Se encuentra usted aquí

Presupuesto 2018: ¿castigo al INE?

11/11/2017
02:00
-A +A

El recorte de 800 millones de pesos al presupuesto del INE, dentro del Presupuesto Federal 2018, fue recibido por los consejeros del instituto como un “castigo” de los partidos políticos en el Congreso por las decisiones que han tomado en casos como el rebase de topes de gastos de campaña en Coahuila. “No hay otra razón para que sólo al Instituto le hayan aplicado un recorte tan drástico, como a ningún otro organismo autónomo ni dependencias del gobierno federal; nos están cobrando decisiones que no les gustaron en las recientes elecciones locales”, dice un consejero electoral consultado al respecto.

La disminución de recursos, en pleno año de elecciones y sobre todo en los que serán los comicios “más grandes y concurridos en la historia democrática del país”, donde se renovarán más de 3 mil 415 cargos de elección de los niveles federal, estatal y municipal, cayó como un balde de agua fría en la sede del Instituto Nacional Electoral que hoy es el responsable de los procesos electorales de todo el país.

El descontón que en plena madrugada le dieron las bancadas de diputados al organismo comicial, fue sobre todo leída en el edificio de Viaducto Tlalpan y Périférico como “un mensaje del PRI y del gobierno” por las posiciones y decisiones que la mayoría de consejeros tomaron con respecto a las elecciones en Coahuila, donde los dictámenes de la Comisión de Fiscalización, que documentaron un rebase de topes del candidato priísta Miguel Riquelme —aunque también lo hicieron con el panista Guillermo Anaya— fueron avalados por el Consejo General del INE y constituyen una causal de nulidad que hoy analiza el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, lo que ha retrasado la calificación de esa elección por parte de los magistrados.

Ayer mismo los consejeros fueron convocados por la mañana a reuniones “de emergencia” para revisar el recorte de recursos que representan cerca de 5% del total del gasto operativo de 18 mil 256 millones de pesos que el organismo había solicitado para 2018, y que la Cámara de Diputados bajó a 17 mil 456 millones. Las comisiones del INE tendrán que proponer en qué programas y actividades relacionados con los comicios se pueden disminuir recursos o incluso contrataciones eventuales para las distintas etapas del proceso electivo.

Al INE le quitan, pero no a partidos: Córdova. El extrañamiento oficial a la decisión de la Cámara de Diputados lo hizo el presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, quien calificó de “preocupante e inédita” la disminución de recursos ordenada por los legisladores y, aunque dijo que la acataran y asumirán el recorte, no dejó de cuestionar que mientras al organismo electoral se le disminuyó presupuesto, el gasto de los partidos políticos el próximo año será de 6 mil 788 millones de pesos.

Es decir, que la molestia al interior del INE es real. Saben que no fue casualidad que, por encima de cualquier otro organismo autónomo o dependencia del gobierno federal, los diputados, sobre todo del PRI pero también los de otros partidos que lo aprobaron, hayan decidido reducirle tantos recursos al órgano electoral. Es un mensaje claro del PRI y del gobierno al Instituto, disfrazado de una “medida de austeridad” que, de ser real, debió haber sido pareja a otras áreas del gobierno y sobre todo a los partidos y sus millonarios recursos.

Y aquí la pregunta que surge es si, de cara a las complicadas elecciones del próximo año, que se avizoran no sólo como las más grandes por el número de cargos a elegir, sino como quizás las más competidas, las más intensas y las más llenas de ataques y descalificaciones en la lucha por el poder, hay un replanteamiento de la relación entre el INE y el gobierno de Peña Nieto que, en actuaciones como la del Estado de México, muchos actores y observadores, vieron con recelo y desconfianza. ¿Se acabó, si es que la hubo, la luna de miel de algunos consejeros con Los Pinos y la venganza dictada desde el gobierno y ejecutada por las bancadas oficiales tensará esa relación en beneficio de la autonomía e imparcialidad que el INE y sus consejeros les deben a los ciudadanos y no a quién detenta el poder? Ojalá y que así sea.

Monreal se queda, ¿coordinará la campaña de AMLO? Ayer por la noche, en las casi 4 hora de carretera que separan la ciudad de Querétaro de la de San Luis Potosí, Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Monreal tuvieron, a bordo de la camioneta Suburban del dirigente de Morena, su primer encuentro cara a cara de los últimos cuatro meses. Monreal alcanzó al tabasqueño en la capital queretana y de ahí se subió a las 7:30 al vehículo en el que los dos solos en el asiento trasero, con el chofer como único acompañante, se dirigieron a la capital potosina donde iban a pernoctar.

La conversación versó sobre la decisión de Monreal de quedarse, a petición de López Obrador, en su partido y sobre las tres opciones que, se sabe, le han planteado al zacatecano a cambio de que “no se vaya con los partidos de la mafia”. Esas tres opciones son: la coordinación de la campaña presidencial del propio Andrés Manuel; la presidencia nacional de Morena o, en caso de ganar en 2018, la Secretaría de Gobernación. Hasta ayer, según fuentes del partido, no había una decisión tomada por parte de Monreal y era parte de lo que se conversaba en el trayecto a San Luis, que debió terminar cerca de las 11 de la noche.

A reserva de que se conozca la decisión del delegado en Cuauhtémoc, sobre cuál de las tres ofertas aceptará, lo que es un hecho es que Ricardo Monreal seguirá siendo morenista, a pesar de las diferencias y cuestionamientos que tuvo hacia ese partido y sus métodos de selección, y de que él fuera tachado de “traidor” y de “desagradecido” por el propio López Obrador. Al final es claro que en el dilema de Monreal se impuso la lógica del pragmatismo, porque no pudo obtener la candidatura del Frente Ciudadano por México que buscó insistentemente, y para la cual había conseguido el apoyo de varios grupos del PAN, MC y hasta de tribus del PRD, pero no paso al final, el filtro mayor de quién tenía que decidir esa candidatura: el jefe de Gobierno, Miguel Mancera, ni pudo vencer el veto y la resistencia de la dirigente del PRD, Alejandra Barrales, que nunca aceptó bajarse de sus aspiraciones para darle paso al morenista.

Todo indica que Mancera, que antes se acercó a Monreal y consideró la posibilidad de apoyarlo, vio finalmente con recelo y desconfianza la postulación del zacatecano que, según manceristas cercanos, llegó a ser visto como “un caballo de Troya de Marcelo Ebrard”, por el papel que jugó el ex jefe de Gobierno y acérrimo enemigo de Mancera, en el empuje y la insistencia con la que Dante Delgado apoyo la candidatura de Monreal.

Fue al final una lucha de “emes”: Mancera vio en Monreal a un caballo de Troya de Marcelo. Y el rebelde zacatecano, que llegó a cimbrar las sólidas y fieles estructuras de Morena, al final se decidió por la opción de “más vale Morena en mano, que mil frentes inexistentes e inciertos volando”.

Notas indiscretas… A diferencia de lo que dicen algunos de sus aspirantes, como el doctor José Narro, de que “muy pronto se sabrá el nombre del candidato”, en la dirigencia nacional del PRI dicen que no hay prisa y que los tiempos del viejo partido están marcados por el plazo electoral de precampañas del 15 de diciembre. “Nos vamos a ir hasta el límite, no antes”, afirma el dirigente priísta Enrique Ochoa. Y así parece confirmarlo la convocatoria emitida ayer para que el próximo lunes la Comisión Política Permanente sesione en Insurgentes Norte y elijan a los integrantes de la Comisión Nacional de Procesos Internos, que será el órgano que conduzca los procesos de postulación de candidatos a cargos federales, diputados, senadores y presidente de la República. Es decir que, el “dedo” de Peña Nieto se mueve “despacito” y hasta los primeros días de diciembre, sino es que el 14, dice Ochoa Reza, hará su apunte decisivo. O sea que los acelerados que ya ven un candidato despachando desde Hacienda tendrán que seguirse comiendo las uñas… Vaya mensaje el que mandó ayer el presidente de la Corte, ministro Luis María Aguilar, a los jueces y magistrados federales: “La corrupción es absolutamente inaceptable y debe combatirse sin tregua, sin demora y sin descanso”. Ante los funcionarios judiciales de todo el país que asistieron a la Asamblea de la Asociación de Impartidores de Justicia, ayer en Campeche, el también presidente del Consejo de la Judicatura Federal pidió a los jueces “ser enérgicos para castigar todos los casos de corrupción que han llegado a sus manos”. ¿En quién o quienes estaría pensando el ministro Aguilar? ¿En los Duartes, los Hernández, los Borges o en cuántos apellidos más?... En el mismo evento, al que acudió el gobernador de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas, la magistrada presidente del Tribunal de Justicia Administrativa de la CDMX, Yasmín Esquivel, secundó al presidente de la Corte, al pedir que los jueces y magistrados, dejen de impartir justicia en la oscuridad. “Es necesario que nos mostremos de cara a una sociedad que clama por ver a sus instituciones funcionar, sobre todo para sancionar a los malos servidores públicos y a los particulares que se ha coludido para abusar del Estado”, dijo la magistrada ¿Será que, además de destituir a delegados y funcionarios que incurran en desacato, ahora el Poder Judicial se va a poner las pilas para castigar a los corruptos. Ahí si se les va a juntar la chamba… Capicúa de los dados. Se repite el tiro.

[email protected]

Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios impresos y electrónicos de México.

Comentarios

 

MÁS EN OPINIÓN