Se encuentra usted aquí

El candidato X

Las principales fortalezas de González Guajardo son su activismo en temas como la educación y combate a la corrupción y la impunidad
25/09/2017
01:55
-A +A

Claudio X. González Guajardo tiene la mesa puesta para ser candidato presidencial en el 2018. El hijo de uno de los decanos del empresariado mexicano, Claudio X. González Laporte, es visto por los hombres de negocios como el “caballo negro” más competitivo debido a su labor al frente de la organización civil Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad. La coyuntura política, de recortes al presupuesto de los partidos y la sensibilidad social, le suman puntos. Quienes le han cuestionado esta posibilidad reciben casi siempre la misma respuesta: “mi labor, por ahora, ha sido ciudadana, no política”, pero no se descarta como posible candidato. Su padre, el consejero de los ultrarricos de México, es quien más lo impulsa y pese a que los miembros del llamado Frente Amplio han rechazado acercamientos con él, la realidad es que sí han habido conversaciones informales al respecto.
El pasado 4 de septiembre adelantamos en esta columna que la publicación del “reclamo” que hizo el presidente Enrique Peña Nieto a Claudio X. González Laporte por la cobertura anticorrupción de la organización que dirige su hijo fue considerada como una ruptura con el régimen actual y como el banderazo de salida de una posible candidatura de González Guajardo hacia 2018. Ahora, esa posibilidad es más latente conforme va reconfigurándose el escenario político del próximo año.

Dos empresarios cercanos a Don Claudio X. aseguran que tiene la intención de convertir a su hijo mayor en el próximo presidente de México. A diferencia de otros multimillonarios como Carlos Slim, cuyos nombres han sonado constantemente para la presidencia de México, el accionista principal de Kimberly Clark México sí tiene aspiraciones políticas y dice identificarse con Joe Kennedy, padre del ex presidente estadounidense John F. Kennedy y de los senadores Robert y Ted Kennedy.

Claudio X. González Guajardo no es aún un personaje conocido a escala nacional, pese a que aparece recurrentemente en los medios de comunicación y visitó la mayoría de los estados del país durante su cruzada por la educación. Sin embargo, su cercanía a los grupos de poder, principalmente del empresariado mexicano, lo convierten en un candidato potencial que podría contar con el apoyo mediático de la iniciativa privada.

Dados los tiempos políticos, una candidatura independiente de González Guajardo se ve cuesta arriba, pero sería un personaje que podría mantener unido el Frente Amplio formado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano. Su candidatura, por ejemplo, evitaría la ruptura de dicha coalición, pues la declinación de cualquiera de los posibles candidatos por uno que abandera la lucha contra la corrupción sería bien visto. Esa es la lectura de algunos empresarios consultados por esta columna.

Las principales fortalezas de González Guajardo son su activismo en temas como la educación y combate a la corrupción y la impunidad. Sus investigaciones han incomodado tanto a los gobernantes que el presidente Peña habría reclamado la cobertura que ha dado su organización a los temas de corrupción, mientras que Ricardo Monreal, el delegado en Cuauhtémoc, lo acusó de lavado de dinero y desvío de recursos.

González Guajardo enfrentará, sin embargo, más resistencias que las de los partidos y el gobierno. Su nula experiencia política y las relaciones de poder de su padre, quien por más de tres décadas ha sido uno de los principales enlaces entre el gobierno y los empresarios, le restan puntos.

Infraestructura resiste. Tras los terremotos del 7 y 19 de septiembre la infraestructura del país se mantuvo prácticamente intacta. Según la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, a cargo de Gerardo Ruiz Esparza, 24 horas después del sismo del martes pasado sólo hubo daños menores, como el de la autopista México-Acapulco, donde se fracturó un puente a la altura del kilómetro 109.

Otros incidentes menores se presentaron en la carretera federal Toluca-Taxco y en el ramal Tlamacas.

En general, la infraestructura de comunicaciones y transportes resistió y las autoridades reaccionaron a tiempo al dejar libre de peaje autopistas como la México-Toluca, Chamapa-Lechería, México-Puebla, México-Cuernavaca y México-Acapulco, entre otras.

Asimismo, se abrieron las redes de WiFi de los tres mil 700 sitios de México Conectado, las oficinas de Telecomm y el Servicio Postal Mexicano.
Una buena para la SCT.

Twitter: @MarioMal Correo: [email protected]
Mario Maldonado es periodista de formación. Se graduó de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y se ha especializado en asuntos de negocios, finanzas y economía en instituciones de México y...

Comentarios

 

MÁS EN OPINIÓN