Orientan sobre edificios nuevos con afectaciones

Si un inmueble sufrió daños estructurales por el sismo, tiene menos de cinco años de haber sido entregado y la constructora no quiere pagar, puedes acudir a la Profeco
Foto: Archivo / EL UNIVERSAL
30/09/2017
01:34
Ivette Saldaña
-A +A

[email protected]

Si un inmueble sufrió daños estructurales por el sismo, tiene menos de cinco años de haber sido entregado y la constructora no quiere pagar, es posible acudir ante la Profeco.

Para presentar la queja, el afectado deberá acudir a la delegación de la dependencia más cercana y presentar el contrato de compra-venta del inmueble, o hablar por teléfono al 5568-8722 o al 01 800 468-8722.

El proveedor deberá contar con el dictamen del Director Responsable de Obra (DRO) del desarrollo inmobiliario, el contrato de adhesión registrado ante la Profeco, el contrato de compra-venta, las licencias de construcción, el proyecto ejecutivo de construcción y los planos.

A partir del inicio de la queja, la Profeco comenzará un procedimiento conciliatorio con la finalidad de que las partes lleguen a un acuerdo y se cumpla la garantía por daños estructurales, la cual estará vigente hasta cinco años después de que se entregó el departamento o vivienda.

Profeco podría incorporar la queja a las llamadas acciones colectivas si hay al menos 30 demandantes en contra de una constructora, lo que permitirá atender más quejas en un solo expediente.

Operativos de vigilancia. El titular de la Profeco, Rogelio Cerda, aseguró que se implementaron los operativos de supervisión y vigilancia para evitar abusos por parte de los consumidores y aumentos de precios en Chiapas y Oaxaca, Guerrero, Ciudad de México, Estado de México, Morelos y Puebla, donde se implementaron dispositivos de vigilancia.

No se encontraron problemas por abastecimiento ni encarecimiento de precios de bienes o servicios, dijo.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Cerda explicó que solamente en el Istmo de Oaxaca se cerró una planta de gas LP, llamado Gas del Trópico, porque no exhibía los precios del producto y utilizó el rango de precios más alto que permite el gobierno.

En Jojutla, Morelos, se colocaron cartulinas en las que se dan los precios de alimentos básicos para evitar que los comercios lleven a cabo incrementos injustificados, a lo que le llamó “preciadores”.

Afirmó que más que abusos de los comerciantes, se han registrado muestras de solidaridad.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios