Libro abre las puertas a la casa literaria de Villoro

Publica "La utilidad del deseo" (Anagrama), con ensayos en los que están autores como Defoe, Gógol, Kraus, Joyce, Monsiváis y Onetti
La traducción es otra de las pasiones de Villoro, pues así puede mirar de otra manera a los autores y sus obras. Foto: JUAN BOITES. EL UNIVERSAL
12/12/2017
00:24
Yanet Aguilar Sosa
-A +A

[email protected]

El oficio de Juan Villoro en la escritura es múltiple. Hace cuento, novela, teatro, crónica, ensayo, libros infantiles y traducción; pero ejerce primero que todo la lectura. Desde esa faceta también creativa aborda a autores, obras, corrientes e historias de vida de sus escritores predilectos. Ahí está el objeto de estudio de los ensayos que conforman su libro La utilidad del deseo, en los que está presente la literatura de autores como Daniel Defoe, Nikolái Gógol, Karl Kraus, James Joyce, Peter Handke, Ramón López Velarde, Gabriel García Márquez, Carlos Monsiváis, Juan Carlos Onetti y Julio Cortázar, entre otros.

Pero esos autores que Juan Villoro ha leído con pasión no son lo único que habita este libro publicado por Anagrama, en estos nuevos ensayos ocupa un lugar especial la literatura infantil, que también ejerce. Justo es la reunión de cuentos de los hermanos Grimm, que ampararon bajo un lema: “Entonces, cuando desear todavía era útil”. De ahí el título de este libro que es una entrada a la casa literaria de Juan Villoro, un libro que le abre al lector varias ventanas por las que puede adentrarse en los libros.

“Yo pienso que el escritor es siempre alguien que llega después de otro autor. Hay muchos escritores que han estado antes y tú te dedicas a escribir en buena medida porque los has leído y por admiración o imitación tratas de hacer algo equivalente. He tratado de dejar constancia a lo largo de los años de algunas pasiones literarias y a mí me gustaría que un libro como La utilidad del deseo tuviera un efecto contagioso, que la gente a partir de lo que encuentre en esta invitación llena de libros vaya a buscar a algunos autores”, dice Villoro.

El autor de Efectos personales y De eso se trata, dos libros de ensayos que anteceden a La utilidad del deseo y forman parte de esta tradición, está convencido de que él es un intermediario entre sus pasiones y el gusto de los lectores. “Éste no es un libro académico, no es un libro erudito, es el libro de alguien que lee y que al ser escritor de ficción pues trata también de dar un panorama de la vida, la trayectoria, los problemas de los escritores, los desafíos que han tenido; todo esto que de alguna manera explica su producción literaria, son de alguna manera como retratos con paisaje”.

“Los deseos se cumplen”. Hay algunos temas generales que a Juan Villoro le interesan: la literatura infantil, por ejemplo, esa de hadas y deseos cumplidos. “Yo creo que la literatura tiene que ver con esta búsqueda de que los deseos se cumplan, hay cosas que sólo ocurren porque las anhelamos. En la vida real no siempre nuestras ilusiones o esperanzas encuentran satisfacción, pero en los libros es extraordinario que lo que estamos esperando que suceda, sorprendentemente ocurre. Y eso es escribir: tratar de que el deseo sea útil para los demás, por eso el título”.

Pero también hay otros temas que le interesan, como la relación entre medicina y literatura. “Yo quise ser médico, me acobardé por lo difícil que es estudiar esta carrera y también porque ya me sentía escritor a los 18 años, estaba en un taller de cuento, había publicado algunos textos y entonces me consideraba ya parte del hecho literario, desde luego en forma de aprendiz”, dice.

Luego señala otros sectores que le atraen y que están presentes: la traducción, que es otra de sus pasiones, desde la que puede mirar de otra manera a los autores y sus obras.

Hay también retratos de escritores; revisiones a correspondencias entre autores, que fue practicada por gente como Onetti, Cortázar y Manuel Puig. Pero desde luego también habla de algunos autores mexicanos que son fundamentales, por ejemplo del fundador de la dramaturgia mexicana: Roidolfo Usigli; la literatura de Jorge Ibargüengoitia; de la obra de López Velarde y de Carlos Monsiváis.

“Hay una frase de Rodrigo Fresán que me gusta mucho, dice que las raíces de un escritor no están en el suelo sino en las paredes, porque sus raíces son sus libros, si tú quieres conocer cuál es la mente de un autor, cuáles son sus tradiciones, su familia, pues está en los libros que ha leído, es el retrato de lo que él tiene por dentro; me parece muy interesante cuando leo a un autor, saber no sólo qué ha escrito sino cuáles son los libros que lo han apasionado y llevado a ser ese tipo de escritor”, afirma Villoro, quien también se trasluce en esta obra.

La situación social y política que vive México también le interesa. “Tenemos que inventar nuevas formas de la esperanza, buscar la utilidad del deseo en el mundo de los hechos, en el mundo de la política... por eso me parece que la alternativa que propone Marichuy Patricio es extraordinaria, es un movimiento que busca articular a las comunidades indígenas y través de ellas articular al país entero”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS