Vive crisis la solución de controversias en OMC: juez

EU se niega a iniciar la renovación en el tribunal de apelación, afirma; critica tibieza que muestra director general del organismo ante situación
07/03/2018
02:54
Ivette Saldaña
-A +A

[email protected]

La Organización Mundial del Comercio (OMC) podría convertirse en un “muerto viviente”, ya que su mecanismo de solución de controversias vive su peor crisis, ante la negativa sistemática de Estados Unidos de renovar el equipo de jueces que solucionan las diferencias, afirmó el ex presidente del Órgano de Apelación de ese organismo, Ricardo Ramírez.

El problema es que no se logra iniciar el proceso de renovación de cuatro de siete de los jueces que operan en el tribunal de apelación de la organización a causa de la negativa estadounidense.

Al respecto, Ramírez, primer juez mexicano que fue parte de dicha instancia, dijo en entrevista con EL UNIVERSAL que “sin Órgano de Apelación, la OMC se convierte en un muerto viviente”.

Además, criticó la “tibieza” con la cual se ha conducido el director general de la OMC, Roberto Azevêdo, durante esta crisis.

“Veo una administración pasiva, esperando que el asunto se arregle por sí solo, en lugar de estar teniendo un papel protagónico y de liderazgo en la búsqueda de soluciones para esta situación”.

En la OMC se cuenta con el mecanismo de solución de controversias más utilizado en el mundo, pues se usa mucho más que los casos que se presentan en la Corte Internacional de Justicia.

Si bien en la institución se encuentra el Organismo de Solución de Diferencias, cuando se resuelven éstas se puede recurrir a una siguiente instancia, que es el Órgano de Apelación.

De acuerdo con la normatividad de la OMC, el Órgano de Apelación se compone de siete personas de “prestigio” internacional, cuya nacionalidad deberá ser representativa de la membresía de la OMC. El mandato es por cuatro años, renovable por otro periodo similar.

Estados Unidos se ha negado sistemáticamente a que inicie el proceso para la renovación de aquellos jueces que terminan su mandato, al rechazar que se aplique la regla utilizada por más de 20 años, que permite a los jueces que concluyen su mandato seguir participando en las controversias que iniciaron durante su periodo y que están inconclusas.

EU argumenta que son los países miembros de la OMC, y no los jueces, quienes deben extender el mandato. En consecuencia, no se ha iniciado el proceso de selección para sustituir a tres jueces, por lo que el Órgano de Apelación opera con cuatro de siete integrantes. En septiembre se espera la salida del juez africano, de manera que podría extenderse la crisis, ya que sólo se contaría con tres jueces.

No es la primera ocasión en que Estados Unidos cuestiona a los mecanismos de solución de diferencias comerciales. Por ejemplo, en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el gobierno de ese país cuestionó los tres capítulos que tienen que ver con la resolución de conflictos comerciales.

Al respecto, EU pidió que se elimine el capítulo relativo a disputas comerciales para casos de subsidios y dumping.

En el caso de los capítulos de solución de controversias entre inversionistas y el Estado, también propuso llevarlos a tribunales locales, mientras que para el resto de los conflictos planteó que sean opcionales las recomendaciones de los paneles.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS