Se encuentra usted aquí

Herencia maldita

Alejada la amenaza de degradación de la calidad crediticia del país al trocar las calificadoras sus expectativas de “negativa” a “estable”, el gobierno afloja su propósito de enmienda en materia de sobrendeudamiento, ubicando el cierre del sexenio en el equivalente al 47.3% del Producto Interno Bruto
11/09/2017
02:03
-A +A

La promesa inicial era reducir el débito total al 46, aunque la última corrección hablaba de 46.6, frente al escenario prudencial de 42 reclamado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). El gobierno al relevo, pues, apenas tendrá un margen de maniobra para hacer frente a la exigencia de mayor crecimiento económico, colocándose en la mesa la tentación de nuevos impuestos, tras un paréntesis de cuatro años.

Con una recaudación esperada de 4.7 billones de pesos, 0.9% más que este año, en el marco de la menor plataforma de producción de petróleo en 30 años, 983 mil barriles diarios, el gobierno plantea un gasto de 5.2 billones.

El déficit equivale al 2.5% del PIB, que necesariamente deberá compensarse con nueva deuda o mayor recaudación.

La bola de cristal, en afán de darle margen de maniobra al Congreso para “ajustar” el gasto, plantea un promedio de 46 dólares por barril, frente a los 49 que llegó a cotizarse.

Hacia el mismo punto pareciera apuntar el paréntesis conservador de 18.1 pesos por dólar.

Anunciada en el proyecto preliminar de presupuesto de marzo pasado una reducción del gasto programado de 43 mil 800 millones de pesos, equivalente al 0.2% del PIB, el menor en los últimos tres años, la
discusión legislativa apuntará a quienes serán los damnificados.

Hasta hoy el peso ha caído sobre Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad, incrementándose, en contraste, el presupuesto de la Presidencia de la Republica y el de las secretarías de Defensa y Marina, además de la de Desarrollo Social.

La tentación, en un año electoral, apuntaría a multiplicar este último, y reforzar los de educación y salud.

Además de una pesada deuda tangible, el gobierno le dejará al relevo otra no incluida en los estados financieros. Estamos hablando del colosal déficit en materia de reservas para jubilaciones y pensiones de servidores públicos adscritos a los gobiernos estatales y municipales; a las universidad públicas y a los bancos de desarrollo, además, naturalmente, de los trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Aunque la estabilidad en el marco impositivo le da certeza a los inversionistas, el problema es que de la mediocridad en el crecimiento se culpa, justo, lo que se califica de carga excesivo, sobre todo en materia del Impuesto sobre la Renta.

De aprobar el Congreso de Estados Unidos la propuesta tributaria de la Casa Blanca, que plantea una reducción drástica en los impuestos corporativos y de personas físicas, México enfrentará una desventaja competitiva.

Digamos que el escenario para el próximo año diseñado por la Secretaria de Hacienda apunta a la tranquilidad, pero no a la certeza.

Ahí la llevamos.

Balance general. A diferencia del gobierno, algunos gremios productivos ya tienen su plan B en la eventualidad de que se descarrile la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. La industria farmacéutica, por ejemplo, plantea voltear la cara hacia Cuba, España y la India en materia de abasto de materias primas.

Además de insumos, el país compra de su vecino del norte dispositivos médicos y artículos de diagnóstico.

Sin embargo, a decir del presidente de la Unión Nacional Interdisciplinaria en Farmacias, Clínicas y Consultorios, Oscar Zavala Martínez, con Canadá no habría problema dado que las importaciones de insumos y productos terminados en la materia se han incrementado.

Como usted sabe, el 70% de los ingredientes los importa el país.

Del otro lado de la moneda, se exportan productos de higiene y belleza; suplementos alimentarios y derivados del nopal y otras cactáceas.

Donde no se tiene mayor problema es en medicamentos genéricos, cuya producción se ha multiplicado en los últimos años.

Cabildeo en cintura. De aprobarse una iniciativa para modificar el Reglamento del Senado de la República, se impondrán reglas más rígidas para la actividad de los cabilderos o lobbistas, es decir quienes, contratados por firmas privadas, tratan de influir en la confección o modificación de leyes.

Implantado hace tres años un registro de éstos, bajo el nuevo escenario se les impide el acceso al salón de sesiones limitándose su posibilidad a solicitar audiencias con algún senador que esté dentro.

La obligación habla de cancelarles el registro cuando planteen información falsa como argumento.

Tanto las Comisiones como los senadores en lo individual estarán obligados a entregar informes bimestrales de las actividades que desarrollen con cabilderos.

A cuentas. A iniciativa del bloque panista en el Senado, se está exigiendo comparecer a la plana mayor de Petróleos Mexicanos, es decir el presidente del Consejo de Administración, Pedro Joaquín Coldwell, los consejeros independientes y el auditor interno, para informar sobre su sanción de cara a diversas acciones durante la administración de Emilio Lozoya Austin.

Además de la presunción de corrupción en contratos otorgados sin licitación al calce a la firma brasileña Odebrecht, en la orden del día estará la adquisición de las firmas de fertilizantes Agronitrogenados y Fertinal y los vuelos privados del exdirector general en uno de los helicópteros de la empresa.

De darse, la encerrona será de antología.

Rebatiña. Aunque no está descartada aún la posibilidad de que el Senado promueva extemporáneamente la reelección del presidente del Instituto Federal de Telecomunicaciones, Gabriel Contreras, en el incierto se ha desatado la grilla al interior del organismo.

En la pelea por el cargo están Adolfo Cuevas, cuyo hándicap son los señalamientos de parcialidad hacia algunos de los entes regulados; María Elena Estavillo, Mario Fromow y Arturo Robles.

El cargo lo ocupa interinamente Adriana Labardini.

Conclave. En el marco del Congreso Internacional de Recursos Humanos realizado la semana pasada se planteó la posibilidad de que la Asociación Mexicana de Dirección en Recursos Humanos que encabeza Pedro Borda se convierta en actor neutral frente al debate por la asimetría salarial en el marco de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

En el evento se reconoció como ejecutivo de Relaciones Públicas del año a Gustavo Alfonso Bolio Gómez del Grupo Brisas.

Periodista, cronista de la Ciudad de México, hombre de letras y, al mismo,tiempo profesional de la economía. Analiza en la radio y en la prensa los difíciles problemas financieros del país y del...

Comentarios

 

MÁS EN OPINIÓN