Conoce el cerro donde se aparecen las brujas

En Huichapan, los habitantes forman líneas de sal en la azotea de sus casas para evitar presencias no deseadas
Huichapan_Brujas_Leyendas
En el Pueblo Mágico, se dice que la palabra “bruja” no debe mencionarse los días viernes. (Foto: Archivo El Universal)
05/10/2017
22:10
Elena Villanueva - Clínica de Periodismo
CDMX
-A +A

En el Pueblo Mágico de Huichapan, ubicado en el estado de Hidalgo, son muchas las leyendas que se escuchan sobre las brujas, y es que se dice que a 30 minutos de ahí, en el cerro mítico de Coatépetl -lugar sagrado para los mexicas- ellas se mutilan a sí mismas, se arrancan los ojos, los brazos y las piernas para luego echarlos al fuego y que no puedan ser encontrados. 

La curiosidad por lo sobrenatural no es algo nuevo, muchos son los que se sienten atraídos por esas leyendas que suelen contarse sobre estos seres que algunos conciben como mujeres feas y llenas de verrugas; mientras que otros las imaginan como mujeres hermosas, capaces de encantar a los hombres para llevarlos a la perdición. 

En este pueblo, se dice que la palabra “bruja” no debe mencionarse los días viernes y que a los recién nacidos hay que cuidarlos muy bien, pues estas mujeres malvadas se dedican a cazarlos y chuparles la sangre. 

destinos_huichapan.jpg

Las personas que viven ahí cuentan que en el cielo vuelan “enormes y siniestras bolas de fuego”, es por ello que para protegerse de estos seres “forman líneas de sal en la azotea de sus casas y colocan sobre las puertas amuletos y tijeras de acero en forma de cruz para evitar presencias no deseadas”. Además no suelen caminar por las noches en las calles y los niños son llamados por sus madres para entrar a casa antes de que den las 7, “hora en que se supone bajan del cielo las criaturas malévolas”

Las leyendas que se escuchan en este lugar son tantas que el sitio oficial del Gobierno Municipal de Huichapan ofrece un “Recorrido de Miedo y Misterio”. El tour es en Turibus y comienza en el Palacio Municipal; luego pasa por el Panteón y se tiene la oportunidad de bajar a los mausoleos “donde sólo los más valientes logran terminar el recorrido”, cita el sitio web oficial del municipio.

Después el transporte se dirige a los lavaderos de Sabina Grande, un lugar que al igual que el cerro de Coatépetl ha dado pie a diversas historias; el recorrido termina en una fogata donde se podrá degustar de una bebida típica y bombones. 

huichapan_cerro_brujas2.jpgArchivo El Universal

De los lavaderos de Sabina Grande se cuenta que hace tiempo un hombre que pasaba por ahí escuchó el ruido del agua, como si alguien estuviera lavando. Al acercarse, pudo observar la hermosa figura de una mujer. Él, ávido de conquistarla, comenzó a decirle una y otra cosa para llamar su atención; sin embargo, ella no volteaba. De pronto, el hombre decidió alzar la voz para ver si eso funcionaba; cuando la mujer volteó, él no pudo hacer nada, quedó sorprendido al ver que ella tenía la cara de un caballo. 

Y sobre el cerro de Coatépetl se cuenta que alguna vez existieron minas que hoy se han convertido en cuevas, en las que el tiempo no se percibe. “Dice la leyenda que aquel hombre que tome una siesta de una hora en ese lugar, despertará cinco años después”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS