Se encuentra usted aquí

Crean muros contra la delincuencia

“Piensan que por estar en la Colonia Guerrero, vas a delinquir. Pero luchamos por salir adelante", dice una de las creadoras del Corredor de Arte en una de las zonas más violentas de la CDMX
02/09/2017
00:00
-A +A
Por: Anahí Gómez
La delegación Cuauhtémoc se nos presenta con todo y la Guerrero, una zona tatuada por la inseguridad, estigmatizada por la gente de afuera, por los que se asoman de vez en cuando y pasan casi corriendo. “¡Acá todos somos compas!”, dice una joven que camina por la colonia, mientras otra que pasa con tacones rosas y puntiagudos se le queda mirando con desagrado.  
 
En el Eje 1 Norte Mosqueta, desde Aldama hasta Guerrero, se extiende el colorido, las formas hipnóticas y el arte en su esplendor más sorprendente. El corredor de arte urbano Buenavista-Guerrero, un proyecto de Liberalia Colectivo Itinerante, vuelve la vista a los llamados barrios bajos.
 
Según datos de la procuraduría capitalina y del Observatorio de la Ciudad de México, la Cuauhtémoc se ubica como la delegación más conflictiva. Sólo en 2016 se registraron 630.7 delitos de alto impacto por cada 100 mil habitantes. Buenavista, Guerrero, Morelos y Santa María la Ribera son consideras algunas de las colonias más peligrosas de la CDMX.
muralistas-guerrero-autora.jpg
“Piensan que por estar en las zonas populares vas a delinquir, cuando la realidad es otra; también somos personas que luchamos y queremos salir adelante”, dice Claudia Barajas, representante legal de Liberalia, quien en conjunto con Deyanira Garduño, Julio César Barajas y Juana Garduño decidieron fundar ese colectivo dedicado a la búsqueda de oportunidades para los artistas independientes y a rescatar espacios públicos.
 
Los habitantes de la zona se vuelven parte sustancial del proyecto, ya que  pueden ayudar en la hechura de cada obra; se trata de un trabajo que se nutre de la vitalidad colectiva.
 
En el corredor de la Guerrero los murales reflejan la exigencia de justicia por los 43 normalistas de Ayotzinapa, el ruego de todas las madres que viven con la carga de tener a sus hijos desaparecidos, el cosmos y la belleza que radica en las pieles morenas. 
 
Con el tiempo se unieron al proyecto Geraldina Lázaro, Demian Pichardo, Valeria Fernández y Héctor Corral, a quien llaman Vocho. Ahora todos, con sus historias en conjunto, suman una fuerza enganchada a las arterias de la ciudad.
 
A pesar de la fama malandra que rodea a la Guerrero, la colonia es icónica en el imaginario colectivo. Entre sus  corredores y avenidas crecieron grandes personajes como Cantinflas, Chava Flores, Manuel Esperón y la creadora de Memín Pinguín, Yolanda Vargas Dulché. 
muralistas-guerrero-autorea.jpg
Así, engendrada en el barrio, Liberalia se desenvuelve sin fines de lucro, con la esperanza de desentrañar el arte y llevarlo al conocimiento público. Los artistas que participan son elegidos con base en una convocatoria a nivel nacional y por invitación del colectivo.
 
Liberalia se remite a lo monumental, a contradecir a la violencia y crear un museo callejero que se sostiene por y para la gente. 
 
El talento mexicano se traslada de diferentes partes de la República: Higuer, Humo, DionBox,  Xavier Corro y otros 15 artistas más vuelven real el sueño multicolor. 
 
Algunos de los autores de las obras se han formado artísticamente en la academia, otros son diseñadores gráficos, pero la mayoría de los grafiteros han construido su talento como autodidactas que encuentran su inspiración en las calles. 
 
El proyecto surge a partir de un afán por crear. “Para nosotros el arte es lo esencial, ha sido el punto neutral para que jóvenes y niños, lejos de ver en su entorno violencia y actos delictivos, que es lo cotidiano, puedan apreciar colores”, asegura Claudia Barajas.
 
Para elegir los murales se realizaron juntas en las que los vecinos propusieron ideas sobre lo que querían. La gente se apropió del producto final, o al menos así pasa en la mayoría de los predios, excepto en uno, el inmueble donde vive doña Esther. Ella viene de San Juan Cuautla Coyomeapan, un municipio del estado de Puebla, su piel morena contrasta con su cabello cano y habla con tristeza al explicar que después de terminado el mural en el que pintaron a su mamá, ha recibido agresiones verbales de varios de sus vecinos.
muralistas-guerrero-aguila.jpg
Doña Esther guarda con cariño la foto de su madre, María Monsalvo Nuño, una mujer a la que admira porque mantiene vivas las tradiciones nahuas: “Yo les di una foto porque la gente se olvida de que existimos y no quiero que se pierdan las culturas indígenas”.
 
Después de que su madre se enalteciera en la Guerrero, se burlaron de ella, la llamaron  “india”, como si eso fuera un insulto, “incluso el hijo de una de mis vecinas me dijo que le iba a echar una cubetada de pintura al retrato de mi mamá”. 
 
Lo único que doña Esther quería era visibilizar a su pueblo y que la gente no los discrimine: “Cuando vi el mural terminado me dio mucho gusto porque yo no veo muy seguido a mi mamá, ahora la siento cerca. Hablé a Puebla y me dijeron que era bueno que estuviera haciendo algo para que vean cómo somos, porque nadie nos mira… Estamos tan lejos”. Y es que así vivimos: tan lejos y tan cerca los unos de los otros.
 

 

Muros vivientes

Liberalia Colectivo Itinerante ha encontrado en el arte el anhelo que a veces se apaga tan fácil;un asilo donde saberse a salvo de las agresiones y los prejuicios.

El tipo de muralismo que Liberalia y sus artistas realizan es definido por ellos mismos como neomuralismo o street art.
El presupuesto se obtiene de donativos y de las propias autoridades delegacionales que aportan los materiales requeridos. Los artistas tardan de 15 días a un mes en realizar las obras y se exponen a una caída desde los andamios; para evitar accidentes reciben la capacitación de expertos. 
 
 “La gente y los mismos funcionarios de Cultura no voltean a ver a los nuevos muralistas callejeros, que también tienen talento y han perfeccionado sus técnicas”, lamenta la representante legal del colectivo. 
 
 Bien sostenidos de sus andamios, los artistas que participan en Liberalia conciben una resistencia para generar una mejor colonia, un ambiente más  apacible y un espacio sin contaminación visual.
 
Elizabeth o Eli, como le dicen sus vecinos, es otra habitante de la colonia. Ella se para con firmeza e insiste en que el lugar se ve mejor ahora: “¡Ay, mana! Esto cambió mucho con los murales, se ve más bonito. Luego pasa el Turibús y los turistas se paran y toman fotos, y yo digo ‘¡qué emoción!’”. Actualmente ya no rayan las paredes, los vecinos barren más las banquetas y tratan de cuidar su mural. Eli está convencida de que esta clase de proyectos acerca a “los chavos” a un ambiente más relajado, donde no todo sea la droga o los atracos.
 
Los corredores de arte urbano también son forjadores de historias.  Al respecto, Claudia Barajas recuerda: “Uno de los artistas que invitamos nos dijo:  ‘estos son muros vivientes’”. Son muros que también cantan.
muralistas-guerrero-mujer.jpg
La  segunda fase del proyecto, llamado Transmuta, arrancó el 15 de agosto y abarca 11 edificios de las colonias Guerrero, Tepito y Tlatelolco, del  Eje 2 Eulalia Guzmán, hasta la calle Pedro Moreno. Uli, Gotha, Dueck, Frase y  Arlik son algunos de los creadores que con la crudeza cotidiana y rescatando nuestro origen indígena le dan vida a la ciudad para dejar plasmadas reflexiones que traspasan al cuerpo y tocan lo más sensible de “la banda”, como se dice en las calles.  
 
Transmuta es una manera de decirle a la gente que todo es posible si uno así lo quiere, o al menos esa es la certeza de Claudia Barajas, representante jurídica del colectivo.
 
Al hablar de Liberalia se vuelve imposible no pensar en la famosa frase de Federico García Lorca: “Hay cosas encerradas dentro de los muros que, si salieran de pronto a la calle y gritaran, llenarían el mundo”. Desde las paredes, con sus semblantes y susurros, estos muralistas se ponen bravos para ganarle la guerra a los prejuicios
 

COMENTARIOS

MÁS EN OPINIÓN