Se encuentra usted aquí

Una veladora para Fátima

11/09/2017
02:13
-A +A

Hay historias que duelen más.

El pasado viernes 8 de septiem-bre, policías del Estado de México encontraron el cuerpo sin vida de Fátima, una joven de apenas 15 años de edad.

Los policías no lograron precisar, a simple vista, la causa de su muerte. No había señales graves de “violencia exterior”, aunque una nota indicó que “se apreciaban huellas de golpes en la cara, por tener laceraciones en ambos pómulos y barbilla”.

Fátima estaba vestida y calzada. Llevaba tenis blancos, pantalón azul de mezclilla y una blusa roja con bordados de la Universidad La Salle. Era alumna de preparatoria del plantel Condesa. Acababa de ingresar hacía solo unas semanas.

Una sudadera gris le cubría la cara parcialmente. Sus asesinos la habían abandonado al lado de un canal de aguas negras, entre basura y yerbajos. Tenía las manos atadas por la espalda. No había indicios de que la hubieran privado de la vida en el sitio en donde abandonaron su cuerpo: la esquina de Río de los Estados y Río San Joaquín, en la colonia El Salado, municipio de la Paz.

Ese viernes, Fátima salió de su domicilio en la colonia Providencia, de la delegación Gustavo A. Madero, acompañada por su padre. Eran aproximadamente las 5:30 de la mañana.

El hombre declaró que antes de abordar su vehículo un hombre con pasamontaña y pistola se acercó a él. Lo obligó a tirarse a al piso. Le ordenó que no volteara. Luego le susurró que debía juntar cinco millones de pesos.

El padre alcanzó a ver que varios hombres se llevaban a su hija en un auto.

El secuestro fue reportado a través de redes sociales. Este es el mensaje, tal como se publicó:

“Buenos días amigos por favor nos pueden apoyar el día de hoy a las 5:30 fue secuestrada la niña Fátima “N” de 15 años en la delegación Gustavo A. Madero le fue arrebatada a su papá en el momento en que salían de su casa en la colonia providencia les suplicó puedan compartir.

Cabello corto

Ojos café claros

Tes morena clara”.

Unas horas más tarde, los familiares de la joven denunciaron los hechos ante la Fiscalía Antisecuestro de la procuraduría capitalina.

Cerca de las 11:30 de la mañana se recibieron dos llamadas. Eran las llamadas para el pago de rescate, pero eran llamadas muy extrañas.

En la primera, un hombre exigió cinco millones de pesos. En la segunda, solo 150 mil.

Quienes llamaron dijeron que tenían secuestrada a la muchacha. El padre pidió que se la pasaran. Ninguno de los sujetos lo hizo.

Es probable que para entonces Fátima estuviera muerta.

Al poco tiempo se recibió una llamada al C2 de la policía municipal de La Paz. Refería que una joven con uniforme de La Salle estaba muerta sobre la carpeta asfáltica.

Las autoridades de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México indicaron que el cuerpo no presentaba huellas de tortura o violación. De acuerdo con una nota, se abrió una carpeta de investigación por feminicidio.

Los secuestradores siguieron llamando a la familia de la víctima. Hasta que la nota que informaba del hallazgo del cuerpo apareció en los diarios.

Entonces volvieron a llamarle al padre de la joven para decirle:

—Ya no te vamos a marcar.

Las cámaras de vigilancia de la Ciudad de México revelaron la trayectoria de dos vehículos. La procuraduría capitalina y la fiscalía general del Edomex han iniciado “un intercambio de información y la aplicación de inteligencia conjunta”.

Los secuestradores se desplazaron de la Gustavo A. Madero al municipio de La Paz. En algún punto de esa ruta Fátima murió.

Tenía 15 años. Solo 15 años.

Hay historias que duelen más. Su muerte no debe quedar impune.

@[email protected]

Comentarios

 

MÁS EN OPINIÓN