“Latente, riesgo de lavado en firmas exprés”

Al declararse listos para dar fe de las elecciones, los notarios organizados del país advierten que sigue latente el riesgo de lavado de dinero en empresas que se constituyen en un día.
José Antonio Manzanero Presidente del Colegio Nacional del Notariado Mexicano (IVÁN STEPHENS. EL UNIVERSAL)
07/02/2018
01:28
Leonor Flores
-A +A

[email protected]

Al declararse listos para dar fe de las elecciones, los notarios organizados del país advierten que sigue latente el riesgo de lavado de dinero en empresas que se constituyen en un día.

A un año de que se pueden dar de alta empresas por internet de manera exprés y que México no salió tan bien en la evaluación del Grupo de Acción Financiera contra el Blanqueo de Capitales (GAFI), todavía existe el peligro de operaciones con recursos de procedencia ilícita. Lo anterior se agrava con una reciente reforma, alerta el presidente del Colegio Nacional del Notariado Mexicano, José Antonio Manzanero Escutia.¿

En entrevista con EL UNIVERSAL, refiere que hace unos días se publicó una reforma para permitir la disolución y liquidación de empresas sin la fe de un notario público.

“El 24 de enero se publica una reforma a la Ley de Sociedades Mercantiles en materia de disolución y liquidación de sociedades anónimas, en donde se puede hacer este proceso sin notario público”.

Gatekeeper

En materia de lavado de dinero, los notarios son conocidos como gatekeeper por estar considerados como una actividad vulnerable de ser utilizados por el crimen organizado para blanquear sus recursos de procedencia ilícita.

“Una de las mayores críticas que salió en el estudio de GAFI [sobre México], es que los gatekeepers, los notarios, no concluyen con eso; no es una crítica a la figura del notariado sino al tema legislativo, porque el marco jurídico mexicano no establece como requisito que la transmisión de acciones se hagan ante notario”.

Afirma que con las empresas exprés nadie vigila el tema de impuestos, la forma, la concatenación de hechos y que haya una cadena lógica de tracto sucesivo de acciones. Ahora con esa reciente reforma, con una serie de cosas que soslayan el tema de la seguridad, se puede llevar a cabo la terminación de personas morales con ciertas características.

Comenta que hablaron con legisladores para externar su preocupación como notarios, y a la vez hicieron una serie de sugerencias, pero no los tomaron en cuenta.

Cuestiona que no se considera que el crimen cuenta con un ejército de personas que obliga a obtener la firma electrónica avanzada para crear Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS), conocidas como empresas exprés, y no hay quién las controle.

Pero pesa más la calificación del Banco Mundial sobre México en cuanto a la simplificación de trámites para la apertura de empresas en un día, por medio del estudio Doing Business, y en el cual “tampoco nos colocan en buen lugar”.

“Cuestiono esa actitud porque vamos a soslayar, a sacrificar el tema de la seguridad y la certidumbre en donde ya tenemos la calificación de que México no cumple con esos parámetros de seguridad”.

Refiere que en muchos países, como España, se cuida el aspecto que tiene que ver con el lavado de dinero a través del dueño beneficiario o dueño controlador que al final del día en cualquier estructura de empresas, ya sea un monopolio o holding, hay una persona física que recibe el beneficio.

“En esos países se cuida mucho que la transmisión de partes sociales de acciones, que se siga un proceso riguroso de seguridad; se puede hacer muy rápido sin que se quite el tema de seguridad para llegar al final del eslabón que viene siendo una persona física, y eso fue una de las mayores críticas que sacó el estudio de GAFI”.

SAS

Pese a que la evaluación que hizo el GAFI sobre México no fue la mejor, sigue operando la figura de empresas exprés que nadie reporta para fines de lavado de dinero, acusa.

“En enero se publican los resultados de la evaluación, y no son las mejores, yo he dicho el tema de la seguridad, pero instancias como la Secretaría de Economía han impulsado reformas a leyes mercantiles para establecer hace un par de años una nueva figura societaria que no requiere de la intervención del notario”.

Se trata de las SAS (empresas exprés) porque no requieren de un fedatario para darse de alta de manera rápida y sencilla ante el Registro Público de Comercio y el fisco.

Explica que todo el procedimiento para constituirlas opera ante la Secretaría de Economía, sólo con la firma electrónica de la persona física.

“¿Quién reporta? Si estas empresas se constituyen ante Economía, no pasan por notario; otro fedatario público que puede crear sociedades mercantiles es el corredor público y tampoco. Ahí cuestionamos si se estaba dejando de lado el tema de la seguridad”.

No se reporta a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a través del Servicio de Administración Tributaria (SAT), si la persona que constituye la sociedad lo hace con un millón de pesos y todo es en efectivo y nadie da aviso a las autoridades antilavado, asegura.

Manzanero establece que si bien el sistema para dar de alta a una empresa por internet ante Economía es moderno, gratis y disponible las 24 horas del día, no se debe soslayar la forma para cumplir con GAFI en la transmisión de acciones ante notario para dar aviso al SAT y que éstos vigilen para que haya un proceso con forma, certidumbre y seguridad.

Elecciones

Manzanero afirma que los casi 4 mil notarios que hay en el país están listos para las elecciones de julio. “Con un permanente esfuerzo de actualización y capacitación”.

Tendrán diversos eventos, como una jornada nacional en Acapulco, Guerrero en mayo; eventos académicos en diferentes partes del país, así como jornadas regionales en Chiapas, Morelos y Oaxaca.

Además de capacitación a través de videoconferencias. En todos está presente la materia de derecho electoral para que los notarios estén preparados y no les “caiga de sorpresa”, pues si bien hay algunas entidades muy tranquilas, otras son muy conflictivas.

“Somos coadyuvantes en el proceso, tenemos la oficialía de partes, la fe pública, pero es por el trabajo que pudiera presentarse que tenemos que cumplir el 1 de julio”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS