Se encuentra usted aquí

AMLO agita las aguas en la Corte

El máximo tribunal del país deberá elegir durante los últimos días de diciembre próximo al ministro que la presida. Para entonces ya tendremos un nuevo presidente de la República. Si es AMLO, como sugieren las encuestas, podría alterarse el proceso sucesorio en la institución cabeza del Poder Judicial
16/05/2018
02:05
-A +A

La hasta ahora no remontada ventaja de AMLO en las encuestas, también agita las aguas en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

El máximo tribunal del país deberá elegir durante los últimos días de diciembre próximo al ministro que la presida. Para entonces ya tendremos un nuevo presidente de la República. Si es López Obrador, como sugiere la fotografía demoscópica tomada hasta ayer a las preferencias electorales, podría alterarse la ecuación del proceso sucesorio en la institución que encabeza al Poder Judicial Federal.

No debe perderse de vista que Olga Sánchez Cordero, la mujer propuesta por AMLO para ocupar la Secretaría de Gobernación en caso de ganar las elecciones, es una ex ministra de la Corte. Y lo fue durante 25 años, conforme se dieron los ajustes en los períodos en el cargo, tras la reforma al Poder Judicial concretada en 1995 por el ex presidente Ernesto Zedillo.

Al cabo de ese cuarto de siglo en uno de los once asientos que conforman el pleno de la Corte, Olga Sánchez Cordero tejió una sólida relación con muchos de los que fueron sus pares, lo que no resultó fácil por su origen. Me explico:

La elección de un ministro de la Corte la hace el Senado de una terna que propone el presidente de la República en turno. En ellas tiene la prerrogativa de incluir a juristas que han hecho carrera dentro del Poder Judicial (jueces y magistrados) o que provienen de la academia o del ejercicio del derecho en ámbitos externos al Poder Judicial. La elección de los senadores procura mantener un equilibrio entre los externos y los internos.

El origen de Olga Sánchez Cordero es externo. Siendo notario público fue propuesta para el cargo por el ex presidente Zedillo. No es secreto que los ministros que coronan en el cargo su carrera judicial ven a los externos con cierto soslayo. Tampoco lo es que unos y otros suelen conformar y consolidar bloques.

Otro ministro externo es Arturo Zaldivar Lelo de Larrea, quien llegó a la Corte propuesto por el ex presidente Felipe Calderón. El prestigiado constitucionalista tejió una sólida relación con Sánchez Cordero y sería, si la ex ministra y AMLO deciden apoyarlo, un fuerte candidato para sustituir a Luis María Aguilar en la presidencia de la Corte, decisión que deberán tomar sus pares.

Zaldivar, como externo, podría concitar el respaldo de otros ministros que llegaron sin ser de carrera en el Poder Judicial. Es el caso de Eduardo Medina Mora, José Fernando Franco, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y Javier Laynez Potisek, No se considera aquí a José Ramón Cossío, proveniente de la academia, porque su encargo termina en noviembre próximo y no participará en esa votación.

Desde la reforma de 1995, sin embargo, sólo ministros de carrera han presidido la Corte y esa tradición podría imponerse. Se sabe que el hoy ministro presidente, Luis María Aguilar, de carrera judicial, apuntala a un aspirante del mismo origen. No podría ser Margarita Luna Ramos, quién sí votará, pero dejará el encargo en febrero de 2019. Los otros ministros de carrera son: Norma Lucía Peña Hernández, Alberto Pérez Dayán y Jorge Mario Pardo Rebolledo. Entre estos dos últimos estaría el candidato a suceder a Luis María Aguilar, en la lógica de proteger de influencias políticas externas al Poder Judicial federal.

El proceso se complicará, por otra parte, si el ministro Cossío no es sustituido inmediatamente después de que concluya su encargo en noviembre, ya que el pleno quedaría con diez integrantes, lo que abre la posibilidad de empates en las votaciones, tal y como ocurrió hace cuatro años, cuando Luis María Aguilar fue electo después de 35 rondas de votaciones.

La pregunta es, en el escenario de un triunfo de AMLO, si Olga Sánchez Cordero tiene el suficiente poder para inclinar la sucesión en la Corte.

INSTANTÁNEAS: 1. VIDEODENUNCIA. Juan Carlos Romero Hicks, candidato a diputado federal de la coalición PAN-PRD-PT por el cuarto distrito de Guanajuato, llamó a José Antonio Meade a desmarcarse de lo que llamó una campaña tipo “MONEX”. En un video mostró un certificado, firmado por el candidato presidencial del PRI, en el que pide a ciudadanos comprometer su voto antes de ir a las urnas. ¿A cambio de qué? No lo precisa el instrumento llamado “Avanzar contigo”.

2. TRANSPARENCIA. Pese a la ventaja demoscópica del candidato presidencial de Morena, el PRI está convencido que los resultados de la elección se dirimirán en el Tribunal Electoral. En ese sentido asegura haber sido escrupuloso en el reporte claro y puntual de gastos ante el INE de la campaña de José Antonio Meade. Denuncia “rezagos relevantes” en los informes de gastos de las otras agrupaciones políticas y sus candidatos.

3. NEGOCIOS. Eliseo Fernández aún es candidato del PAN a la alcaldía de Campeche y ya lo cacharon en el business. La grabación de una conversación telefónica con un interlocutor no identificado, lo muestra negociando ya el manejo de la nómina y otros procesos administrativos del ayuntamiento, “lo que deje más dinero… con la charola de alcalde”, dice.

4. VOTO VERDE. En la búsqueda del voto ciudadano, la CNC de Ismael Hernández Deras comprometió el apoyo del sector campesino del PRI en los 32 estados del país, durante la visita que hizo a esa central tricolor el recién designado líder del partido, René Juárez Cisneros. Asegura que se han fortalecido estructuras, activismo y movilización del sector campesino priísta.
 

[email protected]
@RaulRodriguezC
raulrodriguezcortes.com.mx

Raúl Rodríguez Cortés
Toda su vida profesional la ha dedicado al periodismo. Hace poco más de 40 años empezó como "hueso" (mensajero) en El Sol de México. Se enamoró desde entonces de las redacciones. Aprendió...
 

COMENTARIOS