Ley de Seguridad interior legitima la represión social: Marichuy

De gira por Quintana Roo, la aspirante independiente a la presidencia de México dijo que las leyes de Seguridad Interior y de Biodiversidad, recientemente aprobadas por el Senado, legitiman la represión social y despojan a los pueblos indígenas de sus tierras y recursos naturales
Proveniente de una comunidad nahua de Tuxpan, Jalisco, y con 53 años, “Marichuy” asegura que “es el tiempo de las mujeres” y de su inclusión en la reconstrucción de un país que, advierte, está en peligro. (FOTO: Adriana Varillas. EL UNIVERSAL)
20/12/2017
13:49
Adriana Varillas / corresponsal
Cancún, Q. Roo.
-A +A

La aspirante a la Presidencia de la República por la vía independiente, María de Jesús Patricio Martínez, "Marichuy", declaró en Quintana Roo que las leyes de Seguridad Interior y de Biodiversidad, recientemente aprobadas por el Senado, legitiman la represión social y despojan a los pueblos indígenas de sus tierras y recursos naturales.

"Sobre estas dos (leyes), se declara más la guerra a nuestros pueblos. El despojo, por un lado, de los recursos naturales y la represión que viene contra los intentos organizativos. Mas que seguridad, es para reprimir a quienes intentan organizarse, es lo que vemos, así de sencillo", dijo en entrevista.

La primer mujer indígena que busca la presidencia de México, estuvo en los municipios mayas de José María Morelos y Felipe Carrillo Puerto, en donde participó en diferentes actividades artísticas.

En el municipio José María Morelos dialogó con organizaciones locales y en Felipe Carrillo Puerto participó en una ceremonia celebrada en el Santuario de la Cruz Parlante.

Durante la tarde-noche, atestiguó cánticos y bailables locales a fuera de la Casa de la Cultura, en donde se instaló una mesa de información para obtener firmas que la acerquen a las 867 mil que requiere para ser inscrita como candidata independiente.

“Decidimos participar. Sé que llevamos mucho en contra pero decidimos entrar y estamos con todo, trabajando; le vamos a seguir echando ganas pero nuestro principal objetivo es la organización de abajo”, respondió luego de señalar que ser mujer e indígena aumenta los desafíos en la contienda.

"Si los pueblos indígenas son considerados de segunda, las mujeres son consideradas de tercera. Hemos visto que a nivel nacional son consideradas como personas que no pueden tener un cargo, que no son capaces de tener una organización, que solamente son para la familia y nosotros hemos visto que no”, expresó.

Proveniente de una comunidad nahua de Tuxpan, Jalisco, y con 53 años, “Marichuy” asegura que “es el tiempo de las mujeres” y de su inclusión en la reconstrucción de un país que, advierte, está en peligro.

En el mensaje que dirigió como “vocera indígena para los de abajo y candidata presidencial para los de arriba”, insistió en la urgencia de organizarse y articular a los pueblos indígenas sumando a las zonas urbanas para rescatar a la nación avasallada por la pobreza, la desigualdad, la inseguridad y la destrucción de los recursos naturales por el impulso de megaproyectos “que están destruyendo la Tierra, que es nuestra vida”.

"Lo que venimos a decirles hermanos y hermanas es que nuestro México está en peligro. Y si no logramos organizarnos, si no logramos, desde entre las ruinas que va dejando este sistema capitalista de muerte, sacar fuerzas y reconstruir a este México desde abajo va a ser tarde después porque vienen muchos niños atrás y son a los que les vamos a dejar todo lo que no supimos nosotros construir”, manifestó.

Elegida por el Congreso Nacional Indígena (CNI), fundado en 1996 y por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), recalcó que la propuesta que impulsa el Concejo Indígena de Gobierno, no es electoral y rebasa el proceso de 2018.

"La nuestra no es una propuesta electoral, es una propuesta organizativa porque los pueblos indígenas que hemos caminado en estos últimos 20 años en el Congreso Nacional Indígena, hemos visto el sufrimiento, hemos visto el despojo de nuestras tierras, hemos visto la contaminación de las aguas, hemos visto la deforestación de los árboles. Hemos visto enfermedades, hemos visto muertos, desaparecidos, encarcelados a causa de defender esa tierra que nos han heredado y que no queremos que se contamine; esas aguas que no queremos que se envenenen; esos árboles que no queremos que se mueran porque es nuestra vida. Esas tierras sagradas que vienen y abren y despojan, son las que nos dan vida", expuso.

María de Jesús reiteró que su propuesta consiste en sembrar la semilla de la organización “desde abajo” para que crezca y dé fruto, traduciéndose en “un pueblo que mande y un gobierno que obedezca”.

msl

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS