"Payasos" opacan a mexicanos que dan el 150 por ciento: Chacón-Cruz

El tenor, que iniciará su 2018 con trabajo en el Bolshoi, aseguró que el esfuerzo de miles de mexicanos debe notarse
FOTO: Archivo.
27/12/2017
14:17
Notimex
-A +A

Satisfecho con otro buen año en su carrera, el tenor mexicano Arturo Chacón-Cruz se prepara para un 2018 lleno de retos y oportunidades que aprovechar, el cual arrancará en el emblemático Gran Teatro Bolshoi de Moscú, en Rusia, donde cantará La Traviata, los días 18 y 20 de enero.

Bajo la dirección de escena de Francesca Zambello, interpretará al “Alfredo” de esta producción que considera preciosa, porque cuenta con caballos de verdad y todos los recursos que permite un teatro como el Bolshoi, al que regresará para cantar su sexta ópera, lo cual no ha sido logrado por ningún mexicano antes.

Entrevistado para hacer un balance de su actividad en el mundo, el tenor se dijo agradecido con el muy fructífero año que concluye y el cual trajo consigo una serie de retos importantes, como sacar papeles de último momento en teatros como el Liceo de Barcelona, donde cantó algunas funciones de Werther, o en Montecarlo, donde lo llamaron para integrarse a Manon Lascaut.

Otra de las grandes satisfacciones de este año fue haber obtenido, por voto popular, la nominación de “Estrella emergente de la Ópera de San Francisco”, por su papel de “Rodolfo” en la ópera La Bohéme, de Giacomo Puccini. Desde luego, entre sus éxitos cuenta su participación en La Traviata, producida por Sofía Coppola, que lo llevó a Valencia y a Roma, haber cantado en la gran Arena de Verona, y compartido escenario al lado de su maestro, el tenor y director de orquesta Plácido Domingo.

A ello se suma de manera muy especial el equilibrio que alcanzó entre su condición profesional y su vida familiar porque “ha habido espacio para dedicarme a mi familia y a mi hijo en una edad especial, que pasa de ser bebé a niño, ya con sus propias ideas y eso lo disfruto mucho”, compartió el artista sonorense.

“La verdad es que me siento agradecido por el reconocimiento que se ha dado a este trabajo que tengo de casi 20 años, y que hoy se está notando en las publicaciones que hablan de mi versatilidad y las cualidades de mi canto”, agregó vía telefónica desde Hamburgo, Alemania, donde cerró su año laboral.

Inquirido sobre el momento que atraviesa, consideró que más que hablar de una cumbre, prefiere pensarse como en una etapa de madurez, que puede durar unos 10 o 15 años y de ahí comenzar la bajada; "si pensamos en una cumbre, ojalá sea bastante plana y no con un piquito", añadió en todo de broma.

En cuanto a su agenda del próximo año, destacó que tras las funciones en el Bolshoi, el día 24 de enero participará en las Galas de Ópera del Festival Alfonso Ortiz Tirado de Alamos, Sonora; para luego presentarse en Budapest, donde cantará “Gabriele Adorno”, de Simón Bocanegra, el 3 y 6 de febrero con la Ópera Estatal de Hungría. En marzo tendrá tres funciones como “Ruggiero”, de La rondine, en el Teatro Carlo Felice, de Génova, Italia; en mayo hará el Duque de Matua de Rigoletto, en Los Ángeles, y en julio el mismo papel en el Teatro San Carlo de Nápoles.

En junio tiene confirmadas cuatro fechas especiales en las que interpretará el personaje de “Nemorino”, de El Elíxir de amor, de Gaetano Donizetti, un papel que habitualmente llega a los 20 años. “Yo creía que me lo había perdido pero tras mi desempeño finalmente llegó”, dijo Chacón, quien lo cantará en el Teatro Massimo de Palermo, Italia.

Además, está por cerrar su debut en Medio Oriente y Francia. Por todo eso y por el cariño que le prodiga la gente en sus presentaciones, Chacón-Cruz aseguró que no puede menos que sentirse muy afortunado de haberse sacado la lotería en una carrera que ama y con una familia a la que dedica todos sus éxitos.

Lo único negativo, apostilló, sigue siendo todo esto de la política de Estados Unidos y su discurso de odio, que él como residente de Miami, percibe de cerca, y contra el cual busca cada día un antídoto a partir de su trabajo y de cambiar la percepción que en algunos lugares se tiene del mexicano. Puso énfasis en que toca a todos mostrar nuestra mejor versión para acabar con esos “payasos”, como el tipo que se robó el jersey del jugador de futbol americano Tom Brady, que opacan los esfuerzos de muchos miles de mexicanos que todos los días dan el 150 por ciento y nadie lo nota. 

sc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios