Viena festeja a Schiele a cien años de su muerte

El museo Leopold de Viena realiza una muestra antológica de su arte visionario
Viena festeja a Schiele a cien años de su muerte
Sus obras se caracterizan por su marcado erotismo y la expresividad de la angustia vita. FOTO: EFE.
02/03/2018
14:40
EFE
Viena
-A +A

El museo Leopold de Viena rinde homenaje al pintor Egon Schiele (1890-1918) en el centenario de su muerte con una muestra antológica de su arte, que sigue despertando fascinación y escándalo un siglo después.

"LO SENTIMOS, 100 años de edad pero aún demasiado atrevido para hoy. Al arte su libertad". Con estas palabras se cubrieron las partes más íntimas de los desnudos pintados por Schiele que aparecen en los carteles que anunciaban la exhibición en Londres y Berlín.

Y es que ambas ciudades habían censurado la versión original de la campaña de promoción lanzada por la Oficina de Turismo de Viena; fue necesaria esa frase sobre-impresa para salvar la situación.

viena_homenajea_la_provocacion_de_schiele_cien_anos_despues_de_su_muerte_57113790.jpg

"Queremos mostrar que Schiele fue un visionario y que lo que plasmó en sus cuadros son temas aún candentes", explicó hoy en Viena Hans Peter Wipplinger, director del Leopold, museo que alberga la mayor colección de obras de Schiele del mundo.

Junto a Gustav Klimt y Oskar Kokoschka, Schiele está considerado uno de los tres maestros del expresionismo vienés de principios del siglo XX.

"El visitante podrá ver la evolución de su obra desde el punto de vista temático y estético", indicó Wipplinger.

Unas 65 pinturas y cerca de 70 dibujos en papel, así como numerosos documentos, manuscritos y fotos, pueden verse hasta el 4 de noviembre en una gran muestra antológica titulada "Egon Schiele. Exposición de Jubileo".

En nueve salas, la muestra presenta las temáticas más importantes de la obra bajo lemas que van desde el "Yo" del artista -con sus numerosos autorretratos, entre ellos el famoso "Desnudo masculino sentado"(1910)- hasta "espiritualidad", pasando por "mujer desnuda", "Madre e hijo" o "Transformación de la imagen de la mujer".

Las obras de Schiele no solo se caracterizan por su marcado erotismo y la expresividad de la angustia vital, sino que reflejan una gran complejidad de emociones, como "la ambivalencia hacia la figura de la madre", o "el enigma" de sus paisajes.

Fallecido a la edad de 28 años, la carrera de Schiele fue corta pero muy fructífera: en sólo una década hizo más de cuatro mil dibujos.

viena_homenajea_la_provocacion_de_schiele_cien_anos_despues_de_su_muerte_57113485.jpg

"Sólo en autorretratos, hay más de 170 obras", remarcó Wipplinger, y recordó que el joven artista vivió una época en la que la sociedad de Viena se debatía entre los estándares de la aristocracia conservadora y la ruptura con lo establecido de intelectuales y artistas.

La obra fue tan provocadora como incomprendida en su tiempo, pero sobre todo sus eróticos desnudos de mujeres y adolescentes, o representaciones del acto sexual de parejas heterosexuales y lesbianas, causaron entonces un gran escándalo.

En su trayectoria "la sexualidad fue importante. Hay mucha libertad en la representación del hombre y de la mujer", dijo Wipplinger, para quien, sin embargo, tienen más peso los "aspectos existenciales" de estos retratos.

"Su sensibilidad hizo que fuera capaz de crear cosa nuevas e inesperadas", añadió.

El comisario de la exposición, Diethard Leopold (hijo de Rudolf Leopold, coleccionista de arte fundador del museo que falleció en 2010), precisó que muchas de las piezas expuestas, sobre todo las pintadas o dibujadas sobre papel, son tan delicadas que serán sustituidas por otras dos veces mientras dure la muestra.

"Por motivos de conservación sólo se pueden exponer cada tres años y durante un máximo de tres meses", explicó.

Además de esta gran muestra, el Leopold Museum ofrece al público otras 30 obras de Schiele en una segunda exposición paralela que, titulada "Sueños de caídas", está dedicada también a otros dos artistas austríacos de nuestro tiempo Günter Brus (1938) y Thomas Palme (1967).

Se junta así las obras de "tres grandes dibujantes de tres generaciones diferentes, que centran su arte en el cuerpo humano y las fuerzas de la sociedad que influyen sobre el mismo", señalan los organizadores.

sc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS