Cierran filas contra AMLO por aeropuerto

Meade, Anaya y Zavala: proyecto va; no concuerdan con mesa; cancelar obra costará $120 mil millones: Grupo Aeroportuario
Federico Patiño, director de Grupo Aeroportuario (izq.) y Eduardo Sánchez, vocero de la Presidencia de la República, durante la conferencia de prensa (ALEJANDRA LEYVA. EL UNIVERSAL)
27/03/2018
02:16
Noé Cruz Serrano
-A +A

[email protected]

Cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) puede costar 120 mil millones al país, incluidas una cascada de demandas, liquidación de personal, indemnizaciones, y la pérdida de 70 mil empleos, advirtió Federico Patiño, director del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México.

Comentó que, además del costo económico, también habrá un impacto en la reputación de México.

En conferencia de prensa en la Residencia Oficial de Los Pinos y en compañía de Eduardo Sánchez, vocero del Gobierno de la República, Patiño dijo que la próxima administración no enfrentará presiones financieras para terminar la construcción de la obra, porque no representa deuda pública y no cuenta con la garantía del gobierno federal.

Agregó que el nuevo aeropuerto se financia sin presionar las finanzas públicas y son los propios usuarios, a través del TUA que se cobra en la actual terminal, quienes financian la obra.

Explicó que 70 centavos de cada peso invertidos son privados.

Comentó que Texcoco es la única opción cercana a la Ciudad que permite incrementar cuatro veces la capacidad actual y concentrar las operaciones nacionales e internacionales en un sólo aeropuerto.

Explicó que, de acuerdo con especialistas, tanto nacionales como internacionales, es técnicamente inviable que operen el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y el de Santa Lucía.

En materia de transparencia, dijo, el proyecto de la nueva terminal aérea es “una caja de cristal”, y que el acceso a los 321 contratos comprometidos está disponible para todos.

Eduardo Sánchez afirmó que esta administración seguirá con la construcción del NAIM y le tocará a la siguiente “hacer lo que le corresponde. Dejaremos fondeado y los recursos necesarios a la siguiente administración. La colocación de la Fibra E nos permite asegurarlo”.

El encargado del nuevo aeropuerto capitalino indicó que cerca de 40% de los recursos que se obtuvieron a través de este vehículo financiero provienen de las Afore.

Al ser cuestionado sobre una probable cancelación del NAIM y quién pagaría las pérdidas que pudieran registrar las Afore, señaló que “en virtud de que la obra se paga con el cobro del TUA en la actual terminal, los recursos de las Afore están garantizados”.

En la defensa sobre la viabilidad y transparencia del NAIM, tanto el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México como el gobierno federal coincidieron en el impacto de una cancelación.

“Tenemos invertido al final de este año cerca de 70 mil millones de pesos, luego existen penas convencionales en los contratos. Vamos a tener contratados cerca de 190 mil millones de pesos, las penas convencionales [están] cerca de 20%; además de la liquidación del personal [que serían unos 70 mil empleos directos e indirectos a finales de 2017)]”, detalló Patiño al explicar que las pérdidas ascenderían a 120 mil millones de pesos.

“Esta cifra representa la mitad del valor total del proyecto, pero sin aeropuerto”, agregó el funcionario.

La conferencia se dio en el contexto en el que el candidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, externó que de llegar a la Presidencia detendrá el proyecto y en cambio construirá dos nuevas pistas en la terminal militar de Santa Lucía.

“Cancelar el proyecto sería una barbaridad”, dijo Eduardo Sánchez.