Cerrado, recinto de la historia hospitalaria

El pequeño espacio exhibía equipo médico y quirúrgico de los siglos XIX y XX
Aunque aparentemente las grietas son menores, el mayor daño es que el inmueble se desniveló (JUAN CARLOS REYES. EL UNIVERSAL)
02/01/2018
00:21
Abida Ventura
-A +A

[email protected]

El Museo de Sitio del Antiguo Hospital Concepción Béistegui sufrió las consecuencias de los daños que el sismo provocó a su vecina, la parroquia de Regina Coelli. Una de las partes dañadas del recinto religioso construido en el siglo XVI fue su coro alto cuya pared colinda con el recinto cultural que es uno de los pocos que da cuenta de la historia hospitalaria en México.

Inaugurado hace dos años gracias a los esfuerzos de rescate de promotores culturales interesados en su acervo, este pequeño espacio ubicado en la calle de Regina del Centro Histórico y que exhibía instrumentos quirúrgicos, aparatos y equipo médico de los siglos XIX y XX, se vio obligado a cerrar sus puertas hasta que se restauren los daños.

En la sala del primer piso hay una pequeña botica con jarrones de cerámica que muestran la actividad farmacéutica que se desarrolló en ese hospital inaugurado por Porfirio Díaz en marzo de 1886. Fue esta parte la más afectada, ya que la pared es la misma que sostenía el coro alto de la parroquia. El terremoto del 19 de septiembre afectó los muros del templo, esa pared del museo se ladeó y sus pisos se desnivelaron.

Los cuadros medio chuecos que todavía cuelgan ahí dejan ver el grado de desnivel de esa parte. En el resto de la sala se pueden ver algunas grietas, pero la mayoría son superficiales, dice Angélica Solchaga, coordinadora del espacio.

Comenta que en un primer momento pensaron en reubicar la colección para ponerla en resguardo, pero después de que Protección Civil revisó el edificio, la fundación que administra este inmueble que ahora funciona como casa hogar para ancianos indicó que no había mayor riesgo, que estructuralmente el edificio estaba en buenas condiciones, que no era necesario reubicar el museo. Sin embargo, se vio obligado a cerrar sus puertas hasta que la parroquia atienda las afectaciones en sus muros y principalmente en el coro alto, que es la parte que está afectando al museo. 

“La colección del Museo se encuentra en buenas condiciones.  El cierre es preventivo, tan pronto la iglesia tome acciones y que el director de la Fundación se cerciore que en la parroquia sí están haciendo la restauración, nos dará luz verde para abrir”, dice.

No obstante, esta contingencia truncó los planes de abrir a diario el museo, pues hasta antes del sismo el sitio sólo abría los fines de semana y en las Noches de museos.

Solchaga comenta que la apertura de nuevos espacios comerciales en la calle de Regina les había impulsado a abrir todos los días. Ahora tendrán que esperar hasta que los daños se arreglen. “Caí en shock la primera semana, pero afortunadamente no se cayó ni se dañó nada. Yo estimo que podemos retomar actividades en enero o febrero”, dice la promotora cultural, quien recuerda los esfuerzos que hace más de dos años se hicieron para el rescate de ese acervo material y documental. 

“Nuestro interés es mostrar la historia hospitalaria en el país, rescatar ese tema que no se ha tocado mucho”, dice. La visita que el museo ofrece incluye un recorrido por el acervo del antiguo hospital, la biblioteca, equipo médico y quirúrgico, fototeca, botica y su archivo histórico. El recorrido también invita a conocer el edificio mismo, la historia de cuando funcionó como parte del Convento de Regina en el siglo XVI y su etapa como  hospital desde finales del siglo XIX. 

Del otro lado, la dirección de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural de la Secretaría de Cultura ya comenzó los trabajos de restauración en el coro alto de la parroquia.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios