Reconocen proyecto por su impacto en la ecología

Premia Universidad Anáhuac a empresario por empaques hechos con fécula de maíz
Cipriano Sánchez, rector de la Universidad Anáhuac (tercero de izq. a der.), entrega un reconocimiento a Carlos Camacho, fundador de Ecoshell (ALEJANDRA LEYVA. EL UNIVERSAL)
02/03/2018
02:45
Redacción
-A +A

La Universidad Anáhuac entregó un reconocimiento al empresario Carlos Camacho, fundador y director de Ecoshell, una empresa que produce empaques biodegradables a partir de fécula de maíz.

En la octava entrega del premio Genera al empresario del año, Camacho fue reconocido por los avances y aportaciones al cuidado del medio ambiente. “Hoy es la empresa líder en el mercado de desechables en el país”, dijo el galardonado.

Por su parte, Cipriano Sánchez, rector de la Universidad Anáhuac, destacó que el desarrollo de este tipo de negocios representa un ejemplo para el emprendimiento que deben emular los estudiantes en el país.

“A lo largo del tiempo las empresas sólo eran proveedoras a la sociedad. Esta era una forma de entender el papel de empresario. Hoy la empresa tiene otro papel, no solamente hacer dinero o tener muchos empleados, sino generar un cambio de mentalidad, con propuestas transformadoras”, dijo el rector.

Camacho destacó que a partir de formar parte del programa de emprendimiento de la Universidad Anáhuac, conoció a importantes empresarios del país, quienes hoy son clientes de Ecoshell.

“Hoy Grupo Modelo y Bimbo forman parte de los clientes de la empresa”, comentó el empresario.

En su discurso dirigido a la comunidad estudiantil, recomendó aprovechar los planes de estudio de la institución académica y, en caso de tener una idea para el desarrollo de un negocio, hacer el mayor esfuerzo por llevarla a cabo.

Los orígenes. Según Camacho, en sus tiempos de estudiante comenzó a desarrollar una idea para cambiar los empaques de productos fabricados principalmente con plásticos a fuentes renovables. Hoy Ecoshell utiliza fécula de maíz biodegradable.

Egresado de la carrera de Ingeniería Industrial de la Anáhuac, Camacho fundó Ecoshell en 2010 y hoy cuenta con una amplia gama de empaques, bolsas y desechables hechos a base de plantas, que logran biodegradarse en plazos de 90 a 240 días sin dejar residuos tóxicos, en contraste con los miles de años en que tarda en reintegrarse el plástico al ambiente.

El principal impulso de Camacho fue concientizar a los consumidores para reducir el uso de unicel como materia prima en desechables para manejo y servicio de alimentos, siendo uno de los productos que más dañan al medio ambiente.

Hoy la empresa está presente en tiendas de autoservicio con sus productos, en la búsqueda de clientes que tengan consumos más responsable a corto plazo. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS