La resistencia latina toma Los Ángeles

El programa de Pacific Standard Time: LA/LA ofrecerá durante cuatro meses exposiciones, arte y cultura de la región y de chicanos
Obra de Óscar Castillo, titulada Tonatiuh in the Garden (CORTESÍA: PACIFIC STANDARD TIME: LA/LA)
12/09/2017
00:20
Abida Ventura
Los Ángeles
-A +A

[email protected]

El arte latinoamericano tomará a partir de esta semana museos, galerías y espacios públicos de Los Ángeles en una celebración que apunta a convertirse en una tribuna de defensa de los migrantes latinos y de rechazo a las políticas migratorias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

A lo largo de cuatro meses, unas 70 instituciones artísticas y culturales del sur de California, el estado con mayor población latina, acogerá diversas exposiciones y propuestas de artistas latinoamericanos y chicanos organizadas por Pacific Standard Time: LA/LA, una iniciativa en la que la Fundación Getty invirtió 16 millones de dólares en subvenciones y que comenzó a preparar desde hace cuatro años con el propósito de hacer dialogar el arte de estos dos territorios encontrados, pero que ahora, en medio del ambiente político que se respira en la nación norteamericana, ofrece nuevas lecturas y espacios de reflexión.

“El proyecto comenzó hace varios años, mucho antes de la situación política actual y ha sido casi una coincidencia, que de hecho es muy oportuna porque hay esa necesidad de las comunidades latinas y chicanas, y me incluyo en ellas, de conocer sobre nuestra historia y nuestra cultura a través del arte”, afirma en entrevista Selene Preciado, asistente de programa en la Fundación Getty y de Pacific Standard Time: LA/LA, que arrancará oficialmente esta semana con la apertura de varias exposiciones y actividades en Los Ángeles. El evento inaugural será este jueves 14.

El programa de esta fiesta dedicada al arte latinoamericano abarca desde revisiones al arte precolombino, pasando por muestras que destacan el arte novohispano, hasta exploraciones del arte moderno y conceptual, propuestas que permitirán reflexionar sobre el presente desde el pasado y desde problemáticas que parecían totalmente ajenas a la época actual. “Hay, por ejemplo, varias exposiciones que hacen revisiones históricas, en donde hay obra de artistas que trabajaron en México en los años 90 y que hablan de la situación política de ese país en ese momento; hay otros que trabajaron en los 80 o 70 en las dictaduras, como la de Chile y Argentina, trabajos que fueron creados en un sistema de opresión y que, obviamente, harán eco en la gente que vive aquí con este contexto actual”, plantea Preciado.

La experta en arte latinoamericano, quien ha sido curadora en el Museum of Latin American Art y en el San Diego Museum of Art, sostiene que el arte es político por naturaleza, por lo que considera crucial reflexionar desde esta plataforma sobre la situación que viven los migrantes y la comunidad latina en aquella nación, así como de las relación política entre el país del norte y el sur del continente. “Creo que es importante reflexionar sobre lo que pasa, viendo el presente pero también desde el pasado, viendo cómo esos contextos políticos que parecían haber quedado atrás resurgen y parece que estamos viviendo algo muy similar, que es algo absurdo, sobre todo en un país que proclama ser la tierra de la libertad”, expresa.

Junto a estas revisiones históricas, Preciado destaca la propuesta de jóvenes artistas contemporáneos cuyas obras abordan la inmigración, la frontera entre México y EU, como la del mexicano Camilo Ontiveros, que reside en California desde hace varios años y que participa junto a otros artistas latinos en una muestra colectiva, titulada Home—So Different, So Appealing, en el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles. Ahí, junto a obras de Abraham Cruzvillegas, Carmen Argote y Doris Salcedo, el artista expone la escultura Temporary Storage (Almacenaje provisional), que en una especie de bulto muestra las pertenencias de un mexicano que a pesar de ser beneficiario del programa DACA, fue deportado a principios de este año. “Es un tema muy oportuno, sobre todo ahora que se habla de la propuesta de eliminación del DACA. Esta escultura ya de por sí era súper impresionante y creo que ahora con este contexto va a tener mucho peso”, destaca Selene Preciado.

Entre las múltiples exposiciones que incluye esta segunda edición de Pacific Standard Time: LA/LA –entre 2011 y 2012 se realizó una primera titulada Pacific Standard Time: Art in L.A. 1945-1980-, hay algunas que logran montarse después de varios años de investigación y documentación, como How to Read El Pato Pascual: Disney's Latin America and Latin America's Disney, en la que a través de la obra de 48 artistas latinoamericanos, entre fotografías, ilustración, instalación, video y arte popular, se reflexiona sobre la influencia cultural entre AL y Disney a lo largo de casi un siglo. La exposición, que estará en el MAK Center for Art & Architecture, es curada por el cineasta Jesse Lerner y el artista mexicano Rubén Ortiz-Torres, quienes se dieron a la tarea de revisar en todo el panorama artístico latinoamericano las influencias de las caricaturas de Disney, así como la reapropiación de esa iconografía y las críticas a sus contenidos, tradicionalmente vinculados al imperialismo cultural. “Nuestra exposición no es solo cómo Estados Unidos ve a Latinoamérica, sino también como Latinoamérica ve a Estados Unidos. Están ambos puntos de vista. Y con esta situación política actual cambia toda la lectura de lo que estamos proponiendo”, dice en entrevista Ortiz-Torres, quien lleva ya varios años trabajando en este tema.

El artista nacido en la ciudad de México, pero que lleva ya 27 años viviendo en Estados Unidos, comenta que cuando comenzó a trabajar la exposición hace cuatro años, se planteó cómo una manera de ver las influencias culturales entre EU y América Latina, pero ahora, ante esa “situación tan terrible”, la exposición también ofrece la posibilidad de “ver el desarrollo y la historia de las relaciones entre Latinoamérica y Estados Unidos a través de Disney” que, explica, a lo largo de cien años se puede resumir en un ciclo que va de la política agresiva, imperialista y colonialista a una política del buen vecino, como la que implementó el presidente Franklin D. Roosevelt en los años 30. A partir de ahí, dice, el ciclo se repite, intervenciones e invasiones en países centroamericanos para luego implementar proyectos bilaterales con sus países vecinos, como lo hizo con México, con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Y ahora, expresa el artista, aquel proyecto de desarrollo bilateral parece derrumbarse por el discurso xenófobo de Donald Trump, quien “en lugar de culpar al capitalismo por el estancamiento de los trabajadores blancos, le resulta más fácil culpar a los migrantes y a los negros”. Además, plantea el artista, con esta exposición es imposible no asociar el mundo de las caricaturas de Disney con la situación actual: “Es algo paradójico porque parece que tenemos a Mickey (Mike Pence, vicepresidente de EU) y a Donald (Donald Trump) como dirigentes de Estados Unidos en esta versión bastante grotesca”, expresa con ironía.

En este amplio programa de Pacific Standard Time participarán unos 30 artistas mexicanos de diversas disciplinas y generaciones, además de que se realizarán más de 15 exhibiciones enfocadas a temas de México. Entre ellas también destaca la muestra The US-Mexico Border: Place, Imagination, and Possibility en el Craft and Folk Art Museum, que incluye obra de artistas y diseñadores que exploran temas relacionados a la inmigración, las condiciones laborales y las identidades híbridas en la frontera norte el país. Esta muestra, que incluye obra de artistas como Teddy Cruz, Adrian Esparza, Consuelo Jimenez Underwood y Ana Serrano, también comenzó a prepararse hace tres años como una propuesta para “revisar un tema pertinente y de interés mutuo”, según explica la curadora Ana Elena Mallet, pero que en este contexto se convertirá en “un espacio de reflexión y resistencia ante la situación actual”.

“Creo que todo Pacific Standard Time: LA/LA es una celebración a los diálogos e intercambios que Latinoamérica y en especial México, han tenido con EU desde hace décadas. Esto es la prueba fehaciente de que no importa quién esté en el poder, nuestros intercambios continúan, enriqueciendo la visa social y cultural del continente”, expresa la mexicana, quien junto a Lowery Simms, seleccionó las obras que se exhibirán a partir de esta semana en dicho museo. “Nuestra exposición es una celebración a la migración de ideas, de imágenes y culturas que, a pesar de todo, seguirán sucediendo”, señala.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios