¿Qué pasaría si la Tierra girara en dirección opuesta?

Los desiertos cubrirían América del Norte, las áridas dunas de arena reemplazarían extensiones de la selva amazónica en América del Sur, y exuberantes paisajes verdes florecerían desde el centro de África hasta Oriente Medio
30/04/2018
11:52
Europa Press
Madrid
-A +A

Una simulación informática ha revelado qué pasaría si la Tierra girara en dirección opuesta: el desierto cubriría América del Norte y la Amazonia y el verdor se extendería en África y Oriente Medio.

Los desiertos cubrirían América del Norte, las áridas dunas de arena reemplazarían extensiones de la selva amazónica en América del Sur, y exuberantes paisajes verdes florecerían desde el centro de África hasta Oriente Medio, según una simulación informática presentada a principios de este mes en la Unión Europea de Geociencias Asamblea General 2018 en Austria.

En la simulación, presentada en la asamble general 2018 de la Unión Europea de Geociencias Asamblea General 2018, los desiertos desaparecieron de algunos continentes y aparecieron en otros, mientras los inviernos gélidos asolaron Europa occidental. Las cianobacterias, un grupo de bacterias que producen oxígeno a través de la fotosíntesis, florecieron donde nunca antes lo habían hecho.

tierra_cambios.jpg

Y la Circulación Meridional de Derivación del Atlántico (AMOC), una importante corriente oceánica reguladora del clima en el Atlántico, se desvaneció y resurgió en el Océano Pacífico norte, informaron los científicos en la conferencia.

Durante la órbita de un año de la Tierra alrededor del Sol, nuestro planeta completa una rotación completa sobre su eje, que va del Polo Norte al Polo Sur, cada 24 horas, girando a una velocidad de aproximadamente 1.670 km/h, medida en el ecuador. Su dirección de rotación es progrado, o de oeste a este, que aparece en sentido antihorario cuando se ve desde arriba del Polo Norte, y es común a todos los planetas de nuestro sistema solar, excepto a Venus y Urano, según la NASA.

A medida que la Tierra gira, el empuje y el tirón de su impulso dan forma a las corrientes oceánicas, que, junto con los flujos de viento atmosférico, producen una gama de patrones climáticos en todo el mundo. Estos patrones llevan abundante lluvia a las selvas húmedas o desvían la humedad de las tierras baldías secas por la lluvia, por ejemplo.

Artículo

Creyentes de que la Tierra es plana celebran su primer congreso

La conferencia contó con charlas como "NASA y otras mentiras espaciales", "Tierra plana con el método científico", "Despertarse de las mentiras científicas de la corriente principal" y "Probando el globo"
Creyentes de que la Tierra es plana celebran su primer congresoCreyentes de que la Tierra es plana celebran su primer congreso

Para estudiar cómo el sistema climático de la Tierra se ve afectado por su rotación, los científicos modelaron recientemente una versión digital de la Tierra girando en la dirección opuesta, en el sentido de las agujas del reloj cuando se ve desde el Polo Norte, una dirección conocida como retrógrada, explicó Florian Ziemen, cocreador de la simulación e investigador del Instituto Max Planck de Meteorología en Alemania, en declaraciones a Live Science.

"[Invertir la rotación de la Tierra] conserva todas las características principales de la topografía como tamaños, formas y posiciones de continentes y océanos, pero crea un conjunto completamente diferente de condiciones para las interacciones entre la circulación y la topografía", dijo Ziemen.

Esta nueva rotación preparó el escenario para que las corrientes oceánicas y los vientos interactúen con los continentes de diferentes maneras, generando condiciones climáticas completamente nuevas en todo el mundo, informaron los investigadores en un resumen del proyecto.

Para simular lo que sucedería si la Tierra girara hacia atrás, utilizaron el Modelo del Sistema Terrestre del Instituto Max Planck para invertir la rotación del Sol y, por lo tanto, invertir la rotación de la Tierra e invertir el efecto Coriolis, una fuerza invisible que empuja contra los objetos que viajan sobre la superficie de un planeta giratorio.

Artículo

Cambios en la rotación terrestre podrían causar grandes terremotos en 2018

El vínculo entre la rotación de la Tierra y la actividad sísmica se argumenta en un estudio de Roger Bilham de la Universidad de Colorado y Rebecca Bendick de la Universidad de Montana, presentado durante la reunión anual de la Geological Society of America
Cambios en la rotación terrestre podrían causar grandes terremotos en 2018Cambios en la rotación terrestre podrían causar grandes terremotos en 2018

Una vez que esas alteraciones estaban en su lugar y el modelo mostraba que la Tierra giraba en dirección opuesta, los investigadores observaron los cambios que surgieron en el sistema climático durante varios miles de años, a medida que la rotación, atmósfera y océano comenzaban a funcionar en el planeta, explican los científicos en una descripción del trabajo, que actualmente están preparando para su publicación.

En general, los investigadores descubrieron que una Tierra que gira hacia atrás era una Tierra más verde. La cobertura mundial del desierto se redujo de alrededor de 42 a 31 millones de kilómetros cuadrados. Los pastos brotaron en más de la mitad de las antiguas áreas desérticas, y las plantas leñosas emergieron para cubrir la otra mitad. Y la vegetación de este mundo almacenó más carbono que nuestra Tierra que gira hacia adelante, descubrieron los investigadores.

Sin embargo, los desiertos surgieron donde nunca antes lo habían hecho: en el sureste de los EE. UU., el sur de Brasil y Argentina y el norte de China.

El cambio en la rotación también revirtió los patrones de viento global, llevando los cambios de temperatura a los subtropicales y latitudes medias; las zonas occidentales de los continentes se enfriaron al calentarse los límites del este, y los inviernos se volvieron significativamente más fríos en el noroeste de Europa. Las corrientes oceánicas también cambiaron de dirección, calentando los límites orientales de los mares y enfriando a los occidentales.

En la simulación, AMOC, la corriente oceánica responsable del transporte de calor en todo el mundo, desapareció del océano Atlántico, pero una corriente similar y ligeramente más fuerte surgió en el Pacífico, llevando calor al este de Rusia. Esto fue algo inusual, ya que un estudio previo que modeló una Tierra que giraba en sentido inverso no vio este cambio.

"Pero como el AMOC es el resultado de muchas interacciones complejas en el sistema climático, puede haber muchas razones para esta diferencia", dijo.

jpe

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS