Leonora Carrington fue modesta y generosa, asegura su hijo

Pablo Weisz, hijo de la pintora Leonora Carrington, aseguró que sin el talento de ella, de quien este 6 de abril se conmemoran 101 años de su nacimiento, no hubiera pasado nada en él en el plano artístico
Leonora Carrington fue modesta y generosa, asegura su hijo
Leonora Carrington fue modesta y generosa, asegura su hijo
06/04/2018
10:42
Notimex
México
-A +A

El artista Pablo Weisz aseguró que se siente muy orgulloso de su madre Leonora Carrington, a quien describió como una mujer grandiosa, con una generosidad y una modestia enorme.

“Ella era muy de dejar a la persona que se desarrollara por sí misma, y eso es maravilloso en una mamá tan famosa, que haya tenido tiempo con mi hermano y conmigo de guiarnos, de decirnos una serie de pasos que no estaban en el manual para ser mamá”, indicó.

leonora-carrington_natalicio_weisz.jpg
Pablo Weisz recuerda a su madre Leonora Carrington como una mujer y pintora extraordinara. Foto: Fundación de Leonora Carrington

En entrevista con Notimex, aseguró que sin el talento de ella, de quien este 6 de abril se conmemoran 101 años de su nacimiento, no hubiera pasado nada en él en el plano artístico.

Narró que eran muy amigos y su relación fue extraordinaria; además, reveló que después de cierta edad ella ya no lo trató como su hijo, sino casi casi como su igual y estudió pintura con ella.

Pablo Weisz confesó que una de sus obras favoritas es “El milagro de San Antonio”, la cual es magnífica, aunque también recuerda con cariño el mural que hizo de “El mundo mágico de los mayas”.

“Yo la acompañé hasta Campeche y Yucatán para ver el área, y fuimos a Chiapas para ver todo lo que contenía la tradición en los mayas, el Popol Vuh y todo eso, el cual fue un viaje maravilloso”, compartió.

De igual forma, señaló que Leonora Carrington fue una gran representante del feminismo e incluso hizo un cartel famoso que se llama “Mujeres conciencia”, el cual “es muy bonito y mundialmente famoso”.

Aseguró que su madre hizo obras especialmente para él, aunque no fueron muchas ya que vivían de eso, de pintar; sin embargo, ahora las dona para que el público las pueda apreciar libremente.

“Ella fue educada como la mayor parte de los niños británicos de la alta burguesía, por la nana. Estaba llena de cuentos de hadas, de duendes y cosas así”, refirió en cuanto al surgimiento de ideas en torno a su obra.

Aunque Leonora nació en Lancashire, Inglaterra, se nacionalizó mexicana y vivió en este país más de 63 años, por lo que su hijo consideró justo que existiera un museo en su honor, pero ahora habrá tres, aunque confesó que a ella no le hubiera gustado, por lo modesta que era.

El mes pasado se inauguró un museo en el Centro de las Artes de San Luis Potosí, misma entidad en la que se abrirá otro recinto museístico más pequeño en Xilitla; además de la casa-estudio en la Ciudad de México, a cargo de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), donde fuera su hogar en la colonia Roma.

“En el museo las obras estarán al alcance de todo el mundo y el Consejo Leonora Carrington, que dirige el ingeniero Fermín Llamazares, tiene colecciones que se tratarán de enseñar”, mencionó.

Weisz realizó una narrativa de las obras de su madre en el libro “Leonora Carrington. Últimas esculturas 2008-2011”, el cual presentó en la pasada edición de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.

A lo largo de su carrera, Leonora publicó una serie de novelas, cuentos y obras de teatro, cine; pintó, hizo escultura y tapices; en la capital del país una de sus esculturas más famosas, el “Cocodrilo”, se encuentra en la calle de Havre esquina con Reforma, en la colonia Juárez. Falleció el 25 de mayo de 2011.

akc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS