Cultura colectiva. Transformar la forma de comunicar

Sus fundadores pasaron de organizar fiestas a crear uno de los medios digitales más leídos en México y en América Latina, demostrando que un medio nativo digital puede ser innovador y completamente rentable. Ésta es la historia
ILUSTRACIÓN: ROSARIO LUCAS. EL UNIVERSAL
21/11/2017
03:40
Mariana F. Maldonado
Monterrey, N.L.
-A +A

Junto con otros cinco amigos, Jorge del Villar empezó a organizar fiestas para ganar dinero. Vodka, ron, cerveza, DJ, arte. La más numerosa fue de más de mil personas. Hasta que se dieron cuenta que les costaba mucho trabajo y mucho tiempo organizarlas, y que, por necesidad, tendrían que evolucionar a algo más. Ya en redes sociales habían construido una comunidad, la cual era necesario capitalizar. Pero, ¿cómo hacerlo?

“En nuestra última fiesta, [la compañía] Bacardí nos dijo que además de darnos un patrocinio nos iban a dar 30 mil pesos para poner un banner en nuestra página. Ahí fue un parteaguas y decidir hacer una página y generar dinero con contenido en vez de una fiesta que tomaba mucho tiempo en organizar. Fue un tema de necesidad y oportunidad”, explica en entrevista con EL UNIVERSAL, Jorge del Villar, hoy director digital de Cultura Colectiva pero en ese entonces sólo un estudiante.

En seis años de ensayo y error, construyeron un modelo de negocio que ha sido profundamente exitoso y que los ha hecho uno de los medios más leídos y rentables de América Latina. Pero, una vez más, ¿cómo? Primero, investigando sobre tendencias globales en medios digitales. Qué se estaba haciendo en países como en Estados Unidos y qué faltaba en México. Luego, pensando de forma global —CC se considera un medio internacional— y desarrollando una estructura basada en inteligencia de analítica de datos única para un medio en su tipo. La primera necesidad que encontraron no cubierta en México era la de comunicar y conectar con las audiencias. De aquí surgió la máxima para Cultura Colectiva: el contenido lo deciden las audiencias.

“El modelo se dio cuando vimos que en México no había un Buzzfeed ni un Vice… Si el país es tan creativo, somos tan cultos y tenemos tanta historia, ¿Por qué no había un medio que representara esa parte?”, explica Jorge, entrevistado en el contexto del INCMty, un festival de emprendimiento organizado por el Tec de Monterrey. Primero, empezaron a escribir de historia y de arte, después vino estilo de vida; ahora noticias y a futuro economía.

Ya que se dieron cuenta de la necesidad de contenidos, hicieron conexión estrecha con otra necesidad: la de comercializarse ellos mismos. En esa unión se basa su modelo. “La estrategia era tener una visión de negocios y de contenido muy vinculado y en el pitch con los clientes esto es muy poderoso”, asegura. Esto le permitió tener a marcas grandes como Coca Cola o Nike como aliados desde sus inicios.

La recomendación para todos los emprendedores es pensar de forma global y los fundadores de esta plataforma se tomaron la palabra desde el inicio y no se quedaron con la idea de conquistar México, sino decidieron que competirían a escala mundial.

“El éxito de Cultura Colectiva fue pensar global. Comenzamos a ver que en Colombia, Chile, Argentina y España, empezábamos a crecer. Entonces pensamos, ¿por qué venderle sólo a Coca Cola México si también le puedo vender a Coca Cola Colombia?”, explica Jorge. Su audiencia se integra de 40% de lectores en México, el resto de América Latina, Estados Unidos y España.

Según un ranking de medios nativos digitales realizado por comScore, al 31 de octubre de 2017, tanto en smartphone, escritorio y tablet, Cultura Colectiva se encuentra entre los primeros siete lugares de medios nativos digitales más leídos en México.

El acento puesto en la tecnología

“La tecnología nos ayuda a, en vez de disparar una bala de escopeta, empezar a disparar tiros más seguros”, asegura Jorge. En este sentido, la estrategia de negocios de Cultura Colectiva (CC) es desarrollar sus propias herramientas tecnológicas que les permitan generar los contenidos que los jóvenes quieren leer.

“Desde que creamos CC    nos volvimos adictos al Analytics y al Data Science, porque vimos la forma de enfocar el crecimiento de forma escalable, con números y datos, estando en contacto con la audiencia… Es una herramienta para tomar mejores decisiones de negocio”, explica. Esto les permite tener más información para decidir en qué invertir y qué contenidos desarrollar. Para entender la dimensión que CC le da al desarrollo de tecnología: Entre 20% y 25% de los 72.4 millones que recibieron del fondo de inversión Dalus Capital, se ha ido a desarrollar tecnología. Tienen un equipo de Data Science que consta de 10 personas encargadas de utilizar herramientas tecnológicas para tomar decisiones estratégicas de negocio.

“Cultura Colectiva y Google somos los únicos que tenemos un departamento de este tipo en México, de hecho en Estados Unidos muy pocos como Buzzfeed”, asegura.

Precisamente, apoyarse en la tecnología les ha permitido sostener uno de sus valores principales: El contenido lo decide la audiencia. En su caso, los millones de millennials que los siguen. De acuerdo con sus números, uno de cada dos jóvenes mexicanos lee Cultura Colectiva.

Quizá sea un cliché, dice Jorge, pero a una empresa la hace su gente y ése es el caso de CC. Desde sus inicios, fue casi como formar una familia y generar las herramientas para que ellos pudieran generar contenidos de calidad.

La edad promedio de sus trabajadores es de 23 años (de hecho, Jorge tiene apenas 29 años). Son millennials que escriben y producen contenido para millennials. En promedio, hacen 100 piezas de contenido al día.

Tocar varias puertas

Para Cultura Colectiva la carrera para buscar capital empezó en 2013, pero no lo consiguieron hasta este año. Intentaron entrar a Endeavor, fueron descalificados pero recibieron retroalimentación que les hizo consolidar su modelo. Hoy Endeavor los cataloga como uno de los tres medios digitales con más impacto en el país y como uno de los 10 más importantes en América Latina con más de 30 millones de seguidores en redes sociales.

Este emprendimiento no fue excepción. El camino para buscar financiamiento es uno arduo, en el que habrá muchos “no” de por medio. “Fuimos con todos los fondos de venture capital (capital de riesgo) en México, y todos nos dijeron que no en los primeros dos años. Fueron dos o tres años de bancarrota, no ganar un peso y empezar a tener tracción”, explica. Tiempo después (ya con entonces números negros) Dalus Capital invirtió en ellos una suma de 72.4 millones de pesos a través de un fondo dedicado a empresas mexicanas y latinoamericanas de alto crecimiento innovador.

Hoy están desarrollando documentales, miniseries (con Argos), tienen dos sets de televisión en sus instalaciones y planean contratar todavía más gente para generar más contenidos. En los últimos tres años, esta plataforma ha crecido entre 200% y 400% de manera anual. El objetivo con este capital es transformar a Cultura Colectiva de una empresa de medios a una empresa completamente digital y convertirse en la primera empresa mexicana valuada en 100 millones de dólares.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios