Corrupción frena avance financiero en México: S&P

Según la firma, si bien las mejoras en eficiencia de los burós de crédito ayudan a intermediarios financieros a analizar mejor el riesgo, la deficiente cultura crediticia trajo casos de altos niveles de deuda personal
12/09/2017
01:19
Antonio Hernández
-A +A

[email protected]

Además de la disparidad en el ingreso y alto nivel de informalidad en la economía, el esquema legal de México y los altos índices de corrupción también obstaculizan el desarrollo financiero, consideró la agencia Standard and Poor’s.

“No hemos visto que el gobierno realice esfuerzos serios por atacar la corrupción y mejorar el ejercicio de la ley y, más bien, estos indicadores han seguido deteriorándose. En nuestra opinión, estos factores frenan la penetración bancaria pues los bancos siguen enfocados en segmentos de ingresos medios y altos de la economía formal”, dijo.

En el documento Análisis de riesgos de la industria bancaria por país: México Standard and Poor’s destacó que en el país los derechos de propiedad relativamente débiles y procesos judiciales complejos y poco confiables son asunto serio.

“La reforma financiera de 2014 buscaba acelerar los procesos de ejecución de los créditos hipotecarios, pero los bancos no han visto resultados tangibles. Las reformas de los procesos legales y de bancarrota y un registro unificado para colaterales de bienes inmuebles están en curso, pero aún hay margen de mejora”, detalló la calificadora.

Según la firma, si bien las mejoras en eficiencia de los burós de crédito ayudan a intermediarios financieros a analizar mejor el riesgo, la deficiente cultura crediticia trajo casos de altos niveles de deuda personal.

Crecimiento moderado. La agencia dijo que ante una perspectiva de crecimiento de la economía mexicana de 1.9% en 2017 y de mantenerse una tendencia positiva durante los próximos tres años para llegar a un crecimiento de 2.4% en 2019, se proyecta un crecimiento del crédito de 10.5% para 2017 y 2018, aunque esto dependerá de los resultados de las elecciones de 2018.

“Prevemos que los aumentos en los precios de la vivienda empiecen a retroceder tras dos años de mayores precios y que muestren una tendencia descendente de 2017 a 2019. Al respecto, no esperamos marcados aumentos que pudieran alimentar una burbuja de precios de la vivienda”, añadió la firma.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS