7 zonas arqueológicas para cargarse de energía

Rituales y fenómenos arqueoastronómicos al llegar la primavera a nuestros antiguos templos escalonados
zonas_arqueológicas_cargarse_energía_palenque
La ciudad de Palenque, en Chiapas. (Foto: César Perezyera Zamudio)
17/03/2018
21:00
Viridiana Ramírez
-A +A

[email protected]

La primavera llegará al hemisferio norte el 20 de marzo, en punto de las 16:25 horas. Sin embargo, en México, recibiremos su calor hasta la mañana siguiente, cuando el reloj marque las 10:15. Ese momento en el que el día y la noche tienen la misma duración, hay que aprovecharlo para recargar nuestro espíritu de “energía nueva”, pero también para visitar aquellos templos que nuestros antepasados levantaron en honor al sol, el astro que definió uno de los ciclos más importantes de sus calendarios: el agrícola.

Seleccionamos siete sitios arqueológicos para observar, a través de juegos de luces y sombras, la llegada de la nueva estación.

1. CORREGIDORA, QUERÉTARO. EL CERRITO
Cerca de la ciudad de Querétaro se localiza un centro ceremonial que fue ocupado por diferentes culturas, en diferentes periodos: la tolteca, la otomí y la purépecha para adorar a un total de 13 dioses.

Este número es el equivalente a los escalones que tiene el único basamento de forma circular que se ha encontrado en este sitio arqueológico, donde el equinoccio de primavera se recibe con la Danza de los Concheros, declarada Patrimonio de la Humanidad.

El baile representa la evocación de los cuatro puntos cardinales para celebrar el inicio de un nuevo ciclo de vida. Los tambores y el sonido del caracol van marcando el ritmo de los danzantes, mientras que los asistentes meditan y “piden” al sol que los llene de energía.

El ritual se repetirá todos los días que dure la celebración del equinoccio, la cual comenzó ayer, 17 de marzo, y terminará el día 21.

elcerrito_queretaro_equinoccioprimavera_zonaarqueologica1-.jpg (Foto: Cortesía)

Se ha preparado un programa de actividades gratuitas afuera de la zona arqueológica, el cual incluye un concierto de Eugenia León, muestras gastronómicas, teatro, una rodada por los alrededores del pueblo de Corregidora y un video mapping sobre la pirámide de El Cerrito.

Cómo llegar: a 8 km de la ciudad de Querétaro, conduciendo por la carretera libre a Celaya.
 

Artículo

12 cosas que solo tiene la Huasteca Potosina

Este destino enamora al viajero con imponentes cascadas y un jardín surrealista escondido en la selva
12 cosas que solo tiene la Huasteca Potosina12 cosas que solo tiene la Huasteca Potosina

2. DZIBILCHALTÚN, YUCATÁN. TEMPLO DE LAS SIETE MUÑECAS
El 21 de marzo, a las 5:30 horas, Ak’ Kin, la divinad maya del sol, regresará al Templo de las Siete Muñecas para señalar el inicio de otro ciclo agrícola. Éste comenzará justo en el momento en que el astro se postre, por escasos minutos, en medio de la puerta del edificio y proyecte su sombra sobre uno de los sacbés (camino blanco) que los mayas trazaron para conectar templos o ciudades, en medio de la selva.

Cada año, el fenómeno astroarqueológico representa para la antigua ciudad de Dzibilchaltún, un imán de viajeros creyentes de la buena vibra que, vestidos de blanco y recostados sobre el suelo, esperan renovar su energía con el equinoccio de primavera.

dzibilchaltun_yucatan_equinoccioprimavera_zonaarqueologica4.jpg (Foto: Archivo El Universal)

Una vez que el sol salga del Templo de las Muñecas, quedará tiempo suficiente para observar las estelas de piedra que sirvieron para registrar fechas importantes o nombres de gobernantes; visitar conjuntos de edificios abovedados utilizados para observar el firmamento; nadar en el cenote Xlacah; y explorar los restos de una capilla construida durante la época de la Conquista.

Cómo llegar: Dzibilchaltún se ubica a siete minutos de Mérida, rumbo a Puerto Progreso. Un taxi puede llevarte por 70 pesos. Entrada: 117 pesos.

3. CHICHÉN ITZÁ, YUCATÁN. DESCENSO DE KUKULCÁN
Si existe un lugar donde la llegada de la primavera se espera con gran devoción, ese es Chichén Itzá. Los visitantes esperan largas horas bajo el sol para ver a Kukulcán, la Serpiente Emplumada, descender sobre el Castillo, el principal templo escalonado de la gran ciudad maya. El fenómeno ocurrirá entre las 16:00 y 17:30 horas.

Al acercarse el ocaso, los rayos del sol se proyectarán sobre los costados de la escalinata norte del basamento, creando un juego de luces y sombras en forma de triángulos: el primero de siete, aparecerá en la parte superior e irá avanzando hasta llegar a la cabeza de serpiente que remata la parte inferior de la escalinata.

De acuerdo con los arqueólogos, este suceso representa la unión del cielo, la tierra y el inframundo y, como en otros sitios mayas, un nuevo ciclo agrícola.

El tiempo que dura la “visita” de Kukulkán entre los vivos es de 40 a 45 minutos.

chichenitza_yucatan_equinoccioprimavera_zonaarqueologica2.jpg (Foto: Cortesía)

Si te lanzas a Chichén, no dejes de visitar el gran cenote Ik Kil, con su bóveda colapsada de la que nacen lianas que llegan hasta el fondo del cuerpo de agua.

Por la noche, en la zona arqueológica puedes presenciar el espectáculo nocturno de luz y sonido “Noches de Kukulcán”. Las estructuras son iluminadas mientras se narra la historia de la cultura maya.

Entrada: 168 pesos. Chichén Itzá se ubica a dos horas de Mérida. Espectáculo nocturno: 468 pesos. nochesdekukulkan.com

4. TEOTIHUACÁN, EDOMEX. PIRÁMIDE DEL SOL
Una noche, los cuatro dioses de Teotihuacán se reunieron para elegir el quinto sol, aquél que iluminaría la era que estamos viviendo. Nanahuatzin tuvo el valor y se sacrificó lanzándose a una hoguera.

En su honor, se levantó un adoratorio de 65 metros de altura que cada 21 de marzo es visitado por miles de personas para “recibir” la energía del quinto sol.

La llegada de la primavera en Teotihuacán significa un día de danzas, limpias con copal y el sonido constante del caracol. Pero existe un suceso que solo los arqueólogos asignados a la investigación de la zona han podido ver: entre las 7:00 y 8:00 horas, la salida del sol hace un juego de luz y sombras sobre las almenas que decoran el Palacio de Quetzalpapálotl, iluminando las figuras que representan los rayos del astro, con lo que se cree que el sitio fue utilizado para la observación astronómica y así, poder calendarizar ciclos agrícolas y rituales.

teotihuacan_piramides_edomex_equinoccioprimavera_zonaarqueologica7.jpg (Foto: Alan Carranza)

Desafortunadamente, el fenómeno astroarqueológico no puede ser apreciado por el público, ya que las puertas de Teotihuacán —sitio que también fue declarado Patrimonio de la Humanidad— abre a las 9:00 horas.

Si asistes este 21 de marzo, te recomendamos dar un paseo en globo aerostático para contemplar la Pirámide del Sol desde las alturas. Dura, aproximadamente, 40 minutos. Precio: desde mil 500 pesos por persona. skyballoons.mx

Otra opción es participar en una ceremonia de temazcal, que simboliza el ingreso al vientre de la Madre Tierra. Precio: 300 pesos por persona. www.tlahuilcalli.org

Entrada a la zona arqueológica: 70 pesos.

5. MITLA, OAXACA. HOMENAJE A LA FERTILIDAD
La civilización zapoteca rendía culto a la muerte en el centro ceremonial de Mitla: un conjunto de cinco edificios profusamente decorados con grecas, que simbolizan a sus principales deidades: Quetzalcóatl (dios del viento), Cocijo (dios de la lluvia) y Cozobi, al que cada año han de rendir tributo por ser la diosa del maíz y la fertilidad.

Hoy 18 de marzo, los habitantes del Pueblo Mágico de Mitla organizan todo un día de danzas para celebrar el equinoccio. Si andas de viaje en Oaxaca, lánzate a Mitla.

mitla_oaxaca_equinoccioprimavera_zonaarqueologica4.jpg (Foto: Istock)

El jolgorio iniciará con un ritual de purificación con copal en el atrio de la parroquia de San Pablo Apóstol. Posteriormente, presentarán sus ofrendas a Cozobi e iniciará el primer baile: la Danza de la Pluma.

Hombres ataviados en manta y portando un gran penacho de colores, saltan y giran sobre su propio eje para representar el conocimiento que sus ancestros tenían del Universo, el cual estaba conformado por ocho planetas que giraban alrededor del sol.

Para finalizar el día, habrá una escenificación del Mictlán y una degustación de mezcal en la casa de la cultura del pueblo. Entrada a la zona arqueológica: 70 pesos.
 

Artículo

Un viaje a la poderosa Jerusalén

Es tan imponente que hace padecer un síndrome a los turistas. ¿Será verdad?
Un viaje a la poderosa JerusalénUn viaje a la poderosa Jerusalén

6. PALENQUE, CHIAPAS. AL CUMPLEAÑOS DEL REY PAKAL
En Chiapas apenas se ha descubierto el 10% de lo que fue una de las ciudades más poderosas del imperio maya: Palenque, declarado Patrimonio de la Humanidad.

El visitante que llega a estas tierras está pisando los antiguos dominios del gran gobernante maya Pakal, cuya tumba fue hallada en el Templo de las Inscripciones después de estar oculta por casi mil 300 años.

Es justo en este basamento donde cada año el sol se postra en medio de la ventana con forma de “P”, ubicada a un costado del templo, imposible de ver por el público, ya que está prohibido subir.

palenque_chiapas_equinoccioprimavera_zonaarqueologica4-.png (Foto: Istock)

De acuerdo con Sergio Zanun, guía certificado por Sectur federal, no se ha podido descifrar si el fenómeno coincide con la llegada de la primavera o si es la manera en que los mayas celebraban el nacimiento de Pakal, el 23 de marzo del año 603.

En tu próximo viaje a Palenque, además de la zona arqueológica, debes visitar las cascadas de Agua Azul y Misol-Há. En el pueblo se encuentra el Museo Textil Lak Puj Kul para admirar la indumentaria chiapaneca.

7. CUICUILCO, CDMX. AMANECER CON BUENA VIBRA
Mucho antes de los olmecas y de los teotihuacanos, existieron los cuiculcos, quienes levantaron una ciudad y un gran centro ceremonial al sur de nuestra metrópoli, y la que tuvieron que abandonar por la erupción del volcán Xitle, allá por el año 400 a.C.

Los hallazgos de estelas en esta zona arqueológica han revelado que en Cuicuilco pudieron suceder las primeras observaciones solares para establecer un calendario.

Es por ello que durante el equinoccio de primavera, habitantes de la CDMX asisten al pie de la gran pirámide de Cuicuilco (Insurgentes Sur y Periférico) para recibir los primeros rayos del sol con danzas y ritos a la Madre Tierra, que pueden incluir ofrendas de semillas y flores.

cuicuilco_cdmx_equinoccioprimavera_zonaarqueologica.jpg (Foto: Archivo El Universal)

El 21 de marzo, el sitio es frecuentado por chamanes. Ellos se encargan de dirigir los rituales para atraer la “buena energía”.

Después de la experiencia, date una vuelta por el Museo de Sitio, aquí se organizan recorridos guiados para conocer todos los basamentos descubiertos hasta el momento.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS