​Prevén cambio de domicilio fiscal de empresas por reforma fiscal de Trump

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas dijo que si las empresas cambian de domicilio fiscal como sucedió en Cataluña, se generará un hoyo fiscal en las finanzas públicas
19/12/2017
15:15
Leonor Flores
-A +A

Con el agresivo plan tributario del presidente estadounidense, Donald Trump, empresas podrían cambiar su domicilio fiscal a Estados Unidos para pagar menos impuestos como sucedió con el reciente conflicto en Cataluña en España, lo que generaría un hoyo fiscal en las finanzas públicas, advirtió el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

“La reforma fiscal de Estados Unidos debe manejarse en dos sentidos: uno, de sentido urgente de que no se vayan a pagar impuestos fuera de México; vemos lo que ocurrió en Cataluña, salieron más de 3 mil empresas y no se llevaron su edificio, lo que hicieron fue en cinco minutos cambiaron su dirección en donde pagan impuestos fuera de Cataluña”, alertó el presidente del comité de Estudios Económicos, Gabriel Casillas.

En conferencia de prensa destacó que para empresas norteamericanas con subsidiarias en México es muy sencillo hacerlo por los tratados de doble tributación poder pagar impuestos directamente en Estados Unidos.

Esa sería la primera parte en la que tendrían que reaccionar las autoridades para que no se haga un “hoyo fiscal” en México, ponderó.

Puede ser con la tasa del impuesto sobre la renta (ISR) o también con las deducibilidades y la cuota obrero patronal del IMSS, estimó.

La segunda alternativa de mediano plazo, es dar incentivos a la inversión.

Por su parte la presidenta del IMEF, Adriana Berrocal, consideró que no sólo se necesita ampliar la base de contribuyentes, también impulsar el crecimiento de la economía.

“Podemos responder al mismo nivel de hacer un ajuste en la tasa del ISR, tratando de balancear el ajuste tan drástico y tan agresivo que están haciendo ellos (EUA) de pasar de una tasa de 35% a una tasa del 21%, no es poca cosa”, apuntó.

Nuestra tasa no es muy competitiva, sin embargo cuando comparábamos 30% contra 35%, parecía como que el hecho de que nuestro salario estuviera seis veces por debajo de los de Estados Unidos, era suficiente para balancear esa ventaja; inclusive con el cambio de tasa de ISR, nuestro salario sigue siendo muy bajo también nos ayuda el esquema flexible de paridad peso-dólar, estableció.

Sin embargo es necesario hacer ajustes, pasando más allá del cambio de ISR, vemos que en Estados Unidos están estableciendo un gravamen mínimo a los pagos que eran deducibles para partes relacionadas de empresas norteamericanas, consideró.

Es decir que dicho régimen significaría para las maquiladoras de Estados Unidos establecidas en México, que podrían pagar este impuesto por utilidades, explicó.

“Eso nos pone en una posición de analizar específicamente qué hacer en ese sentido”, advirtió.

lsm

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS