Se encuentra usted aquí

Los derroches en Pemex

AMLO también planea vender aeronaves de las dependencias públicas y reducir al mínimo los gastos por viáticos y viajes de los trabajadores del Estado
23/07/2018
02:04
-A +A

Una de las dependencias públicas que tendrá que ser revisada a fondo por la nueva administración de Andrés Manuel López Obrador es Petróleos Mexicanos (Pemex). No sólo por los casos de corrupción como el de Odebrecht, sino por el derroche de dinero con el que opera la empresa productiva del Estado.

Uno de los asuntos más polémicos son los aviones que se encuentran en comodato con la Secretaría de la Defensa Nacional y están resguardados en la Base Aérea número 1 de Santa Lucía. Se trata de un avión tipo Cessna Citation Sovereign 680, modelo 2009, por el que Pemex pagó 15.5 millones de dólares, y un Gulfstream Aerospace G-550, fabricado en 2010, con un valor contable de 599 millones de pesos.

El argumento de la compra de estas aeronaves, a un sobreprecio, según documentó el portal Eje Central, era fortalecer la supervisión en las zonas de incidencia delictiva en materia de robo de hidrocarburos.

No obstante, en febrero de 2017, la Auditoria Superior de la Federación publicó un extenso documento con irregularidades, entre ellas vuelos injustificados en dichos aviones por parte directivos como Emilio Lozoya.

En enero de 2018, Pemex reconoció que las aeronaves representan un gasto importante con altos costos de mantenimiento, consumo de turbosina y primas de seguro.

En 2016, por ejemplo, se erogaron 5 millones 574 mil dólares para el mantenimiento del Gulfstream Aerospace G-550 y 499 mil pesos por concepto de turbosina. Además, se destinan cerca de 130 mil dólares al año en la prima de seguro.

“Estos recursos pueden ser aprovechados en otros rubros de gasto o inversión para la línea de negocio y la consecución del objeto de la empresa”, reconoció Pemex en un documento interno fechado el 15 de enero de 2018.

Pemex también derrocha grandes cantidades de dinero en la renta de coches para sus directivos. En 2017 gastó más de 19 millones de pesos en el arrendamiento de camionetas para el personal del corporativo y de sus subsidiarias, de acuerdo con una solicitud de información hecha a través del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales.

La empresa productiva del Estado que dirige Carlos Treviño también gasta muchos recursos en la compra de computadoras personales. En 2017 destinó un total de 78 millones 227 mil pesos que adquirió a través de la empresa Servicios Técnicos Especializados. De 2013 a 2017, gastó un total de 418 millones de pesos en la compra de laptops de la marca Lenovo.

Por si fuera poco, en el periodo 2012-2016 destinó 110 millones de pesos al mantenimiento de casas habitación de sus directivos.

En Pemex, como publicamos en un texto anterior, se pagan sueldos de más de 500 mil pesos al mes a altos directivos, cuyas prestaciones también incluyen un chofer privado.

Es el caso de la subsidiaria PMI Comercio Internacional y su director Ignacio Arroyo Kuribreña, primo del ahora ex candidato por el PRI a la presidencia de la República, José Antonio Meade, cuyo salario es de 302 mil dólares anuales, lo que se traduce en pesos mexicanos en una cifra cercana a los 500 mil pesos al mes.

De acuerdo con información oficial, el salario más bajo de los directivos de dicha oficina asciende a los 140 mil dólares anuales, unos 230 mil pesos mensuales más prestaciones, entre las cuales se encuentran un vehículo y chofer particular.

El virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha propuesto un plan de austeridad que plantea bajar los salarios a los funcionarios de la nueva administración federal. La intención es recortar a la mitad las percepciones de los altos funcionarios públicos y retirarles las prestaciones, como seguros médicos privados y el uso de vehículos y choferes.

AMLO también planea vender las aeronaves de las dependencias públicas y reducir al mínimo los gastos por viáticos y viajes de los trabajadores del Estado.

Octavio Romero Oropeza, quien fuera Oficial Mayor durante el gobierno de la Ciudad de México, se perfila para ocupar la dirección general de Pemex, aunque el nombre de Lázaro Cárdenas Batel, hijo de Cuauhtémoc Cárdenas y ex gobernador de Michoacán cada vez suena más fuerte para encabezar a la empresa petrolera.

Fluvio Ruíz, ex consejero de Pemex y Mario Delgado, senador por Morena, se quedarían fuera de la competencia.

 

 

Twitter: @MarioMal.
Correo: [email protected]

Mario Maldonado
Mario Maldonado es periodista de formación. Se graduó de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y se ha especializado en asuntos de negocios, finanzas y economía en instituciones de México y...

Comentarios