Se encuentra usted aquí

Elecciones 2018: ¿dónde están las propuestas por la igualdad de género?

02/06/2018
01:59
-A +A

No cabe duda que ha habido avances significativos con relación a la participación política de las mujeres en México. Cabe destacar el presupuesto de los partidos políticos destinado para la capacitación en liderazgo político de las mujeres; la aprobación de cuotas en las listas electorales a cargos de elección popular, y la reforma en materia de paridad de género para los poderes legislativos. Sin embargo, las plataformas de género y las propuestas por la igualdad de los candidatos a la Presidencia de la República no son lo suficientemente fuertes para impulsar un cambio verdadero en favor de las mujeres.

Las cuotas de género no son suficientes para acabar con la desigualdad en nuestro país. El resultado de estas acciones afirmativas no necesariamente implica la disminución de la violencia de género y un alto a los feminicidios; tampoco la eliminación de la discriminación en el ámbito laboral, la falta de oportunidades, la feminización de la pobreza, entre otras barreras que enfrentan las mujeres.

Por supuesto que es necesario elevar el nivel de influencia de las mujeres en el ámbito político, pero los candidatos también deben impulsar una agenda de género hacia la equidad. Las mujeres en la política todavía son una minoría que se enfrenta con obstáculos incluso dentro de las esferas de poder. Sin embargo, esto no debe ser un pretexto para que los demás no tomen cartas en el asunto. El trabajo por la equidad de género no es un esfuerzo de las mujeres por las mujeres, sino de hombres y de mujeres por el bien común. Solamente mediante la cooperación podremos avanzar hacia una sociedad más justa y equitativa.

Me preocupa que, a pesar de la importancia de la equidad de género, las propuestas de los candidatos a la presidencia sean tan débiles en este sentido y el tema no ocupe un lugar prioritario en su agenda. En sus plataformas, los candidatos mencionan la importancia de la equidad de género, el respeto a los derechos humanos y la inclusión social, pero carecen de líneas de acción específicas para reducir las marcadas brechas de género en el ámbito social, político y económico. Definitivamente, no es suficiente atender el problema de los embarazos tempranos e incrementar la oferta de guarderías. Tampoco los esfuerzos se deben detener en un hashtag y una campaña en redes sociales. Claro que es importante un salario igualitario, pero ¿exactamente cómo se puede alcanzar esta meta? No existe una perspectiva de género transversal en sus plataformas electorales y programas de gobierno.

Las mujeres desempeñan un papel fundamental en el desarrollo económico y social del país. No deben ser consideradas como una población vulnerable que requiere ser atendida mediante políticas asistencialistas. Al contrario, deben ser reconocidas como sujetas de derechos y agentes de cambio hacia un futuro más próspero. Se necesitan propuestas concretas para avanzar en el cumplimiento de los derechos humanos de las mujeres y promover la igualdad. Entre otras recomendaciones, resulta relevante darle prioridad política y asignación de presupuesto a áreas prioritarias que afectan su calidad de vida como: salud, educación, empoderamiento económico, participación política y acceso a la justicia.

Es necesario dejas atrás prejuicios culturales y estereotipos de género que imponen modelos arcaicos de lo que implica ser mujer o formar una familia.

Basta de que las mujeres mexicanas sigan enfrentando situaciones de discriminación, violencia y desigualdad de forma cotidiana. Necesitamos propuestas que se traduzcan en cambios significativos en sus vidas. La agenda de género debe fortalecerse. Para esto, es fundamental la transversalización de la perspectiva de género en las políticas públicas y, por supuesto, un mayor compromiso económico y político de todos los actores, no solamente de las mujeres y las instituciones dedicadas a esta causa. Lograr la igualdad de género es, sin duda, uno de los desafíos más importantes, ya que resulta una condición esencial para la consolidación democrática y el desarrollo sostenible de un país.

Fundadora de la Fundación Angélica Fuentes
Fundadora de la Fundación Angélica Fuentes