"Anacleto Morones" llegó al Cervantino

La ópera de Víctor Rasgado, basada en un cuento de El llano en llamas, fue estrenada en el FIC con una sola función
En Anacleto Morones participan solistas del Estudio Ópera de Bellas Artes (ARIEL OJEDA. EL UNIVERSAL)
13/10/2017
00:24
Alida Piñón
Guanajuato
-A +A

[email protected]

En la entraña de la obra de Juan Rulfo habita el sonido y para descubrirlo se necesita de curiosidad y locura, dedicación y paciencia. El compositor Víctor Rasgado emprendió ese viaje a lo profundo del cuento “Anacleto Morones” de El llano en llamas y le dio vida a la primera ópera que se escribió en torno al universo rulfiano.

Tras ganar el Concurso Internacional Orpheus en 1995, la ópera Anacleto Morones tuvo la anuencia de la familia Rulfo, se publicó por Ricordi, la misma casa editorial de Puccini y se estrenó el 9 de septiembre de ese año en el Ciao Melisso de Spoleto. Desde entonces y pese a los esfuerzos del músico, no se llevó a escena nunca más. Hasta ahora.

A 23 años del estreno de esta ópera que narra la historia de un grupo de mujeres que quiere hacer santo al recién fallecido Niño Anacleto como forma de agradecerle los placeres sexuales que les prodigó en vida, ayer se estrenó escénicamente en México en el Festival Internacional Cervantino en el Teatro Principal con solistas del Estudio Ópera de Bellas Artes, escenografía de Jesús Hernández, dirección escénica de Luis Martín Solís; y con el Ensamble Cepromusic, bajo la dirección concertadora de José Luis Castillo.

El estreno estaba previsto para septiembre en el Teatro Jiménez Rueda, en el marco del Foro Internacional Música Nueva Manuel Enríquez, pero sucedió el sismo y todas las actividades se suspendieron y el espacio presentaba daños. Días después fue posible su reprogramación en el Teatro Orientación, pero sólo en versión concierto.

Rasgado lamentó que el estreno tenga sólo una función pese a los esfuerzos para llevarla a escena y a los largos años que la ópera tuvo que esperar ser montada en México. “Ayer le manifesté mi pesar, mi dolor y mi pena a un funcionario de la Secretaría de Cultura porque sólo tendrá una función, a pesar de tanto trabajo y de un presupuesto con dinero de toda la gente. Es una injusticia para los artistas y para la gente que se tenga que conocer por televisión o por fotografías. Le dije que quería que esto siguiera adelante, pero lo que pase después no depende de mí”, lamento el músico en conferencia. La respuesta del funcionario, dijo, fue: “Vamos a ver qué se puede hacer”.

“Sé que no es fácil. Íbamos a realizarlo en el Jiménez Rueda, pero con los sismos quedó averiado, por eso sólo hicimos un concierto en el Teatro Orientación. Sé que se necesita de mucha voluntad y esfuerzo, es una compañía de alrededor de 40 personas, entre músicos, cantantes, ayudantes. Hay mucha ópera mexicana que merece ser estrenada, conocida. En esta estamos hablando de una inversión de 600 mil pesos, pero es un presupuesto que no tiene nada que ver con los 8 millones que cuesta montar una ópera tradicional”, indicó Rasgado.

De todos los cuentos de El llano en llamas, el de “Anacleto Morones” fue el que más le interesó al compositor por la gran cantidad de diálogos, lo cual simplifica mucho el trabajo del libreto, y por el gran contraste entre el grupo de mujeres por un lado y la figura varonil de Lucas Lucatero, por el otro.

En esta versión, explicó Rasgado, se redujo de 10 a seis cantantes femeninas por cuestiones presupuestales, y hubo cambios en la instrumentación. “En Italia no tuvo dos secciones que ahora sí, porque el formato no lo permitía. En este sentido hay una nueva versión”, dijo.

“Traté de ceñirme lo más posible al texto de Rulfo. El escritor trata estos temas como lo hace la gente común, con humorismo, sarcasmo, pero también con una profunda crítica y que con la puesta en escena puede ser mucho más cruda. La participación de Luis Martín Solís fue fundamental, nos reunimos muchas veces para comentar lo que podíamos hacer y cómo resolver tantos problemas. Él decía que Rulfo es un clásico y como todos los clásicos, se puede transportar al tiempo presente. En Italia fue de una manera casi griega, ahora es en una concepción completamente mexicana y con un enfoque crítico muy fuerte. La obra del escritor está intacta, pero no es el mismo cuento, las escenas se modificaron para hacerla más dramática, se presentó a Clara Aparicio, viuda de Rulfo, se aprobó y se firmaron los derechos para llevarla a escena así”, dijo el compositor.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios