Se encuentra usted aquí

El naufragio de Ricardo Anaya

El naufragio de Ricardo Anaya
24/06/2018
02:03
-A +A

El candidato presidencial de la coalición PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya, cerrará el próximo domingo un intenso ciclo que en menos de un lustro le permitió tomar por asalto a su partido, Acción Nacional; sostener durante varios años una engañosa seducción sobre el equipo del presidente Peña Nieto, y arrebatar una candidatura presidencial desde la que, por algunos meses, pareció rozar la posibilidad de conquistar la Presidencia de la República.

Cuando la cita ante las urnas ya está a la vista, sin previsiones que lo favorezcan, Anaya ha decidido comprometer el encarcelamiento de Enrique Peña Nieto para granjearse votos. Esa apuesta final está agudizando una ruptura ya en marcha al interior del PAN, que puede llevarlo a su extinción en la forma como lo conocemos ahora. En la ruta de su propio naufragio, el candidato quedó a merced de quienes lo impulsan hacia la convicción de que sin triunfo no hay mañana posible.

Uno de los enigmas del momento estriba en saber quiénes han ido llevando a Ricardo Anaya, paso a paso, amenaza tras amenaza, a escalar su apuesta y poner en riesgo con ello el futuro de una agrupación relevante en la historia moderna del país. Las señales apuntan hacia Jorge Castañeda, coordinador estratégico en la campaña, y a Javier Corral, el impetuoso gobernador panista de Chihuahua. Resultaría una ironía que ellos construyeran después, sobre la tumba política de su candidato, un nuevo proyecto con los escombros del desastre que ambos alentaron.

No todo pintó siempre, con tan sombríos tonos, la ruta del señor Anaya. En el arranque del año, durante los inicios de la campaña, el balance inicial del político queretano de 39 años daba fe de un ambicioso joven con capacidades arrolladoras. Incluso menudeaban quienes lo consideraban el “Plan B” de Los Pinos si se atorara la campaña del abanderado del PRI, José Antonio Meade. Así sucedió en 2006, cuando la más alta jerarquía priísta, controlada entonces por sus gobernadores, se decantó en favor de Felipe Calderón para impedir la llegada al poder de Andrés Manuel López Obrador.

Con ese antecedente, en los años iniciales de la presente administración, Anaya se empleó a fondo desde la Cámara de Diputados y desde Acción Nacional para cortejar al gobierno de Peña Nieto. No había propuesta que no adulara, iniciativa de las llamadas reformas estructurales que no avalara con votos y discursos. En tales afanes de seducción competía con el entonces gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, quien empleó incluso su cargo al frente de la Conago para ganarse las simpatías oficiales.

Pero el punto de quiebre lo representó la elección de 2017 en el Estado de México, que atrajo una ruptura entre Anaya, entonces presidente del PAN, y el primer círculo de Peña Nieto. Ese proceso electoral, vital para el ánimo presidencial, quedó pavimentado con acusaciones cruzadas de traición, hacia múltiples actores. Todo el proceso del relevo presidencial, en los diversos partidos, quedó marcado por lo que cada uno hizo, y no hizo, en los comicios mexiquenses.

Hoy los indicios disponibles, basados en reiteradas encuestas, apuntan que las probabilidades de Anaya Cortés de ganar las elecciones del próximo domingo son muy remotas. Dichos estudios de opinión parecen confirmarse con la dramática exasperación en la campaña del panista.

El camino hasta acá había sido luminoso para este hombre cuya biografía pública no incluye señal alguna de que haya experimentado alguna vez la derrota. El regreso a la realidad será muy amargo.

Anaya acusa en esta hora los efectos de haber dinamitado sus canales de interlocución con el PRI en el gobierno, ante el cual el PAN se desempeñó históricamente como un opositor leal y un negociador transigente, lo que derivó en una especie de cohabitación en el poder desde la administración de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994). El modelo apenas y se modificó durante el lapso (2000-2012) en que Acción Nacional protagonizó una alternancia. Por la fuerza de los votos, el PRI fue echado de Los Pinos efectivamente, pero cuando regresó halló la casa intacta.

Anaya Cortés encara también los efectos de la operación que condujo para imponer su candidatura desde la dirección del PAN, pasando por encima de otros actores, aspirantes a la postulación, y de cientos de líderes panistas desplazados en todo el país porque su dirigente cedió candidaturas al PRD y a Movimiento Ciudadano, con pocas o nulas posibilidades de triunfo, a cambio de encabezar un frente electoral que demostró ser una entelequia, un gigante con pies de barro.

Tan pronto como acabe el conteo de los votos emitidos el domingo; cuando se agoten los reclamos y los discursos, Ricardo Anaya y los suyos serán llamados bajo los reflectores de sus correligionarios y de la opinión pública. Será entonces la hora de rendir cuentas.

[email protected]

Es egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Diplomado por la Northwestern University en Administración de Empresas Periodísticas.
 

COMENTARIOS





Documento sin título

 
elektra ofertas CUPÓN ELEKTRA
netshoes ofertas

CUPÓN NETSHOES

cupon amazon

CÓDIGO PROMOCIONAL AMAZON

codigo descuento hawkers

DESCUENTO HAWKERS

descuento aliexpress

CUPÓN ALIEXPRESS

 


MÁS EN OPINIÓN