La científica. Política perfeccionista

Claudia Sheinbaum No está interesada en la grilla, asegura
Claudia Sheinbaum entró a la política y servicio público en el año 2000. Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL
16/04/2018
00:46
Gerardo Suárez
-A +A

[email protected]

Entre el público de uno de sus eventos en Tláhuac se refieren a ella como “¡la científica!”. Una señora en un mitin de Coyoacán dice: “¡Ha ganado el Premio Nobel de la Paz!”, a lo que Claudia Sheinbaum dice que no hace caravana con sombrero ajeno, porque no sólo fue ella sino un equipo de investigadores. Pero esa es la forma en que la coalición de Morena, PT y PES busca diferenciar a su abanderada de los políticos convencionales y de la corrupción con la que se les asocia.

Ella dice no estar interesada en “la grilla”, pero al final del camino también se ha adentrado en la política. Pocos saben que la ex jefa delegacional en Tlalpan fue bailarina, practicó ballet y danza en su juventud, además estuvo en una selección de canotaje cuando estudiaba. Para la música es fan de Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, y de la trova en general, pero también le gusta el rock, grupos como Soda Stereo, Rolling Stones o también Calle 13. Para comer su platillo favorito es el pozole.

A la política y servicio público entró en 2000 como secretaria de medio ambiente cuando Andrés Manuel López Obrador fue jefe de Gobierno en la Ciudad de México. Ella coordinó la construcción del segundo piso gratuito del Periférico y la línea 1 del Metrobús. Luego fue vocera de AMLO en la campaña presidencial de 2006.

Sheinbaum Pardo dice que desde hace 18 años trabaja junto al tabasqueño “porque él nunca ha traicionado al pueblo” e incluso expresa abiertamente: “A mí me enseñó a gobernar Andrés Manuel López Obrador”.

Sus colaboradores describen a la candidata de 55 años como alguien de cabeza fría, trabaja en equipo y también es perfeccionista.

En la política su último cargo fue el de jefa delegacional en Tlalpan, de 2015 a diciembre pasado, implementó su programa estrella de ciberescuelas, también tuvo que afrontar el desastre por el sismo del 19 de septiembre. Tlalpan fue de las demarcaciones más dañada, colapsó el colegio Enrique Rébsamen, donde murieron 26 personas, la mayoría niños.

Fue miembro del Panel Intergubernamental de Cambio Climático, un grupo de científicos que en 2007 obtuvo el Premio Nobel de la Paz.

Nació en 1962, su infancia y adolescencia vivió en el barrio San Lucas del centro histórico de la delegación Coyoacán. Sus últimos 28 años ha habitado la delegación Tlalpan, actualmentees es residente en el pueblo de San Andrés Totoltepec, tiene dos hijos.

En la actualidad pidió licencia a sus actividades como profesora e investigadora para competir por la ciudad, cargo que, dice, no busca por ambición, sino por mejorar a la ciudad.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS