¿Es peligroso el cráter interno del Popocatépetl?

La volcanóloga de la UNAM, Ana Lillian Martin del Pozzo, explica cuáles serían las implicaciones de esta nueva formación
¿El nuevo cráter interno del Popocatépetl es peligroso
(FOTO: Cenapred)
27/11/2017
14:09
José Pablo Espíndola
Ciudad de México
-A +A

El Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) anunció ayer el hallazgo de otro cráter al interior del volcán Popocatépetl. El director del Cenapred, Carlos Valdés, informó que el cráter interior tiene un diámetro de 370 metros y 110 metros de profundidad.

En entrevista con EL UNIVERSAL, la vulcanóloga de la UNAM, Ana Lillian  Martin del Pozzo, miembro del comité asesor para la vigilancia del Popocatépetl, explicó que es un cráter que está adentro del cráter principal y que estas formaciones internas son una cosa muy común en los volcanes, de hecho en 1997 se formó un cráter interno en el mismo lugar en el que está éste.

"Es un cráter interno del cráter grande, es como una boca adentro de la bocota, no altera en nada la actividad del Popocatépetl porque es el mismo proceso que ha estado ocurriendo desde 1996 cuando tuvimos los primeros casos. En 1994 tuvimos las primeras emisiones que eran del material antiguo y en 1996 se formaron los primeros domos de lava que forman boca, luego se tapan, se forman cráteres, luego otros domos, luego tenemos explosiones y así, es como un pastel, y dentro de ese pastel hay varias explosiones que forman cráteres.

"Son bastante normales, de hecho estos están exactamente adentro del cráter principal. El cráter que nosotros vemos es muy grande y adentro se han estado formando domos que al solidificarse crean tapones que cuando explotan salen como emisiones de cenizas y de fragmentos”.

De acuerdo con la especialista, debemos entender que un “domo” se forma en un volcán durante una erupción lenta de lava viscosa.

Martin del Pozzo recordó que 1997 hubo caída de ceniza en la Ciudad de México y después de esto, en el mismo lugar de la explosión, encima de los domos, fue donde se formó un cráter, es un proceso en el que se tapa, explota, se vuelve a tapar y luego explota otra vez. “Se forma un domo deconstructivo y luego se destruye y forma una depresión como un hueco que sería este cráter”.

Ante la pregunta de ¿qué es lo que puede pasar?, la experta aseguró que “pueden pasar dos posibilidades, la primera es que siga cierta actividad con explosiones y otra es que se forme otro domo y lo tape, porque eso ha estado ocurriendo".

Hasta el momento esta nueva formación no representa un peligro o una alteración en la actividad volcánica del Popocatépetl. “Si el peligro aumentara cambiaríamos el color del semáforo, pero no han cambiando porque no representa un peligro mayor”, afirmó Martin del Pozzo.

De todos modos, recomendó a la población mantenerse informados, alejarse de las zonas cercanas y si hay cenizas, usar cubrebocas.

jpe

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS