Aaron Hernandez padecía enfermedad degenerativa

El ex jugador de los Patriots de Nueva Inglaterra sufría encefalopatía traumática crónica, según confirmó su abogado
Foto: EFE
21/09/2017
17:36
-A +A

El abogado de Aaron Hernandez dijo este jueves que el cerebro del difunto tight end de los Patriots de Nueva Inglaterra exhibe indicios claros de la enfermedad degenerativa encefalopatía traumática crónica. 

En una conferencia de prensa en sus oficinas, el abogado Jose Báez dijo que exámenes post mortem mostraron que Hernandez sufría un caso severo de la enfermedad. 

La enfermedad puede ser causada por golpes reiterados a la cabeza y lleva a síntomas como cambios violentos de temperamento, depresión y problemas cognitivos. Hernandez se suicidó en abril en una celda de la cárcel donde cumplía cadena perpetua por un asesinato en el 2013. Su muerte se produjo apenas horas antes de que los Patriots visitasen la Casa Blanca para celebrar su victoria en el Super Bowl. 

La ETC solamente puede ser diagnosticada en una autopsia. Un estudio reciente encontró evidencias de la enfermedad en 110 de 111 ex jugadores de la NFL cuyos cerebros fueron examinados. 

La enfermedad ha sido vinculada a concusiones reiteradas y causa daños cerebrales mayormente en la región frontal, que controla numerosas funciones, incluyendo juicio, emociones, control de impulsos, conducta social y memoria. 

En tres temporadas con los Patriots, Hernández formó con Rob Gronkowski uno de los más potentes dúos de tight ends en la historia de la NFL. En el 2011, su segunda campaña, Hernandez atrapó 79 pases, para 910 yardas y siete touchdowns, ayudando al equipo a llegar al Supero Bowl, y fue recompensado con un contrato de 40 millones de dólares

Pero los Patriots se deshicieron de él en el 2013, poco después de su arresto por el asesinato del jugador semi profesional Odin Lloyd, que estaba saliendo con la hermana de la prometida de Hernandez. Hernández fue hallado culpable y sentenciado a cadena perpetua. La convicción fue anulada porque él murió antes de que se agotasen sus apelaciones, aunque esa decisión está siendo apelada ahora por la fiscalía. 

Una semana antes de su suicidio, Hernandez fue absuelto del asesinato a tiros de dos hombres en el 2012 en Boston. Los fiscales habían dicho que Hernandez baleó a las víctimas luego que uno de los hombres derramase accidentalmente un trago sobre él en un club nocturno. Dijeron que después se hizo un tatuaje de una pistola, con la inscripción “Dios perdona”, para conmemorar el crimen.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS