Fiscales en Nueva York repatrian antigüedades

El fiscal Cirus Vance Jr. asegura que al dar un precio a esos artefactos es fácil olvidarse de que son restos raros de la historia de civilizaciones
Foto: AP / Andres Kudacki
18/12/2017
11:00
Nueva York
-A +A

Los agentes que llamaron a la puerta en el apartamento de Helen Fioratti en Manhattan no estaban buscando a un fugitivo ni drogas. Querían su mesa de centro.

La mesita estaba cubierta con un mosaico de mármol que una vez fue parte de un barco construido para el emperador romano Calígula y su confiscación fue parte de una intensa campaña por el fiscal del distrito de Manhattan Cirus Vance Jr. para repatriar antigüedades robadas.

Las investigaciones del equipo de Vance llevaron también a confiscaciones este año de objetos del Museo Metropolitano de Arte en Nueva York, la casa de subastas Christie's y una respetada feria de arte en Europa.

El fiscal está en excelente posición para esa tarea, en una ciudad que es considerada el epicentro de ventas de antigüedades en Estados Unidos, alimentadas por la concentración de riqueza, galerías y museos en Nueva York. En una conferencia de prensa el viernes, Vance anunció la formación de una nueva unidad anti tráfico que expandirá el trabajo que su oficina está realizando ya.

La unidad, formada por abogados, un paralegal y un equipo de analistas de tráfico de antigüedades, tendrá la tarea de examinar los avisos que recibe la oficina de académicos y otros sobre el origen de objetos en poder de vendedores y coleccionistas de la ciudad y colectar la evidencia necesaria para confirmar si los objetos en cuestión fueron obtenidos ilegalmente.

Vance hizo el anuncio en una ceremonia en la que tres estatuas que datan de los siglos II, IV y VI fueron devueltas a Líbano. Las estatuas, valoradas en más de 5 millones de dólares, fueron excavadas de un templo y robadas durante la Guerra Civil Libanesa de mediados de los 70.

"Cuando confieres un precio a esos artefactos, es muy fácil olvidarse de que no son solamente valiosos objetos de colección. Son restos raros, celebrados, de la cultura y la historia de civilizaciones enteras”, dijo Vance.

En algunos casos, los objetos confiscados fueron adquiridos legalmente décadas antes por personas que no tenían idea alguna de que habían sido esencialmente robados por cazadores de tesoros.

Fioratti, cuyo mosaico fue confiscado, dijo que lo compró hace más de 40 años cuando vivía en Italia. En esa ocasión se le dijo que la pieza había sido propiedad de una familia aristocrática italiana. La venta fue auspiciada por un historiador del arte conocido por su trabajo en la recuperación de tesoros robados por los nazis.

En octubre, fiscales en Manhattan confiscaron un bajorrelieve exhibido en una feria de arte europeo, que había sido excavada originalmente en unas ruinas en Irán en la década de 1930.

Otros objetos confiscados este año por la oficina de Vance son una jarra de vino de entre el 360-350 ANE que había sido exhibida en el Museo Metropolitano de Arte y un plato producido en la misma era y que estaba siendo subastado por Christie’s. Los objetos fueron devueltos voluntariamente por los dueños una vez vieron evidencia de que habían sido robados de Italia.

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS