Se encuentra usted aquí

La Seguridad Social en México

Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL
09/07/2018
02:53
José Sergio Ledezma Martínez
-A +A

La seguridad social es un tema de atención en todo tiempo y en cualquier lugar, implica por sí la protección que debe otorgar el Estado al individuo integrante de una sociedad, debe tener alcances en su aspecto social, económico, físico, cultural; ese fin, debe estar soportado por una organización integral que coadyuve a cumplir con todos esos puntos, su financiación es en el origen por las contribuciones que pagamos todos los mexicanos a partir de la obligación que establece el artículo 31 fracción IV de nuestra Constitución, y que después todos esos recurso se aplican al gasto público en general, sin ningún fin especifico, sino por lo establecido dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación.

La seguridad en sí implica la protección general, que es a partir de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, dictada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948, donde se establece primordialmente en los artículos 22 y 25 los mínimos indispensables refiriendo que toda persona como miembro de la sociedad tiene derecho a la seguridad social y a obtener mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.

Adicional a ello, se establece que los individuos tienen el derecho a un nivel de vida adecuado que les asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica, y los servicios sociales necesarios; tienen, asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad, la maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados especiales.

Así las cosas, se alcanza a identificar que la atención en este tema se da en una primera vertiente, que es la que se otorga de manera general a la población a través de las instituciones del Estado a través de la asistencia social o la beneficencia pública, que atiende a personas que tienen cierta precariedad social o que se encuentran económicamente débiles, utilizando instrumentos como hospitales generales, albergues, instituciones de apoyo a la familia, entre otros.

Todo ello por medio de organismos encargados de ello por disposición de la Ley de Asistencia Social, entre las que se encuentran: La Secretaría de Salud, la Secretaria de Desarrollo Social, la Secretaría de Educación Pública, los sistemas nacional, estatales y municipales para el Desarrollo Integral de la Familia.

Otra de las vertientes para la atención de la seguridad social se da para proteger a las personas que se encuentran vinculados por una relación laboral, donde de origen el artículo 123 Constitucional estableció la obligación de los patrones de proteger a sus trabajadores respecto de los riesgos de trabajo a que estuvieran expuestos por motivo o en ejercicio de su trabajo, luego trascendió a la Ley Federal del Trabajo y posteriormente a regularse en la Ley del Seguro Social, bajo una figura de subrogación, donde se crea el Instituto Mexicano del Seguro Social para otorgar esas prestaciones a los trabajadores y a sus beneficiarios en lugar del patrón a cambio de una prima tanto del patrón, del trabajador y del Estado.

Ya en ese ámbito laboral, la ley del Seguro Social establece la obligación para los patrones de inscribir a sus trabajadores en el régimen obligatorio, observando en consecuencia el pago de las cuotas correspondientes para cubrir los diversos seguros que contiene, a decir, seguro de riesgos y enfermedades de trabajo, enfermedades y maternidad, invalidez, vejez, cesantía y vida, guarderías y prestaciones sociales.

Por hoy, el patrón tiene un deber moral de inscribir a sus trabajadores con un amplio sentido de solidaridad, pero desde luego también observando que el cumplimiento debe darse por sujeción a una ley de manera obligatoria y que su incumplimiento trae como consecuencia las sanciones correspondientes.

En todo tiempo es una exigencia de la población la cobertura de la seguridad social, tanto en lo que corresponde al patrón, como al Estado, para que los trabajadores disfruten de los beneficios de protección.

En el Instituto Mexicano de Contadores Públicos, a través de la Comisión Representativa ante Organismos de Seguridad Social, se trabaja de manera constante en hacer análisis de ese deber y le mejor forma de cumplirlo, aportando asesorías y artículos de acceso a toda la población interesada y desde luego atentos a aportar en la mejora de las disposiciones legales, así como la práctica profesional y empresarial.

Al cierre del ejercicio de 2017, el Instituto Mexicano del Seguro Social, reportaba un total de asegurados asociados a un empleo por 26,802,451, de familiares de asegurados 31,818,483, pensionados 4,131,734 y familiares de pensionados 3,334,121, lo que da un total de población derechohabiente por 66,086,789.

 

Miembro de la Comisión Representativa ante Organismos de Seguridad Social, del Instituto Mexicano de Contadores Públicos
(CROSS-IMCP)

Mantente al día con el boletín de El Universal