Campeones de oratoria analizan el encuentro

Los jóvenes se dieron cita en EL UNIVERSAL para analizar el segundo encuentro
Jóvenes ganadores del Concurso Nacional de Oratoria de EL UNIVERSAL, acompañados del director de la Fundación Ealy Ortiz A. C., Enrique Bustamante Martínez (al frente, tercero de izq. a der.), analizaron el segundo debate. (BERENICE FREGOSO. EL UNIVERSAL)
21/05/2018
02:12
Alejandra Canchola y Mariluz Roldán
-A +A

[email protected]

Jóvenes ganadores del Concurso Nacional de Oratoria de EL UNIVERSAL, a convocatoria de la Fundación Ealy Ortiz A. C., se dieron cita en el Salón Félix Fulgencio Palavicini de El Gran Diario de México para analizar el segundo debate entre los candidatos a la Presidencia de la República, que se llevó a cabo en Tijuana, Baja California.

Los campeones de oratoria en México coincidieron en que este encuentro lo ganó José Antonio Meade Kuribreña, el candidato de la coalición Todos por México, con acciones como la acusación sobre Nestora Salgado al señalarla como secuestradora y azotándole al puntero en las encuestas, Andrés Manuel López Obrador, las pruebas contundentes de los señalamientos en contra de su candidata al Senado. Igual reconocieron su preparación en el tema de la relación con Estados Unidos, gracias a su experiencia como secretario de Relaciones Exteriores.

Primero, alarmados por la alerta sísmica, los campeones de oratoria en México, acompañados por el director de la Fundación Ealy Ortiz A. C., Enrique Bustamante Martínez, iniciaron de inmediato la calificación de los candidatos durante el debate que tuvo como tema México en el Mundo.

Con ocho preguntas, los jóvenes evaluaron los subtemas del encuentro entre los aspirantes: comercio exterior e inversión, seguridad fronteriza y combate al crimen transnacional y derechos de los migrantes.

La primera pregunta fue: “¿El candidato atendió los aspectos visuales?”, como su vestimenta, objetos como accesorios, su lenguaje corporal, manos, pies y expresión facial.

En otro punto analizaron si los presidenciables se prepararon para el debate, es decir, si ahondaron en los temas propuestos y si formularon una respuesta creativa; si fueron congruentes y demostraron con claridad sus propuestas al público y si lograron un impacto entre los asistentes, así como sus capacidades de convencimiento frente a los oponentes.

Igualmente se analizó la narrativa del discurso de cada uno de los aspirantes, si logró generar una identidad y le dio poder frente a sus adversarios. Otro aspecto que calificaron los expertos en discurso fue si los candidatos utilizaron un lenguaje efectivo, accesible y oportuno; si logró credibilidad, si el mensaje fue proporcional a las emociones mostradas y si utilizaron una estrategia definida para debatir.

Risas desató el pleito entre Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador, así como diversas expresiones de negación cuando el candidato de Juntos Haremos Historia pronunció su clásica frase: “La mafia del poder”. Los expertos oradores celebraron que sus propuestas, realizadas luego del primer debate, fueron tomadas en cuenta por los organizadores del Instituto Nacional Electoral (INE), como mostrar los contadores de tiempo en la pantalla, así como el nombre y contacto de cada candidato.

Ya en la discusión sobre el debate, acusaron el sobreejercicio de la actuación entre los candidatos, criticaron el uso que hizo Ricardo Anaya del costal que supuestamente traía una migrante mexicana deportada. “Quiso copiarle a El Bronco cuando mostró, en el debate pasado, la bala [que asesinó a] su hijo, pero lo malogró”, indicó Daniela Pineda Robles.

Iván Adelchi Piña Estrada sostuvo que Anaya perdió el debate, precisamente porque lo ganó la ocasión pasada y en éste debía obtener la descalificación de López Obrador por sus propuestas, no por el ataque que hizo de su hijo estudiando en España o de Meade cuando estudió en Estados Unidos. “No hay una claridad de quién se defiende mejor. Andrés Manuel, lamentablemente, le da un giro autoritario a un ejercicio democrático”, dijo.

Carlos Méndez también se refirió a la desangelada participación del candidato López Obrador y acusó que “jugó con el tiempo de las personas que vieron el debate”. Y el cierre con la frase: “¡Viva México!”, “en lugar de animarse, el público lo percibió como algo ajeno, algo completamente adverso”, afirmó.

Los jóvenes acordaron que este debate no fue mejor que el anterior, ya que permitió mayores espacios para la descalificación y la teatrería, pero sí complementó al primero. Lamentaron que no se abordaran temas como la salida de la única candidata mujer, que era Margarita Zavala.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS