Se encuentra usted aquí

Bullying contra los corruptos

Si con estas críticas a las instituciones que el presidente Peña Nieto lamenta y califica como bullying, las cosas están como están, la gran pregunta es: ¿cómo estaríamos sin este bullying a las instituciones?
15/11/2017
02:06
-A +A

Me imagino a la hoy ex presidenta de Corea del Sur, Park Geun-Hye, lamentando que fue víctima del bullying. Que por eso surgió la Revolución de las Velas que terminó sacándola del poder a ella y que puso a los directivos de Samsung, la empresa más grande e importante de ese país, en prisión.

 

Fue solo por bullying. Bullying ante una pobre presidenta que tenía una amiga, Choi Soon-sil, que manejaba a la titular del Ejecutivo a su antojo y, mediante esa cercanía, logró que su hija, Chung Yoo-ra, dedicada a la equitación, fuera admitida en una de las mejores universidades de Corea y que Samsung le regalara un caballo sumamente elegante y competitivo.

 

Esas fueron las dos gotas que derramaron el vaso de la corrupción en Corea del Sur. Un país que estaba acostumbrado a las trampas y los cochupos, allá los llaman chaebols, y que decidió hace poco más de un año, el 28 de septiembre de 2016, ponerle punto final a estas prácticas, mediante el Acta Kim Young-ran.

 

Esta política regula las prácticas que antes se consideraban tradición en las relaciones entre servidores públicos y empresarios. Prohíbe invitar a los políticos o periodistas a comidas que impliquen un gasto mayor a 25 dólares; dar regalos más caros de 45 dólares y otorgar más de 100 dólares en efectivo como regalos de boda o funerales. Para los maestros de escuela la cifra máxima permitida en cualquiera de estos rubros es de CERO wons (moneda de Corea del Sur).

 

Esta Acta anticorrupción afectó de arranque a cuatro millones de servidores públicos (quienes, por cierto, en Corea no pueden pertenecer a ningún partido, salvo los secretarios de Estado). Pero como tiene prohibiciones para las familias de los servidores, el Acta Him Young-ran ha afectado prácticamente a todos los ciudadanos.

 

Ciudadanos que decidieron que querían que se implementara un cambio. Que estaban cansados de que ya en dos ocasiones anteriores Samsung había estado señalada de chaebols, de corrupción, sin que ninguno de sus directivos pisara la cárcel.

 

Cansados de que la entonces presidenta Park Guen-Hye traicionara la confianza del pueblo. Y por eso los 8 magistrados de la Corte Constitucional de Corea del Sur fallaron por destituir a la presidenta. Por sacarla de la Casa Azul presidencial. Ese escándalo implicó 7.8 millones de dólares y acabó con su carrera política.

 

Actualmente la Cámara de Comercio e Industria coreana hizo una encuesta a 600 empresas y 300 grandes corporativos. 83.9 por ciento de éstos dijeron que la ley anticorrupción ha tenido un impacto positivo en la sociedad. 71.5 por ciento dijo que ha mejorado la cultura de los servidores públicos y 72.5 por ciento que ha mejorado la cultura corporativa.

 

Además de la voluntad del sucesor de Park Geun-hye, Mon Jae-In, un papel fundamental ha sido la colaboración de la sociedad, ya que la ley anticorrupción contempla un esquema de recompensas para los ciudadanos que reporten actos de corrupción. Actos que pueden ser tan simples como una fotografía de un servidor público comiendo y bebiendo en un lugar suntuoso con un empresario.

 

Hoy la cultura de estas comidas y regalos ha sido modificada. El 90 por ciento de los surcoreanos creen que la ley anticorrupción está funcionando. Y demuestra que actos considerados como normales por normas culturales pueden ser modificados.

 

Esto en tan solo un año. Aquí en México se ha creado un Sistema Nacional Anticorrupción desde el año 2015 y de éste no ha podido ni ponerse a prueba su eficacia porque sigue acéfalo. A pesar de las críticas de ONG que han buscado impulsar el sistema.

 

Si con estas críticas a las instituciones que el presidente Peña Nieto lamenta y califica como bullying, las cosas están como están, la gran pregunta es ¿cómo estaríamos sin este bullying a las instituciones? ¿Ahogados en más corrupción? ¿Es posible más corrupción?

@AnaPOrdorica
www.anapaulaordorica.com

Comentarios