Se encuentra usted aquí

Una silla Luis XV para los necesitados

19/06/2018
01:50
-A +A

La expansiva senadora de la República doña Layda Sansores es la más rutilante estrella del firmamento senatorial mexicano desde, por lo menos, su antecesora Irma Serrano, alias La Tigresa, aquella otra senadora de la República que lo fuera hace 20 años por el estado de Chiapas, lanzada por un partido que se llamaba el PRD.

(Por cierto, algo que no se nombra con la palabra azar dispuso que la senadora Tigresa —augusta y escipiona, cicerona y catilina— figurase también en la prensa semanaria, pues apareció inter titulares luego de que trasladó su ambulante Museo de la Esperpentia a un mitin del candidato AMLO, quien procedió a manifestarle el mucho afecto que le guarda besando su mano con devoción valiente. Y vaya que se necesita valentía para besar esa mano que, tiempo ha, amorosamente recorría el cuerpo febril de un prohombre previo, ni más ni menos que el de Díaz Ordaz, quien también amó sinceramente a la antedicha Tigresa.)

La cosa es que a veces, junto a mujeres probas, honestas y de probada inteligencia, le da a la izquierda patria por no ahorrarse ingenio a la hora de sembrar flores legisladoras en los amplios jarrones de la democracia nacional; unas flores francamente tan espectaculares en lo cosmético como intensas en lo íntimo, bravías, entronas y echadas pa’lante cuando de proteger a los más pobres se trata.

Como es sabido, la senadora Layda —militante del Partido del Trabajo (línea de masas) y candidata a alcaldesa delegacional— se hinchó en los medios luego de que una investigación periodística descubriera que empleó profusamente 700 mil pesos del erario en algunos objetos imprescindibles para el correcto desempeño de sus funciones legislativas.

La senadora se justificó en un video declarando lo siguiente: “Todo senador tiene como sueldo una partida que se llama dieta y otra que le entregan por… le llaman gastos legislativos, pero todo forma parte de tu sueldo y que tú puedes decidir libremente qué vas a hacer con él”.

Así pues, cuando la patria le entrega erario a un senador con la etiqueta “gastos legislativos”, en realidad le entrega dinero para que lo utilice en lo que le venga en gana.

No es poco: lo que la senadora Layda llama “dieta” —dicho sea sin ironía— asciende a 236 mil pesos mensuales. Y lo que llama “gastos legislativos”, que deben ser comprobados, ascienden a unos 150 mil pesos más (aunque es confuso y hay quienes dicen que son 230 mil). Si se multiplica por 128 senadores…

En el mismo video, Lady Layla declara que “soy una mujer afortunada y he tratado de que no se invierta en cuestiones personales, pero si me quiero comprar un tinte pues puedo hacerlo.” Y agrega: los “Gastos Legislativos” son “apoyos personales de las gentes necesitadas que acuden a nosotros”. En su calidad de senadora, pues, recibe tal cantidad de dinero que le alcanza hasta para darse el lujo de la compasión.

Sería formidable, por otro lado, conocer las explicaciones de los jurisperitos y jurisconsultos afines a AMLO que ya han declarado inocente a la legisladora. Sería enriquecedor saber cómo, en la teoría y en la práctica del Estado moderno, puede ocurrir que la adquisición de una “SILLA LUIS XV DE TERCIOPELO PLATEADA” califique de “gasto legislativo”. O entender cómo gastar dinero público en “VASOS HIGH BALL MONROE” fortalece a la democracia, o cómo la adquisición de “TINTE PARA CABELLO ROJO PROM” protege a los más pobres.

Tanto el señor AMLO como sus ideólogos (incluyendo a una señora Irma Sandoval, a quien ya nombró futura titular de la Función Pública) la han proclamado inocente. La senadora abundante ha merecido benevolencia a priori. ¿Hasta cuándo, Catilina?

AMLO ha declarado una y otra vez la guerra a la corrupción general. Qué bueno. Pero qué malo que aún antes de acometer tan ardua empresa ya sentencie que, cuando se trata de sus amigos, la guerra a la corrupción general se metamorfosea en una “guerra sucia” particular. Y AMLO ha criticado aquello de que la benevolencia es para los amigos y el rigor de la ley para los adversarios…

¿Hasta cuándo, Catilina…?

Guillermo Sheridan (1950) es investigador en la UNAM y periodista. Ha publicado varios libros académicos sobre la cultura mexicana moderna, en especial sobre su poesía. Su trabajo como periodista ha...
 

COMENTARIOS

MÁS EN OPINIÓN