No se financiará baja de ISR con deuda: Hacienda

Si reduce tasa corporativa, limitará deducciones; reforma de Trump beneficia más a ricos, dice
22/12/2017
01:21
Leonor Flores
-A +A

[email protected]

México no va a financiar una reducción de la tasa del impuesto corporativo con mayor deuda, advirtió la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

De hacerlo, va a tener que ir acompañado de medidas compensatorias similares a las impuestas por Estados Unidos, es decir, que acotará aún más las deducciones, afirmó.

EL UNIVERSAL tuvo acceso al análisis de la SHCP sobre el impacto de la reforma fiscal de Trump, a la que calificó de regresiva por beneficiar a los que más tienen.

En el informe, la dependencia dejó claro que no hay margen para aumentar la deuda pública para fondear una baja del Impuesto Sobre la Renta (ISR) para personas morales.

Advirtió que no permitirá que las multinacionales evadan el pago correcto de impuestos en México.

Ratificó su postura de que el impacto de la reforma fiscal de Trump será limitado, porque la tasa de los impuestos en Estados Unidos (EU) se mantiene en niveles iguales e incluso superiores a las de México.

Sin embargo, la secretaría reconoció que se estará evaluando si se modifica el esquema fiscal mexicano.

Acotó que cualquier propuesta de reducción en la tasa de ISR corporativo en México tendrá medidas compensatorias, como las implementadas en EU, como limitar estímulos fiscales.

Entre los apoyos que se verán acotados están la deducibilidad de los intereses que pagan las empresas, un tope a la deducibilidad de los impuestos locales y limitar deducibilidad de pérdidas y retenciones.

El documento de Hacienda destaca que el sistema fiscal mexicano da incentivos a la inversión, sobre todo a las empresas de menor tamaño.

Como ejemplo, señaló la deducibilidad de inversiones, la cual permite adelantar una deducción que de cualquier forma se hubiera recibido más adelante en el tiempo.

La postura de la SHCP se da en un contexto en el que la iniciativa privada demanda al gobierno una respuesta espejo de la reforma fiscal.

El miércoles, la Coparmex urgió a hacer cambios y ajustes al esquema tributario como la deducción total de las prestaciones laborales.

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas también se pronunció a favor de bajar el ISR y generalizar el IVA; especialistas consideraron que los cambios deben ser parte de una reforma integral.

Migración de empresas. El IMEF había alertado del riesgo de que empresas cambiaran domicilio fiscal a EU para pagar menos impuestos.

Para evitar que migre base tributaria de México a EU, en el texto de la SHCP se pone de manifiesto que se aplicarán los resultados de los trabajos impulsados por la OCDE contra la evasión de multinacionales.

Esto significa que en caso de que alguna transnacional establecida en territorio mexicano pretenda cambiar de domicilio fiscal a Estados Unidos aplicará las acciones contenidas en el plan conocido como Beps, (por sus siglas en inglés Base erosion and profit shifting) para asegurarse que paguen sus impuestos por las ganancias obtenidas aquí.

Hizo ver que México es de las economías más avanzadas en la implementación de ese estándar, y por ello será firme para evitar que se utilicen las operaciones con EU sólo para evadir impuestos en el país.

Además, ponderó que los tratados para evitar la doble tributación con nuestro principal socio comercial implican que los hombres de negocios con inversiones financieras en instrumentos como bonos gubernamentales, no tienen ningún incentivo para retirar sus capitales a raíz de la reforma de Estados Unidos.

Los detalles. Al desglosar los componentes de las medidas fiscales del gobierno de Trump que estarán vigentes a partir de enero de 2018, la dependencia subraya en primer lugar que la reforma es regresiva porque 1% de los contribuyentes ricos va a recibir 45% de los beneficios.

Clasifica las medidas en dos grupos: las que reducen la carga tributaria y las que la aumentan.

Entre las medidas que reducen el pago de impuestos destacan que se disminuye la tasa corporativa federal, de 35% a 21% a partir de 2019.

Baja marginalmente las tasas del ISR de personas físicas, estableciendo la tasa federal máxima de 37%.

Las personas físicas con actividad empresarial (pass-through) siguen sujetas a la tasa que les corresponde del ISR de personas físicas, pero pueden deducir 20% del ingreso.

Entre las principales medidas compensatorias que aumentan la carga tributaria menciona el impuesto de 14.5% a la repatriación de utilidades por una sola vez.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS