Explorarán cenote del templo Kukulcán

El Proyecto Gran Acuífero Maya busca confirmar la existencia de la caverna localizada por investigadores de la UNAM en 2015
Uno de los objetivos del proyecto es realizar un mapa en 3D de los cenotes que existen en el sitio arqueológico (CORTESÍA CHRIS MILLBERN/PROYECTO GRAN ACUÍFERO MAYA)
01/11/2017
00:20
Abida Ventura
-A +A

[email protected]

El equipo del proyecto Gran Acuífero Maya (GAM), que encabeza el arqueólogo subacuático Guillermo de Anda desde hace un año en la Península de Yucatán, se ha enfocado en los últimos meses en explorar el inframundo de Chichén Itzá. Los laberintos que se despliegan en el subsuelo de esta antigua ciudad los ha llevado a toparse con un pasaje que podría conducirlos al cenote hallado debajo del templo Kukulcán, un espacio inédito que hasta ahora solo se conoce por la tomografía de resistividad eléctrica que investigadores de la UNAM dieron a conocer hace dos años.

En 2015, un equipo encabezado por René Chávez, investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM, reveló la existencia de ese cenote sobre el que los antiguos mayas habrían edificado uno de sus templos principales. Ahora, el equipo de Guillermo de Anda parece haber hallado en el edificio del Osario la clave de acceso. “En el Osario entramos a la cueva que está debajo de la estructura y hallamos un pasaje que está bloqueado, probablemente por los mismos antiguos mayas; entraremos otra vez y trataremos de desbloquearlo para ver si este pasaje nos lleva a la entrada del cenote que está debajo del Castillo”, comentó en entrevista el arqueólogo.

De Anda señala que uno de los objetivos de la exploración en Chichén Itzá es precisamente buscar túneles o pasajes subterráneos que conecten al cenote del Osario con el del Castillo. “Primero queremos comprobar su existencia porque nadie lo ha visto, solo tenemos las imágenes; después habría que explorarlo”, señaló el investigador que desde hace un año encabeza este proyecto que cuenta con la colaboración de National Geographic Society y el INAH.

El Osario, explicó, es una clave esencial para confirmar la existencia de la otra caverna por las similitudes que hay entre ambos edificios: “El Osario, siendo una especie de réplica del Castillo, está construido sobre una cueva, eso quiere decir que en el otro también podrá haber un cenote”.

Para esta fase de exploración, en el Proyecto Gran Acuífero Maya colabora James Brady, investigador de la Universidad Estatal de California, pionero en la exploración de cavernas en la zona maya.

Otro de los objetivos del proyecto al explorar el subsuelo de Chichén Itzá es realizar un mapa digital en 3D de sus cuevas y laberintos subterráneos. Para ello ocupan innovadoras herramientas desarrolladas por el ingeniero Corey Jaskloski, explorador de National Geographic Society; así como un radar de penetración terrestre y otros dispositivos como drones con tecnología LIDAR.

Artículo

Passageway to cenote beneath Kukulcán Temple possibly found

The Great Mayan Aquifer wants to confirm the existence of a cavern located by UNAM researchers in 2015
Passageway to cenote beneath Kukulcán Temple possibly foundPassageway to cenote beneath Kukulcán Temple possibly found

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios