Cómo cazar auroras boreales: precios y actividades

Ya comenzó la temporada. Si sueñas con ver las luces del norte, sigue nuestra guía de viaje
Los antiguos finlandeses creían que la auroras eran chispas producidas por las colas de zorros míticos que corrían por la tundra. (Foto: Unsplash/Jonatan Pie)
Los antiguos finlandeses creían que la auroras eran chispas producidas por las colas de zorros míticos que corrían por la tundra. (Foto: Unsplash/Jonatan Pie)
14/10/2017
19:00
Samantha Michelle Guzmán
-A +A

[email protected]

En las noches de invierno, hay viajeros que se internan en la naturaleza nórdica. Ante la emoción, poco importa el frío o la penumbra: los extremos valen la pena para observar una danza de colores en el cielo. Los antiguos finlandeses creían que se trataba de chispas producidas por las colas de zorros místicos que corrían por la tundra; algunos nativos norteamericanos pensaban que con estos fabulosos destellos se manifestaban los espíritus. Tal vez el efecto duraba unos segundos, pero se quedaba en su mente por siempre. Eso no ha cambiado al pasar los siglos.

Por decepcionante que suene, la aurora boreal no tiene que ver con la magia. Es un fenómeno natural que sucede cuando las partículas solares chocan con el campo magnético de nuestro planeta. Lucen como una cortina en movimiento que adquiere distintas tonalidades, como el verde, azul, rojo o violeta.

Para muchos aventureros, ver este espectáculo en vivo es toda una meta por cumplir. La temporada ya comenzó y algunos afortunados harán su sueño realidad. Si entre tus planes a futuro está unirte a ellos, preparamos una pequeña guía con datos básicos que debes conocer: los destinos ideales, experiencias fuera de lo común para su observación y las condiciones que se requieren para “cazar” auroras.

El fenómeno ocurre en ambas zonas polares (existen auroras boreales y australes), pero es más fácil verlo en el norte porque hay más puntos de observación accesibles al público, indica el sitio especializado The Aurora Zone. A continuación te decimos por qué estos son algunos de los mejores destinos para su avistamiento.

DÓNDE VERLAS

Finlandia. En la región de Laponia (la cual también comparten Suecia y Noruega) se producen auroras aproximadamente 200 noches al año (casi diario), entre septiembre y marzo. Además, si vas durante los equinoccios, el frío es moderado. La capital de la provincia, Rovaniemi, es uno de los principales puntos de partida por su cercanía a los parques nacionales; se encuentra a una hora de vuelo desde Helsinki.

Suecia. El Parque Nacional de Abisko, en Laponia sueca, cumple con las condiciones meteorológicas ideales, con un plus: Aurora Sky Station, una instalación diseñada para facilitar el avistamiento. De diciembre a marzo se llega a la estación en teleférico y se disfruta el espectáculo en una terraza. Hay una sala de exposición que explica el fenómeno y lo recrea con amplificadores visuales y de sonido. El parque está cerca de la ciudad de Kiruna (un vuelo de hora y media desde Estocolmo).

Noruega. En el archipiélago Svalbard, al norte del país, de noviembre a febrero no hay luz del sol; aunque ocurre en otras zonas del mundo, este es el único asentamiento donde las luces del norte de hacen visibles en el día. La experiencia será casi íntima: el centro administrativo de las islas, Longyearbyen, tiene una población de apenas dos mil 100 personas. Un vuelo de tres horas desde Oslo te lleva al destino.

auroras_noruega.jpg (Foto: nordnorge)

Islandia. En otros países la aurora aparece en casi todo el territorio, pero hay que trasladarse en avión, si quieres tener mayores posibilidades. En Islandia, muchos tours parten desde Reykjavík, y sus puntos de observación se localizan a una o dos horas. Algunas noches, las luces son visibles incluso en la capital. También se tiene un pequeño museo, el Aurora Reykjavík.

Alaska. Es uno de los dos únicos destinos en el continente americano donde se observa la aurora boreal. Aparece en todo el estado, pero la ciudad de Fairbanks (la segunda más grande, después de Anchorage) tiene la menor precipitación, lo que favorece el fenómeno. La temporada va de agosto a abril. Quienes logran verla pueden llevarse a casa un certificado (otorgado por el Morris Thompson Cultural and Visitors Center) para presumirlo a sus amigos.

Hay dos maneras en las cuales puedes experimentar las luces del norte. La primera es hospedándote en un hotel ubicado en una zona rural, donde eventualmente el efecto puede aparecer. Este tipo de alojamientos ofrece un servicio de alerta para que sus huéspedes no tengan que estar a la intemperie todo el tiempo. Si no quieres esperar, puedes unirte a un safari.

RECORRIDOS

Comúnmente, los recorridos duran entre tres y cuatro horas. Pueden extenderse desde dos hasta siete noches, pensando en que no hay avistamientos diarios garantizados. Los itinerarios son parecidos en todos los destinos, la variedad se da en el traslado: en moto de nieve, con renos o en un trineo jalado por perros. Algunos se especializan en fotografía.

Hay empresas que han desarrollado experiencias únicas. Nosotros recomendamos cinco.

Finlandia. Kakslauttanen Arctic Resort es un hotel ubicado en Laponia que ha creado iglús con techo de cristal. La idea es que veas la aurora desde la comodidad de tu cama. www.kakslauttanen.fi

auroras_finalndia_iglu.jpg (Foto: Kakslauttanen)

Suecia. En Kiruna, el hotel Camp Ripan tiene una experiencia de spa con vista a las luces danzarinas. Cuenta con alberca al aire libre. ripan.se

Noruega. Desde la ciudad de Tromsø, la aerolínea Widerøe organiza vuelos especiales para encontrar el fenómeno. www.wideroe.no

Islandia. En la ruta turística del Círculo Dorado se instaló un “hotel burbuja” en el bosque, con vistas espectaculares. No hay modo de saber su ubicación hasta que reservas una “suite”. buubble.com

Alaska. El alojamiento Chena Hot Springs es modesto, pero posee total acceso a un conjunto de pozas termales desde donde se puede admirar la aurora. chenahotsprings.com

En realidad, las auroras boreales pueden ocurrir en cualquier época del año, pero la temporada invernal reúne las condiciones ideales para distinguirlas en el cielo. Estas circunstancias responden a una sola regla: se necesita un cielo totalmente oscuro y despejado, como el de las noches de invierno.

EXPECTATIVA VS. REALIDAD

Para contemplarlas claramente no debe haber muchas nubes, luna llena o contaminación lumínica propia de las ciudades grandes.

Por eso, permanecer en sitios naturales es la única forma de asegurar un poco más la experiencia. Otra buena opción es consultar el sitio web de los institutos de meteorología de cada destino, recomienda Alistair McLean, director del sitio The Auroras Zone; ofrecen predicciones y algunos tienen alertas.

Cuando tienes suerte y logras avistar una aurora, el fenómeno es totalmente impredecible para un simple viajero: puede durar unos segundos, minutos o hasta media hora.

No siempre va a lucir como una cortina gigante; a veces es como un rayo, capaz de cambiar de tonalidad poco a poco. Conseguir imágenes parecidas a las que circulan por internet requieren un poquito de esfuerzo. Por lo general, los videos que has visto están en cámara rápida y las fotografías fueron tomadas con largos tiempos de exposición. En el caso de la foto, también se recomienda usar un lente gran angular (funciona para hacer imágenes panorámicas), usar un disparador remoto para eliminar la vibración en la cámara y llevar cargador, pues el frío agota la batería rápidamente.

auroras.jpg (Foto: Istock)

Por último, debes tomar en cuenta las temperaturas a las cuales te someterán. Suena obvio, pero piensa que en ocasiones se alcanzan los 40 grados bajo cero. Arja Perälä, coordinadora de cultura y comunicación de la Embajada de Finlandia, sugiere vestir en capas, usar ropa interior térmica y no dejar descubiertas las manos, cabeza y cuello. El calzado con suelas de goma evita resbalarte en superficies con hielo y cuando vas a recorrer caminos empinados, lo mejor es utilizar crampones (en ocasiones los touroperadores los proveen).

Comparamos algunos ejemplos de precios por destino. Consideramos vuelos redondos y estancias para dos personas.

PRECIOS

Finlandia. Un vuelo a Rovaniemi implica dos escalas; hay viajes desde 36 mil 658 pesos.

Pasar una noche en un iglú en Kakslauttanen cuesta 403 euros (nueve mil 18 pesos); ofrece safaris de auroras con renos desde 132 euros (dos mil 134 pesos). En el hotel Santa Claus Holiday Village encuentras cabañas por 119 euros (dos mil 664 pesos); sus excursiones cuestan 99 euros (dos mil 216 pesos).

Suecia. Los vuelos hacia Kiruna tienen mínimo dos escalas (incluyendo Estocolmo) y la tarifa va desde los 43 mil 561 pesos.

Dormir en una suite de hielo en el Ice Hotel, a una hora y media del Parque Nacional de Abisko, puede salir en tres mil 210 coronas suecas (siete mil 479 pesos); suma un tour de 995 coronas (dos mil 318 pesos). En Camp Ripan, una suite tiene una tarifa de mil 450 coronas (tres mil 378 pesos), y entrar a su spa (con vista a las auroras) cuesta 295 coronas (687 pesos).

Noruega. Hay vuelos con una escala a Oslo desde 29 mil 666 pesos. Se toma un vuelo interno (con escala en Tromsø) a Longyearbyen, cuyo precio va desde los nueve mil 56 pesos.

En Longyearbyen no hay mucha oferta de hospedaje, pero dormir en Svalbard Hotell, entre los más cómodos, sale entre mil 490 coronas noruegas (tres mil 566 pesos) y mil 790 coronas (cuatro mil 280 pesos) en habitación superior. Una “cacería” de auroras con campamento implica un gasto de mil 990 coronas (cuatro mil 760 pesos) y un tour breve, mil 590 coronas (tres mil 803 pesos). svalbardbooking.com

Islandia. La tarifa de un vuelo con escala hacia Reykjavík comienza en 30 mil 795 pesos.

La estancia de una noche en Buubble (que incluye un recorrido de todo un día por el Círculo Dorado) cuesta 59 mil 900 coronas islandesas (10 mil 779 pesos). Hay propiedades de Airbnb, en Reykjavík, desde mil 642 pesos. La touroperadora Reykjavik Excursions ofrece paseos de cuatro horas por cinco mil 900 coronas (mil 60 pesos). Los recorridos en bote por la costa para ver contemplar auroras, son de 12 mil 900 coronas (dos mil 319 pesos).

Alaska. Los precios para llegar a Fairbanks van desde 10 mil 59 pesos, con dos escalas.

El hotel Chena Resort, uno de los más famosos, ofrece cabañas de madera por 200 dólares (tres mil 777 pesos); rentar un departamento en Airbnb te puede costar mil 352 pesos. Un recorrido para aprender a fotografiar auroras, a través de la agencia Mundo Joven, cuesta 269 dólares (cinco mil 81 pesos), y un tour del Chena Resort, 75 dólares (mil 416 pesos).  

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS