo dolor más profundo fue la pérdida de su libertad. Ha tenido mucho tiempo para reflexionar y mejorarse.

¿Le ha sentado bien la prisión domiciliaria a Elba Esther?

—Sí, está mejorando mucho su situación, tiene una gran confianza en las instituciones judiciales de que su caso no se politice y ella sea capaz de demostrar su inocencia de los delitos que le acusan y pueda continuar con su vida normal.

¿La maestra le ha platicado su posición política, apoyaría a algún candidato?

—Ella opina, discute, ella es una mujer progresista, sindicalista, no puedo hablar en su nombre, ya que no soy su vocero.

¿Esta idea progresista de ella, va más encaminada a un apoyo a Andrés Manuel López Obrador?

—Mira más allá de posturas, hay que ver, yo preguntaría quién está defendiendo a los maestros, quién piensa que los maestros pueden ser interlocutores reales de su profesión, quien defiende los derechos laborales de los maestros, quien se atreve a hablar del tema laboral de los maestros. Crear acuerdos cupulares es fácil, crear movimientos que transformen las cosas no es fácil, crear políticas públicas que incidan en los movimientos, es decir usar el dinero público para que las escuelas crezcan y la educación cambie, va más allá de spots.

¿En la política qué idea apoya la maestra, la de López Obrador?

—Ella siempre va a apoyar una idea progresista porque es una mujer liberal, progresista, que cree en la escuela pública, que ama a su gremio y tiene convicciones muy profundas, pero en este momento está en una batalla personal que es de ella.

¿Figuras como Esteban Moctezuma, llevarían a la maestra a cargar su apoyo a López Obrador?

—El debate no gira en torno a la maestra, sino en torno a los profesores y su incertidumbre.

Andrés Manuel López Obrador eleva el tono e incorpora a su equipo a personalidades que son serios y saben del tema.

¿Qué ha platicado usted con Andrés Manuel López Obrador?

—Es un hombre directo y generoso, nos hemos saludado, en un encuentro corto en el estado de Hidalgo y explicábamos que nos habían invitado a reflexionar en estos temas, y él refirió: “Bienvenidos, bienvenidos los maestros, bienvenido tú, bienvenido todo aquel que quiera sumarse al movimiento que encabezo”.

¿Hay ofrecimientos de cargos por parte de Morena?

—No, creo que nosotros no estamos para eso. Estamos para ayudar, opinar y orientar. La insurgencia debe darse en las urnas.

¿Se ve afiliándose a Morena?

—No, hay que trabajar con todos.

¿Usted estaría participando en el plan educativo de Andrés Manuel López Obrador?

—Si me convocan, estaría encantado de ayudar. Si me toca contribuir en esta corriente estaría dispuesto a ayudar y operar.

¿Ve a un López Obrador ganando la elección del 1 de julio?

—Es posible, por supuesto, me parece que él tiene una gran oportunidad de ganar la elección y de hacer un cambio profundo en México, pero depende de los mexicanos. Lleva ventaja de haber recorrido al país, de conocer a la gente. Es un liderazgo auténtico y no mercadológico.

Como lo dice López Obrador, en 2006 el magisterio llevó a Felipe Calderón a ganar las elecciones, ¿usted cree que en 2018 el magisterio lo conduzca a ganar las elecciones?

—Es un grupo social, profesional, de los más preparados del país. Tiene una gran influencia social y política, es innegable, pero también hay que asumir que se trata de un gremio plural, de un gremio que milita en todos los partidos. Quizás por la forma que ha sido tratado en los últimos años, se siente más cerca de los liderazgos políticos auténticos, que los liderazgos políticos en construcción, en ese sentido creo que pueden ser un sector muy influyente en la elección, determinante, no sé qué tanto, pues la elección se gana con millones de votos.

En discursos, López Obrador dice que en este sexenio se ha humillado al magisterio, ¿Aurelio Nuño humilló a los maestros con la aplicación de la reforma educativa?

—Hace falta un debate profundo sobre ir más allá de una reforma administrativa y laboral como lo han dicho muchos expertos y de ir al análisis y la discusión.

¿Habría un voto de castigo del magisterio hacía el PRI por la reforma educativa?

—Creo que habría un voto crítico y por supuesto un voto interesado en cambiar las cosas.

¿Un voto crítico que no le beneficiará al PRI?

—Tengo la impresión de que no beneficiaría al PRI. Con todo y que Pepe Meade es una figura importante, un hombre culto y formado, pero no es su responsabilidad, él está haciendo un gran esfuerzo por orientar la discusión hacía niveles más altos; sin embargo, creo que el voto va a ser crítico, muy crítico porque las condiciones no son buenas.

¿Usted está de acuerdo de esta posición de López Obrador de echar abajo la reforma educativa?

—Es una forma de decirlo. Replantearla. Creo que la reforma como está técnicamente tiene alcances importantes, políticamente le faltan consensos y administrativamente ha perdido presupuesto. Una manera de decirlo es: aceptemos el cimiento, derrumbemos la estructura injusta. Me parece que está bien dicho.

¿Entonces, echar abajo la reforma educativa, cancelarla?

—Echar abajo lo que no funciona.

¿José Antonio Meade y Ricardo Anaya son liderazgos mercadológicos, como usted lo dice?

—Todos los liderazgos de cualquier signo le ponen mucha atención a lo que el mercado quiere oír.

Meade, va a enfrentarse López Obrador contra él, o Nuño…

—Realmente no sé sí Meade sea un liderazgo mercadológico. Conozco a Meade, me parece un hombre muy formado, serio, culto, pero representa un movimiento que está desacreditado y que él tiene que reconstruir prácticamente de cero. Probablemente no le alcance el tiempo, quizá le alcancen sus ideas, pero también la gente está cansada, está esperando oír ciertamente un hombre íntegro, calificado, pero que representa un movimiento que se encuentra agotado.

¿Y Ricardo Anaya?

—Lo conozco menos, me parece un orador intenso, un hombre formado, joven, a veces fresco, pero la gente está agotada y molesta con eso.

¿Qué opina de cómo se ha manejado el Partido Nueva Alianza?

—Mucha gente no está conforme, no está de acuerdo, tengo la impresión de que no se ha respetado a la militancia y a los orígenes y cuando eso sucede no hay éxito.

¿Podría haber una fractura?

—La fractura está ahí planteada.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS