Colocan monumento del Holocausto frente a casa de ultraderechista

La iniciativa pretende permanecer dos años en el lugar si es que el político no se arrodilla frente a la réplica
Foto: EFE / Ronald Wittek
22/11/2017
11:46
EFE
Berlín
-A +A

Activistas alemanes levantaron hoy una réplica del monumento a las víctimas del Holocausto de Berlín frente a la casa del dirigente ultraderechista que cuestionó que el país deba tener en su capital "un monumento de la vergüenza".

El Centro para la Belleza Política (ZPS) colocó 24 bloques de hormigón -que rememoran estelas funerarias judías, al igual que en el monumento berlinés- erguidas en el jardín de una casa vecina a la vivienda de Björn Höcke, uno de los ideólogos del ala más radical del partido Alternativa para Alemania (AfD).

Esta iniciativa, según un comunicado de este grupo de activistas y artistas, busca convertir "el monumento de la vergüenza en monumento de la responsabilidad" y promover una política del recuerdo.

"No queremos ni podemos dejar pasar las exigencias grotescas (de Höcke) sobre la política de la historia", aseguró el responsable artístico del ZPS, Philipp Ruch.

La iniciativa ha suscitado una importante controversia en sus primeras horas entre partidarios y detractores, y ha movilizado hasta el pequeño pueblo de Bornhagen (este) a decenas de periodistas y curiosos, así como varios vehículos de policía y un helicóptero.

Desde la dirección de AfD se condenó en un comunicado la acción, que se considera parte de una "serie creciente" de ataques, amenazas, insultos contra el partido e injerencias en la vida privada de sus líderes.

"Se trata de un ataque a la dignidad de las personas, con el objetivo de destruir la vida privada de una familia", apunta el texto, que indica que, para llevarla a cabo, los activistas tuvieron "durante meses" la casa del político bajo observación.

La AfD considera la acción como el "punto álgido" del acoso a líderes, como los jefes del grupo parlamentario, Alexander Gauland y Alice Weidel, y la diputada por Berlín Beatrix von Storch.

Los activistas han propuesto mantener su acción durante dos años frente a la casa de Höcke y para eso iniciaron hoy una campaña digital para recaudar fondos.

En seis horas, según su página web, habían recaudado más de 43 mil euros de más de mil 500 donantes, superando con creces los 28 mil 800 euros que habían solicitado inicialmente para el alquiler de la casa vecina a la de Höcke y para mantener el monumento.

Según el ZPS, la acción podría acabar antes de dos años si el político accede a "arrodillarse" frente a la réplica del monumento o al original berlinés, como hizo en su día el canciller alemán Willy Brandt en Varsovia para pedir perdón por los crímenes alemanes en la II Guerra Mundial.

Si su actitud no cambia, "la sociedad civil asumirá el principio de 'la confianza es buena, pero el control es mejor'" y vigilarán la vivienda del político, ha advertido el colectivo, que asegura que lleva ya diez meses observando a Höcke desde el edificio colindante, que arrendaron sin revelar al casero sus verdaderas intenciones.

"Métodos nazis", denunció a través de su cuenta de Twitter el portavoz del grupo parlamentario de AfD en el Parlamento regional de Turingia, donde Höcke lidera el partido ultraderechista.

Los activistas, según han explicado, alquilaron la casa poco después de que Höcke pronunciase su polémico discurso de Dresden, en el que criticó que Alemania sea "el único pueblo del mundo que ha plantado un monumento de la vergüenza en el corazón de su capital" y pidió un "giro de 180 grados en la política del recuerdo".

Generó una oleada de críticas e incluso un proceso interno dentro de su partido, pero que no llegó a nada.

Entre 2011 y 2012 Höcke publicó varios artículos en una revista del partido neonazi NPD bajo el seudónimo Landolf Ladig, y en 2014 exigió la abolición del delito de negación del Holocausto en el Código Penal alemán, además de calificar de "problema" ante los medios extranjeros representar a Hitler "como el mal absoluto".

El ZPS ha realizado en los últimos años varias campañas artísticas de calado político, como el entierro simbólico en Berlín de refugiados ahogados en el Mediterráneo o la instalación de una jaula con tigres en el centro de la capital alemana para que devoraran a varios peticionarios de asilo. 

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS