Marín enseña sus procesos constructivos

Tras la emergencia por el sismo, el artista inauguró la muestra Zonas oscuras en la galería Terreno Baldío de la colonia Roma
La exhibición está integrada por piezas de dibujo, fotografía, pintura y creaciones tridimensionales inéditas. (FOTOS: CORTESÍA JAVIER MARÍN)
11/11/2017
00:22
Alida Piñón
-A +A

[email protected]

El 18 de septiembre, el artista Javier Marín presentó una inauguración previa de la exposición Zonas oscuras en la galería Terreno Baldío, ubicada en la calle de Orizaba 177, en la colonia Roma. La muestra presentaba, por primera vez, obras que daban cuenta de su proceso creativo. Piezas a las que había condenado a no ver la luz, pero a las que le dio otro significado y de pronto, como epifanía, tuvieron todo un sentido.

Al día siguiente. La tierra se cimbró. Parte de la muestra estaba en el piso. El desorden. Obras, incluso, rotas. La inauguración ocurriría el 22 de septiembre, pero ante la emergencia que vivía la ciudad y frente a la necesidad de revisar el inmueble y las piezas, todo se pospuso.

Ayer, finalmente, la muestra individual que da cuenta de los momentos de los procesos constructivos contenidos en piezas de dibujo, fotografía, pintura y creaciones tridimensionales inéditas que, por primera vez, Javier Marín exhibe fuera de su taller, fue inaugurada en Terreno Baldío y se mantendrá abierta hasta enero próximo.

De acuerdo con el artista, Zonas Oscuras representa la oportunidad de encontrar cuatro series llamadas: Zonas Oscuras, Rebanadas, udos, Búsqueda del Modelo, las cuales resultan de investigaciones practicadas por el artista de forma paralela a su más conocida obra escultórica.

“En la colonia Roma, las cosas no estuvieron fáciles. Un día anterior al sismo tuvimos una inauguración previa y al día siguiente todo se cayó, había muchas cosas en el suelo, algunas estaban rotas, hubo que restaurar algunas, otras se tuvieron que reponer. Ante la magnitud de todo lo que sucedió, todo pasó a segundo plano. Las cosas materiales se vuelven poco graves frente a todo lo que sucedió. Sí hubo daños en mis obras, pero se reponen, se restaura y otra vez, a seguir. Como todo el país, andaba con la capa caída, pero ahora, también como todos, estoy con el ánimo de seguir adelante", explica en entrevista.

De acuerdo con la galería, Zonas Oscuras exhibe las investigaciones bidimensionales del artista. Incluye pintura e intervenciones sobre procesos fotográficos y sobre su propia obra escultórica. Es una investigación plástica que Javier Marín inicia en torno a la construcción y la deconstrucción, así como a las soluciones que por razones de composición el artista se ve obligado a imponer sobre el soporte de su trabajo.

“En la muestra presento algunos ejercicios que estaban en mi estudio, durante mucho tiempo se habían quedado ahí, guardados, no tenía ningún interés en exhibirlos porque eran ejercicios personales que formaban parte de la obra que sí sale del estudio, que sí podía enseñar. Y ahora, no lo sé, tuve el impulso de sacarlos y de que formaran parte del cuerpo de mi obra, porque al final forman parte de lo mismo”, dice.

El título, añade, responde a que en las pinturas que integran la muestra hace evidente las partes en las que tuvo complicaciones en el proceso. “Quise hacer evidente las partes en las que me atoré en términos de composición o color, en esas partes que no lograba resolver, decidí ponerles un parche oscuro. Me gustó la idea de hacer evidente las ‘incapacidades’ y acabaron teniendo una composición más armoniosa. La idea es resaltar las partes no resueltas, las áreas no luminosas porque todo forma parte de nosotros mismos, sin estas zonas oscuras estaríamos incompletos”, advierte el artista.

Esta idea de los parches, explica, salpicó al resto de las piezas que en total suman 99. “En todas las obras está la reflexión de la luminosidad y la oscuridad que nos conforma. Para mí, es reconocer que estoy hecho de ambas cosas. A nivel humanidad, a nivel país, podemos decir lo mismo. Es el resultado de años de trabajo, de lo que había en mi cabeza, de cómo han ido surgiendo las ideas. No he querido ser novedoso con esta exposición, sólo tuve la necesidad de presentar algo que me llevó muchos años. Cada obra tuvo su propio proceso y es de épocas diferentes y al ver todo junto, al ponerlos en un muro limpio, encontré valores que no vi antes, que no me pude dar cuenta. A lo mejor el tiempo te da la claridad de vista que en su momento no eran claras. Esto proceso se completó, tuvieron valor, se justificaron en mi obra. Me ha gustado mucho”, indica.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS