Telecom tienen tres fases de ayuda en los sismos: The CIU

25/09/2017
02:16
Carla Martínez
-A +A

[email protected]

Prevención, contacto, ayuda y organización son las tres fases en las que las telecomunicaciones son útiles durante los sismos, señala Rolando Alamilla, analista de The Competitive Intelligence Unit (CIU).

Durante la prevención existen aplicaciones que emiten alertas y los teléfonos inteligentes o smartphones emiten sonidos antes de que suceda el evento.

“La cantidad de segundos que transcurren entre que empieza a sonar la alerta y empieza a sentirse el temblor varía dependiendo de la distancia del epicentro con la Ciudad de México”, precisó Alamilla.

Las alertas tienen un costo de entre 55 pesos y 75 pesos y sólo funcionan en el Valle de México.

La importancia de la segunda fase de recuperación relacionada con
el contacto con familiares radica en entender que “la infraestructura celular desplegada por los operadores de telefonía móvil se realiza con base en análisis de mercado del cual se obtiene el número de antes que se tienen que instalar en cada punto a fin de cubrir las necesidades de conectividad cotidiana”.

Por lo que se saturan las redes de telefonía móvil, subrayó.

“Es importante considerar el uso de los servicios de mensajería instantánea y redes sociales para ponernos en contacto con seres queridos a fin de no saturar las redes de telecomunicaciones móviles que pueden ser esenciales para quienes intentan salvar una vida”.

Al segundo trimestre de este año, en el país había 76 millones de usuarios con un servicio de mensajería instantánea como WhatsApp, Messenger o Telegram, y 98% cuentan con al menos una red social, sea Facebook, Twitter o Instagram.

“Al utilizar estos sistemas podemos avisar de forma rápida y oportuna sobre nuestra condición actual”, añadió el analista.

Alamilla mencionó que en esos casos se debe priorizar el uso de redes WiFi porque la estabilidad de la red y el flujo de información es más rápido que al estar conectado a la red del operador móvil.

Finalmente, la tercera fase de ayuda y organización se ha logrado con las redes sociales.

“Facebook y Twitter, que cuentan con 72.7 y 15.4 millones de usuarios en México respectivamente, se han vuelto de vital importancia para compartir información sobre las zonas de desastre, los centros de acopio y albergues”.

No solamente es para conocer su ubicación, también para conocer sus necesidades en tiempo real, aseguró Alamilla.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS