Muestran la última imagen que envió la nave Rosseta

Después de más de 12 años en el espacio, la histórica misión concluyó el 30 de septiembre de 2016
Muestran la última imagen que envió la nave Rosseta
(FOTO: Archivo/EL UNIVERSAL)
28/09/2017
11:55
europa press
Madrid
-A +A

Científicos que analizaron la telemetría enviada por la nave Rosetta de la ESA han reconstruido una última imagen desconocida justo antes de terminar su misión impactando en el cometa 67P.

Después de más de 12 años en el espacio, y dos años después de llegar al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko mientras orbitaban el Sol, la histórica misión concluyó el 30 de septiembre de 2016 con la nave espacial descendiendo al cometa en una región que albergaba varios pozos.

Envió una gran cantidad de imágenes detalladas y datos científicos sobre el gas, el polvo y el plasma del cometa a medida que se acercaba a la superficie. Pero había una última sorpresa para el equipo responsable de la cámara, que logró reconstruir los paquetes finales de telemetría en una imagen nítida.

"La última imagen completa transmitida desde Rosetta fue la última que vimos llegar de vuelta a la Tierra en una sola pieza momentos antes del aterrizaje en Sais", dice en un comunicado Holger Sierks, investigador principal de la cámara OSIRIS en el Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar en Göttingen, Alemania.

"Más tarde, encontramos unos pocos paquetes de telemetría en nuestro servidor y pensamos, wow, que podría ser otra imagen". Durante las operaciones, las imágenes se dividieron en paquetes de telemetría a bordo de Rosetta antes de que fueran transmitidos a la Tierra. En el caso de las últimas imágenes tomadas antes del aterrizaje, los datos de imagen, correspondientes a 23.048 bytes por imagen, se dividieron en seis paquetes.

Para la última imagen, la transmisión se interrumpió después de recibir tres paquetes completos, con 12.228 bytes recibidos en total, o algo más de la mitad de una imagen completa. Esto no fue reconocido como una imagen por el software de procesamiento automático, pero los ingenieros pudieron dar sentido a estos fragmentos de datos para reconstruir la imagen.

Gracias al software de compresión a bordo, los datos no se enviaban píxel a píxel, sino capa a capa, añadiendo cada nueva capa un mayor nivel de detalle. Así, el 53 % de los datos transmitidos representa una imagen con una relación de compresión efectiva de 1:38 en comparación con la relación prevista de 1:20, por lo que parte de los detalles más sutiles se pierden.

Es decir, esta imagen resulta mucho más borrosa al acercar el zoom que una imagen de gran calidad. Sería como comparar una imagen comprimida para enviarla por correo electrónico con una versión sin comprimir que podríamos imprimir y colgar de la pared.

La cámara no estaba diseñada para su uso a menos de unos cientos de metros de distancia la superficie, pero utilizando la cámara con una configuración especial se podía lograr una imagen más nítida: aunque la cámara estaba diseñada para funcionar con un filtro de color en el haz óptico, este se eliminó para las últimas imágenes. Esto daba como resultado unas imágenes más borrosas que las tomadas a más de 300 m, pero que volvían a quedar enfocadas a 15 m de distancia.

Así, al acercarse a los 15 m, el enfoque y el nivel de detalle volvían a mejorar, como puede verse en la imagen reconstruida, tomada a una altitud de 17,9-21,0 m y que corresponde a una región de 1 x 1 m2 de la superficie.

Al mismo tiempo, se ha revisado la altitud de la última imagen publicada anteriormente, que definitivamente se tomó a 23,3-26,2 m. La incertidumbre se debe al método exacto de cálculo de altitud y al modelo de forma de cometa utilizado.

La secuencia de imágenes va revelando cada vez más detalles de la superficie salpicada de rocas, ofreciéndonos una última impresión del lugar de aterrizaje de Rosetta.

jpe

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios